Linares Con Isidro

ENDOSCOPIA DE COLUMNA

La Cirugía Endoscópica de Columna

La cirugía en nuestro tiempo está evolucionando hacia una menor agresión sobre el paciente.

La cirugía clásica de columna realizaba amplias incisiones por la necesidad de ver los tejidos a intervenir, para controlar el sangrado (hemostasia) y disponer de espacio para los instrumentos de la época.

Actualmente, con los avances tecnológicos, se puede intervenir a un paciente a través de una incisión mínima en la piel, visualizando las estructuras y los tejidos a través de fibra óptica en un monitor de TV, sin problemas de sangrado y utilizando finos instrumentos altamente evolucionados.

Este tipo de cirugía se denomina “Cirugía Mínimamente Invasiva” y se inició a mediados de los años 70 con las artroscopias (rodilla, hombro, etc.), en los años 80 con las endoscopias (abdominales, urogenitales, etc.) y actualmente con la nueva cirugía endoscópica de columna.

Al minimizar la agresión a los tejidos por no precisar “abrirlos” (disección), la recuperación del paciente es mucho más rápida, permitiendo en muchos casos una pronta reincorporación laboral.

Este tipo de cirugía endoscópica de columna se realiza bajo anestesia local y permite al paciente regresar a su domicilio antes de 24 horas.

Los tratamientos medicamentosos postquirúrgicos y la consecuente ingestión de fármacos se minimizan o incluso desaparecen en la mayoría de los casos.

El paciente puede llevar una vida normal a las 24 horas de la intervención y realizar una rehabilitación precoz a los 15 días de la intervención.

Este nuevo procedimiento, debido a la necesaria minimización de los instrumentos, precisa la utilización de técnicas avanzadas como el láser y la radiofrecuencia, entre otras formas sofisticadas de eliminar y remodelar las alteraciones discales de la columna vertebral

Estenosis foraminal: ¿qué hay detrás de estos términos?

A nivel de nuestra columna vertebral , nuestros nervios transitan por el interior de un canal, que recibe el nombre de agujero intervertebral o también llamados agujeros de conjugación.

La estenosis designa así el estrechamiento de uno o más de estos agujeros de conjugación. De ahí su nombre de estenosis foraminal.

Puede ser de 3 tipos:

  • estenosis foraminal lumbar : como su nombre indica, la estenosis se localiza a nivel de la zona lumbar
  • estenosis foraminal torácica : cuando la estenosis se produce en el tórax
  • estenosis foraminal cervical : cuando la estenosis se localiza a nivel del cuello

Si bien varios factores pueden estar en el origen de una estenosis foraminal, el más común de ellos es la osteoartritis que afecta en particular a las personas mayores de 50 años.

Otras patologías también pueden resultar de esta artrosis, como por ejemplo:

  • un deslizamiento de las vértebras ( espondilolistesis )
  • enfermedad del disco (deterioro progresivo de uno o más discos intervertebrales)

    Cómo tratar la enfermedad degenerativa del disco lumbar?

    La enfermedad degenerativa del disco lumbar es a menudo la causa del dolor en pacientes con dolor de espalda. Pero, ¿cómo surge esta enfermedad? ¿Cuáles son los factores de riesgo? Y más aún, ¿cómo tratar la enfermedad degenerativa del disco lumbar? ¿Es absolutamente necesario pensar en una cirugía de espalda? En caso afirmativo, ¿en qué caso y cuándo?

    Respuestas a todas estas preguntas en nuestro artículo del día:

    1.Disco degenerativo lumbar: ¿qué es?

    A. Obtenga más información sobre la enfermedad degenerativa del disco lumbar

    La enfermedad degenerativa del disco lumbar se refiere a la degeneración progresiva de los discos intervertebrales. Hablamos también de desgaste progresivo de la columna vertebral.

    Estos discos colocados entre dos vértebras de la columna vertebral juegan un papel fundamental. De hecho, ayudan a absorber los impactos durante la actividad física, como caminar o saltar.

    La enfermedad del disco puede afectar uno o más discos. Además, el disco L5 y S1 es el más comúnmente afectado.

    ¡También es una de las enfermedades más comunes que afectan la columna!

    Si la enfermedad del disco es grave, también puede promover la aparición de la osteoartritis.

    B. ¿Qué síntomas?

    El síntoma principal que experimentan los pacientes es el dolor de espalda. A veces se caracteriza por dolor de “barra”. Este dolor tiende a irradiarse a otras áreas del cuerpo y puede causar que se desarrollen otras afecciones, como la ciática.

    Dependiendo de la zona afectada, hablaremos de:

    • lumbalgia: cuando el dolor se localiza en la zona lumbar,
    • dolor de cuello: cuando el dolor se localiza en el cuello,
    • dolor de espalda: cuando el dolor se localiza en la parte superior de la espalda.

    2. Diagnóstico y causas

    A. ¿Cómo diagnosticar la enfermedad degenerativa del disco lumbar?

    En primer lugar, se realizará un análisis de la flexibilidad y movilidad de la espalda. Luego vendrán radiografías de la espalda y una resonancia magnética para especificar la ubicación de la degeneración. La resonancia magnética puede clasificar el estadio de esta patología y, por lo tanto, es fundamental.

    El objetivo secundario es también observar una posible complicación como la presencia de una hernia discal (enlace al artículo).

    B. ¿Cómo aparece la enfermedad degenerativa del disco lumbar?

    Debes saber que esta degeneración es natural: de hecho, a medida que envejecemos perdemos elasticidad, lo que puede causar un funcionamiento anormal de nuestras articulaciones. El disco pierde su calidad y se deshidrata, entonces aparece la discopatía. A partir de ahí, la discopatía se manifiesta lenta y gradualmente.

    Sin embargo, ciertos elementos pueden favorecer la aparición de la enfermedad degenerativa del disco lumbar:

    • sobrepeso: el sobrepeso es perjudicial para la columna vertebral, que debe soportar una carga adicional. Por lo tanto, esto promueve el desgaste de los discos vertebrales.
    • edad: como dijimos anteriormente, la enfermedad degenerativa del disco lumbar es más probable que se desarrolle a medida que envejecemos.
    • otras patologías en la espalda: determinadas patologías favorecen la aparición de enfermedades discales degenerativas lumbares como las hernias discales.
    • un estilo de vida poco saludable: una mala alimentación, o incluso fumar, promueven el riesgo de desarrollar la enfermedad degenerativa del disco lumbar.
    • poca o ninguna actividad física: con actividad física insuficiente, los músculos de la espalda más débiles no podrán sostener la columna vertebral y la columna vertebral. Promoviendo así el desgaste de sus discos vertebrales.
    • la herencia genética

    C. ¿Cómo frenar la evolución?

    ¿Qué actividades físicas recomiendas?

    Se prefieren varios deportes para prevenir la degeneración de la enfermedad del disco lumbar. Pensamos en particular en la natación, el ciclismo, la marcha o la gimnasia suave.

    Otros deportes no están prohibidos. Puedes practicar cualquier deporte siempre que tengas una actividad física.

    La práctica de un deporte permite tener músculos posturales tonificados y reactivos que absorberán las tensiones y protegerán la espalda.

    3. Entonces, ¿cómo tratar la enfermedad degenerativa del disco lumbar?

    A. El primer paso: tratamiento farmacológico

    El tratamiento de la enfermedad degenerativa del disco lumbar consiste en primer lugar en aliviar el dolor del paciente en caso de crisis. Para ello se prescribirá un tratamiento farmacológico a base de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares (medicamentos que permitan relajar los músculos).

    Su médico puede recetarle fisioterapia adicional. El fisioterapeuta buscará así relajar sus músculos, especialmente en posiciones dolorosas.

    También puede intervenir para trabajar el reajuste postural. Para esto, se adoptarán ejercicios de revestimiento y otros para fortalecer su cinturón abdominal.

    Del mismo modo, si esto todavía no es suficiente, serán necesarias inyecciones de corticosteroides.

    B. El segundo paso: considerar la cirugía de espalda

    Si los pasos anteriores aún no logran calmar el dolor o si se vuelve demasiado incapacitante a diario, entonces la cirugía de espalda se considera como último recurso.

    Por tanto, el principal objetivo será reducir el dolor lumbar limitando los movimientos de los distintos discos afectados. Para ello, el cirujano realizará una artrodesis.

    Y para saber más sobre qué es una artrodesis, te invitamos a consultar nuestro artículo aquí (enlace al artículo).


    Para tratar la enfermedad degenerativa del disco lumbar, por lo tanto, es necesario recurrir primero a un tratamiento farmacológico como analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares. La fisioterapia y la infiltración de corticoides también completarán esta lista.

    Si a pesar de todo esto no es suficiente,   entonces interviene la cirugía de espalda . El objetivo es reducir el dolor lumbar que siente el paciente.

    Si te encuentras en esta situación, te recomendamos encarecidamente que te decantes por profesionales de reconocido prestigio y especializados en las últimas técnicas quirúrgicas como la cirugía endoscópica de espalda.

    Asociado a ERAS (Rapid Recovery After Surgery), te recuperarás más rápidamente, ya que las secuelas postoperatorias serán mucho más ligeras.

    Pero este tipo de cirugía solo se realiza en determinados centros de salud.

    Por lo tanto, le recomendamos que haga una cita en el centro de cirugía endoscópica de espalda en Bordeaux Mérignac ahora haciendo clic aquí:

    En el caso de la cirugía de espalda , es la garantía de beneficiarse de una atención óptima para tratar su enfermedad degenerativa del disco lumbar .

Las diferentes etapas de la estenosis foraminal

Una estenosis foraminal también se clasifica por grado, del grado 0 al grado 4 :

  • Grado 0 : en el caso de una estenosis foraminal clásica
  • Grado 1 : aquí los contornos del foramen son continuos pero el ligamento amarillo hipertrofiado toca el canal espinal
  • Grado 2 : aquí los contornos del foramen son discontinuos. El diámetro del foramen también se reduce después de la protrusión del disco.
  • Grado 3 : podemos observar tanto hipertrofia del ligamento amarillo, disminución del espacio intervertebral, protusión discal como presión intraforaminal en tres lados
  • Grado 4 : en esta etapa, la compresión se ejerce en los 4 lados del foramen y provoca una reducción del material adiposo intraforaminal así como una deformación.

¿Cuáles son los síntomas de un paciente con estenosis foraminal?

Un paciente con estenosis foraminal presentará varios síntomas, aunque estos pueden variar:

  • dolor difuso en las extremidades superiores (brazos, hombros); el dolor también puede ocurrir en los músculos extensores de la muñeca
  • neuralgia cervico-braquial, este dolor puede irradiarse a las muñecas, manos y dedos.
  • esto puede ir acompañado de entumecimiento y hormigueo, también llamado parestesia
  • También puede haber disestesia: aumento del dolor o, por el contrario, ausencia total de sensaciones.
  • También puede ocurrir una parálisis parcial: el paciente puede verse incapaz de mover ciertas áreas del brazo o incluso todo el cuerpo.
  • ciática o cruralgia
  • neuralgia torácica

Estenosis foraminal: cómo diagnosticarla

Su médico primero llevará a cabo un examen clínico. Luego, en un segundo paso, a una evaluación completa del historial médico del paciente.

Si lo considera necesario, se pueden prescribir varios exámenes adicionales:

  • una resonancia magnética (imagen por resonancia magnética): el objetivo de este examen será observar e identificar la ubicación de la compresión de los nervios. Tenga en cuenta que, en algunos casos, la resonancia magnética puede distorsionar la indicación de los síntomas del paciente. Un examen físico es absolutamente necesario.
  • Tomografía computarizada o tomografía computarizada (o tomografía computarizada)
  • un EMG (electromiograma).

¿Cómo tratar la estenosis foraminal?

Inicialmente, se observará un tratamiento médico dirigido a aliviar el dolor. A continuación, se prescribirán analgésicos combinados con antiinflamatorios no esteroideos y relajantes musculares.

Los corticosteroides también se pueden prescribir en algunos casos.

El curso de la cirugía.

En el caso de una operación de estenosis foraminal , es un cirujano especialista en cirugía de columna el que tendrá que intervenir.

La cirugía interviene cuando el tratamiento farmacológico propuesto aguas arriba ya no es suficiente. La cirugía también puede ocurrir en caso de daño neurológico grave.

El objetivo de la llamada cirugía mínimamente invasiva será entonces ensanchar el foramen para eliminar la compresión ejercida. Se puede realizar una cirugía endoscópica de columna. Para esto, luego se hará una incisión de 2 a 3 mm. A continuación, el cirujano extenderá los músculos de la espalda y podrá, utilizando el Endospin como ejemplo, observar y realizar la descompresión.

La cirugía se realiza bajo anestesia general.

Los riesgos de la cirugía

Los riesgos de la cirugía varían de un paciente a otro según su historial y condición médica, pero pueden incluir:

  • un riesgo de parálisis parcial o total, temporal o permanente
  • las alteraciones sensoriales pueden aumentar o reaparecer
  • un riesgo de infección.

¿Y después de la cirugía?

El dolor en el área operada generalmente estará presente. La prescripción de analgésicos permite superar esto.

El paciente se levanta el mismo día de la cirugía.


Cuando necesite someterse a una cirugía para la estenosis foraminal o cualquier otra operación, la elección de su centro de cirugía no debe tomarse a la ligera.

El centro de cirugía endoscópica de columna en Burdeos Mérignac es, por lo tanto, una excelente opción para su operación.

Por qué ?

Ya que en este centro hacemos hincapié en la comunicación con los pacientes. Sabemos que la cirugía puede ser intimidante y es importante para nosotros que nuestros pacientes tengan todo lo que necesitan para tomar las mejores decisiones posibles.

Escucha y empatía son nuestras 2 palabras clave. Creemos que nuestro papel como cirujano también implica escuchar y comprender las necesidades y posibles miedos de nuestros pacientes.

Así, privilegiamos la calidad de los servicios ofrecidos frente a la cantidad para poder dar un soporte completo y de calidad a nuestros pacientes.

Rechazamos categóricamente las operaciones superfluas, abogando por una indicación de cirugía solo si es necesario para el paciente.

Cirugía Mínimamente Invasiva

El objetivo de la cirugía mínimamente invasiva es resolver patología con las mismas garantías de éxito que la cirugía tradicional, pero disminuyendo el daño causado por el acceso necesario al cuerpo. El concepto de MÍNIMA INVASIVIDAD puede llevar a engaño, ya que no se trata únicamente de disminuir el tamaño de las cicatrices. Sí disminuyendo el tamaño de las cicatrices empeoramos la tasa de éxito, alargamos exageradamente la duración del procedimiento o no mejoramos el daño interno a las estructuras sanas, el proceso no es realmente poco invasivo, sino únicamente más estético. Por lo tanto, el término que mejor definiría a todas estas modernas técnicas de acceso quirúrgico es el de MÍNIMA AGRESIVIDAD.

Posteriormente se fueron introduciendo otras técnicas con implantes de mínima agresividad como la estabilización dinámica transpedicular o interespinosa.

Fijación Transpedicular Lumbar

fijacion-transpedicular-lumbar

INTRODUCCIÓN.-

En este Curso se van a desarrollar los abordajes más usuales por vía posterior a la columna lumbar, con finalidad de conseguir una fijación de una o más unidades funcionales vertebrales.
En este contexto, iniciamos el Curso con la presentación de la técnica convencional de fijación transpedicular, junto a algunos detalles técnicos añadidos que sustentan un concepto de “Cirugía Mínimamente Agresiva”.

La Cirugía de Columna se debe diseñar de acuerdo a la patología que refiere el paciente. Por regla general, nos vamos a encontrar dos secuencias fisiopatológicas que es preciso engranar y solventar en un mismo acto quirúrgico, con la idea de obtener una solución con la menor agresividad quirúrgica posible.
La primera es la alteración de tipo dinámico del sistema osteoarticular, a nivel de una o varias unidades funcionales vertebrales. Esto se traduce en un concepto de inestabilidad, que es preciso confirmar directa (Rx o RM funcional) o indirectamente (hipertrofia articular o de ligamentos posteriores, discopatía) (Fig. 1). Su solución es la fijación o artrodesis, para dar estabilidad.

¿Cómo tratar la espondilolistesis?

Cómo-tratar-una-espondilolistesis

Te haces la pregunta: ¿cómo tratar la espondilolistesis ? ¡Entonces has venido al lugar correcto! En este artículo te presentamos todas las claves que te permitirán entender los entresijos de esta patología: los síntomas, las consecuencias para el paciente, los riesgos, el tratamiento a recomendar y finalmente a quién acudir si tú mismo estás afectado. .

¿Qué es la espondilolistesis?

Una espondilolistesis se caracteriza por un deslizamiento de una vértebra con respecto a otra, hacia adelante o hacia atrás y, por lo tanto, tiene repercusiones en toda la columna.

Afecta generalmente a deportistas de alto nivel que tienen que adoptar posturas arqueadas o rotaciones de la columna.

Varias causas y factores de riesgo pueden causar espondilolistesis:

obesidad, diabetes, alcoholismo, tabaquismo, adicción a las drogas, artritis, trauma, enfermedad hepática, enfermedad de la sangre, tumor, ciertas drogas, etc.

Los 3 tipos de espondilolistesis

Por lo tanto, hay 3 tipos de espondilolistesis:

  • La espondilolistesis osteoartrítica o espondilolistesis lumbar degenerativa es secundaria a la aparición de artrosis de las articulaciones.
  • espondilolistesis lumbar por lisis ístmica: comúnmente llamada “fractura por fatiga”, aparece en la adolescencia o edad adulta tras un estrés excesivo en la columna vertebral.
  • Espondilolistesis lumbar displásica: causada por una malformación congénita (este caso es aún menos común).

Los síntomas

Dependiendo de la causa de aparición, los síntomas diferirán tanto en su naturaleza como en su intensidad.

Por lo tanto, la espondilolistesis puede ir acompañada de varios síntomas:

  • dolor: el paciente con espondilolistesis puede sentir dolor (no siempre es así)
  • ciática: dolor importante en los miembros inferiores a lo largo del nervio ciático. Hablamos de ciática cuando el paciente presenta además lumbalgia.
  • lumbalgia: al ocurrir gradualmente, con mayor frecuencia encontramos en la mayoría de las personas con espondilolistesis problemas de lumbalgia**.**
  • También pueden aparecer cruralgias. Esta es una compresión del nervio crural. Esto da dolor en la cara anterior del muslo y el pliegue de la ingle. entonces hablamos de lombocruralgia si se asocia dolor lumbar.
  • Síndrome de la cola de caballo: daño en los nervios de la parte inferior de la espalda, también provoca varios trastornos sensoriales, motores o genitofinterianos (dificultad para orinar o, por el contrario, deseos urgentes, actividad sexual perturbada, etc.)
  • parálisis

¿Qué tratamiento?

Para determinar la presencia comprobada de espondilolistesis en un paciente y su grado de gravedad, se requiere una radiografía de la columna lumbar. Luego se llevan a cabo exámenes adicionales:

  • un escáner: para observar la fractura del istmo
  • una resonancia magnética (Magnetic Resonance Imaging): permite una mejor comprensión y una mejor visibilidad de la compresión ejercida.
  • electromiografía: analiza el estado de salud de los músculos y las células nerviosas que los controlan; solo si el paciente tiene síntomas leves o no tiene todos los síntomas asociados con la espondilolistesis.
  1. Un tratamiento para el dolor en primer lugar.

Al igual que una hernia discal (enlace del artículo), se recomienda un tratamiento sintomático del dolor: tomar antiinflamatorios y analgésicos.

Puede asociarse a corticoides en forma de infiltraciones, antidepresivos o neurotrópicos.

También se espera rehabilitación en caso de espondilolistesis.

También encontramos:

  • cinturones lumbares y corsés
  • fisioterapia
  • rizolisis de la articulación posterior
  • acupuntura
  • mesoterapia
  • osteopatía
  1. Cirugía de espondilolistesis

Se considera cirugía en caso de persistencia del dolor a pesar de su tratamiento o en caso de aparición de trastornos fisiológicos o motores.

El curso de la operación.

La operación quirúrgica bajo anestesia general consiste entonces en eliminar la compresión del nervio del canal espinal ejercida por el deslizamiento de las vértebras. Esto se llama laminectomía: se hace una incisión en la parte baja de la espalda para liberar las raíces nerviosas a lo largo de la columna.

En una gran parte de los casos, sigue una artrodesis: fusión de la totalidad o parte de las dos vértebras afectadas gracias a un injerto óseo. Este injerto generalmente se toma localmente a nivel de la pelvis y permite crear un puente óseo, favoreciendo así la fusión de las dos vértebras.

Para ello, a menudo se realiza osteosíntesis con el fin de consolidar e inmovilizar los diferentes segmentos (mediante tornillos, varillas, placas o grapas), mientras se produce la consolidación ósea.

Finalmente, se puede considerar una segunda operación para completar el injerto si es necesario.

Los riesgos

Por supuesto, cualquier cirugía implica riesgos. Estos son algunos de ellos como parte de una operación para tratar la espondilolistesis:

  • rotura o desmontaje del material de osteosíntesis: la consolidación ósea (proceso que dura de media entre 12 y 18 meses) puede no tardar y ser necesaria entonces una segunda intervención.
  • hematoma
  • infección
  • persistencia del dolor: de hecho, si la compresión de las raíces nerviosas ha sido demasiado prolongada o demasiado severa, es posible que el paciente continúe sintiendo dolor. Pueden pasar algunas semanas más de tomar analgésicos antes de que desaparezca el dolor.
  • problemas intestinales
  • hemorragia
  • complicación neurológica

Y después ?

Después de una operación, el tiempo promedio de hospitalización es de 3 a 5 días. al regresar a la habitación, el paciente puede levantarse, caminar y sentarse. La mayoría de los pacientes también pueden levantarse después de 48 horas. Se prevé un paro de labores de 3 meses.


El uso de la cirugía no es obligatorio para tratar la espondilolistesis. Por otro lado, si la toma de analgésicos y antiinflamatorios no es suficiente y el dolor persiste o aparecen otros síntomas, se debe considerar la opción quirúrgica como último recurso. Para ello, opta por especialistas en cirugía de columna, como en el centro de cirugía de columna de Burdeos .Precursor, el Dr. Destandau, inventor de Endospin, entrenó personalmente al Dr. Rué y al Dr. Amélie que trabajan en este centro. Este último recurre a las últimas tecnologías y utiliza en particular la navegación intraoperatoria, es decir, un sistema de escáner intraoperatorio para garantizar la seguridad del posicionamiento del equipo. Acompañado de un equipo ultra cualificado y beneficiándose de un centro a la vanguardia de la tecnología y poniendo énfasis en el bienestar del paciente, es el seguro para que usted se beneficie de la mejor atención posible en caso de una operación de cirugía. curar su espondilolistesis.

La segunda es la alteración neurológica que se produce, por compresión radicular. Puede ir desde una afectación muy focal radicular, a una estenosis severa del canal (Fig. 2). Su solución es la descompresión del sistema nervioso mediante hemilaminectomía o laminectomía con o sin discectomía.

Fig. 2.- Estenosis de canal por espondiloartrosis

OBJETIVO

Ver el video presentación de la conferencia:

COLOCACIÓN DEL PACIENTE

Es posible que no dispongamos de una mesa de columna muy específica. Pero cualquier mesa puede sernos útil. Ésta se coloca invertida, de manera que la cabeza del paciente vaya hacia la zona de los pies de la mesa. Por regla general, esta posición permite dejar libre una mayor zona de la mesa, para que pueda entrar por debajo el pie del amplificador de imágenes. Si la mesa quedara con demasiada zona en suspensión, con riesgo de caída, se puede colocar un contrapeso en la parte contraria del pedestal de la mesa
El paciente va a estar en decúbito prono. Las extremidades inferiores se colocan con la cadera en ligera flexión, con los muslos descansando en el cabecero de la mesa, que se gira hacia abajo unos 20-30°. Las rodillas se flexionan y la zona anterior de los tobillos descansa sobre una barra almohadillada (que puede ser el arco de anestesia habitual de las mesas quirúrgicas). Las extremidades superiores se llevan hacia arriba y se dejan descansar sobre soportes específicos colocados en los laterales de la mesa (Fig. 3).

Fig. 3.- Colocación del paciente en la mesa y disposición del quirófano
Fig. 3.- Colocación del paciente en la mesa y disposición del quirófano

 

La colocación del trineo puede rectificar la lordosis, por lo que se fijarían los segmentos vertebrales en una posición no fisiológica. Preferimos colocar rodillos, fabricados con sábanas. Dos más gruesos y alargados, a nivel de manubrio esternal y pubis, permiten mantener la lordosis lumbar y mejorar la colocación del cuello, respectivamente. Dos más estrechos en ambos costados. Esta suspensión de paciente permite además una buena dinámica respiratoria, al quedar el abdomen libre.

DISPOSICION DE QUIROFANO

La mesa se debe centrar de manera que la región lumbar del paciente coincida con el centro de giro de las lámparas quirúrgicas.
El paciente va a ser colocado en decúbito prono y el cirujano se coloca en su lado derecho.
Hay que tener en cuenta que debe haber espacio libre y posibilidad de circulación para cambiarse al lado opuesto del paciente.

Se precisa preparar en quirófano los siguientes equipamientos:
– Amplificador de Imágenes de Rx
– Microscopio quirúrgico
– Motor neuroquirúrgico
– Neuronavegador
– Mesas de Instrumental para cajas de implantes

Se recomienda colocar al anestesista a la izquierda del paciente, a la altura de la cabeza o más hacia fuera de la mesa quirúrgica.
La enfermera instrumentista estará a la derecha del cirujano. La mesa de instrumental es una mesa de Mayo de Neurocirugía, colocada a la altura de la cabeza del paciente o algo más hacia fuera. Queda enfrente del respirador y de la zona de anestesia.
El equipo de Rx se sitúa a la altura de la columna lumbar, en posición de proyección lateral. Se deja el movimiento de rotación de la columna que soporta el arco. El resto está fijo, de manera que al girarlo hacia los pies del paciente deje sitio al cirujano y ayudante, pero que permita en cualquier momento realizar estudio radiológico sin necesidad de movilizar el equipo o requerir un técnico.
El ayudante se sitúa entre al equipo de Rx y el de anestesia. El cirujano está entre la enfermera y el tubo de Rx (mayor tiempo de utilización del equipo con menor riesgo de radiación).
A los pies o a la cabecera del paciente se colocan los equipos de coagulación, convencional y bipolar, así como el motor.

Fig. 4.- Disposición del Anestesista, Cirujano y Ayudante. Colocación del amplificador de imágenes, permitiendo la actividad quirúrgica
Fig. 4.- Disposición del Anestesista, Cirujano y Ayudante. Colocación del amplificador de imágenes, permitiendo la actividad quirúrgica

 

Figs. 5 y 6.- Otras perspectivas de quirófano, durante la misma intervención que en la fig. 4.
Figs. 5 y 6.- Otras perspectivas de quirófano, durante la misma intervención que en la fig. 4.

TÉCNICA QUIRÚRGICA

I.- Exposición

Se tiene como premisa realizar un acto quirúrgico mínimanente agresivo. Esto se traduce en los siguientes detalles técnicos:

1.- Localización con Rx

de la altura de la incisión quirúrgica y trazado de la incisión cutánea con rotulador.

Fig. 7.- Localización de la zona quirúrgica con el amplificador de imágenes ya in situ.
Fig. 7.- Localización de la zona quirúrgica con el amplificador de imágenes ya in situ.

 

2.- Disección con bisturí eléctrico convencional

, en coagulación en lugar de utilizar el corte. Se separa la musculatura en la zona más próxima posible al hueso, sin utilizar el periostotomo para desperiotizar. Se coagula cualquier punto sangrante, de manera que la exposición de los arcos posteriores vertebrales quede exangüe y sin necesidad de colocación de compresas para hacer hemostasia por compresión.

Fig. 8.- Separación y exposición de los arcos posteriores vertebrales, en un campo exangüe
Fig. 8.- Separación y exposición de los arcos posteriores vertebrales, en un campo exangüe

 

3.- La última fase de la disección

para exponer las apófisis articulares y transversas se hace ayudándose de un separador, procurando no mantener excesiva presión sobre la masa muscular. De manera que se debe liberar la tensión del separador cada 20 o 30 min., para evitar necrosis de la masa muscular comprimida.

4.- Se puede utilizar un momento el amplificador de imágenes

para confirmar que hemos expuesto los segmentos que deseamos, localizar la entrada a un pedículo y comprobar que tenemos suficiente espacio para entrar de forma angulada en él.

II.- Descompresión

4.- No extirpación de apófisis espinosas

y ligamente interespinoso. Como regla general, intentamos eludir la realización de laminectomía.

5.- En casos de estenosis de canal

, preferimos una hemilaminectomia bilateral, con técnicas microquirúrgicas y motor, liberando recesos laterales y extirpando ligamento hipertrofiado.

Fig. 9 y 10.- Colocación del microscopio quirúrgico
Fig. 9 y 10.- Colocación del microscopio quirúrgico. El ayudante puede tener una visión 3-D gracias a la utilización del visor “face to face”. SE puede observar que el tubo de Rx queda entre el microscopio y el cirujano. En cualquier momento de la intervención se puede realizar control Rx de la situación.

6.- En caso de hernia discal o estenosis del receso lateral

, se realiza hemilaminectomia unilateral y/o microdiscectomía.

III.- Fijación Transpedicular

Preferimos realizarla una vez finalizada la fase quirúrgica de descompresión. La enfermera ha de cambiar la disposición de la mesa de instrumental y preparar la instrumentación específica.

7.- Abordaje transpedicular.-

La entrada al pedículo se sitúa en la parte postero-externa de la apófisis articular superior de la vértebra correspondiente. O bien, por debajo de la carilla articular inferior de la articulación posterior vertebral que vemos en el campo quirúrgico. En la unión con la apófisis transversa, donde suele haber una prominencia, si no tiene el paciente una gran degeneración artrósica.

Imágenes tomadas del Netter, para observar la relación entre pedículos, apófisis articulares y apófisis transversas
Fig. 11.- Imágenes tomadas del Netter, para observar la relación entre pedículos, apófisis articulares y apófisis transversas.
Fig. 12.- Diferentes angulaciones de entrada al pedículo, adaptándose a la oblicuidad de éste, que puede conocerse en la TAC preoperatorio (Harms-Tabasso).

Con una gubia pequeña se extirpa dicho tubérculo, hasta descubrir hueso esponjoso. Se coloca un perforador (bola de Steffee, por ejemplo) y, antes de introducirse en el pedículo, se realiza un control de Rx lateral, para llevar la correcta dirección del pedículo.
Se aconseja hacer preoperatoriamente una TAC con ventana de hueso, con cortes a través de los pedículos. De manera que reconozcamos previamente los detalles anatómicos referidos y la inclinación teórica aproximada, de fuera adentro, del perforador. Incluso podríamos dibujar la línea media y los grados de inclinación a partir del punto de entrada al pedículo. Esto ahorra realizar Rx antero-posterior de control intraoperatorio, muy engorroso, no seguro, que precisa la ayuda de un técnico y aumenta el riesgo de infección.

Fig. 13.- Imágenes pre y postoperatoria de TAC, a nivel L3, L4, L5 y S1
Fig. 13.- Imágenes pre y postoperatoria de TAC, a nivel L3, L4, L5 y S1, en diferentes pacientes. Los pedículos se van haciendo más oblicuos con relación a la línea A-P a medida que se desciende en la columna lumbar.

Se va introduciendo el perforador, haciendo pequeños giros y sin gran esfuerzo. De manera que el cirujano se deja llevar por el tacto, sin hacer suficiente fuerza como para romper la cortical del pedículo. Podemos hacer muy breves disparos de Rx de control. Solamente vamos a notar una cierta resistencia cuando estamos en la transición entre el pedículo y el cuerpo vertebral.
Una vez pasada 1 cm. aproximadamente la línea del pedículo en su unión con el cuerpo vertebral, retiramos el perforador e introducimos un instrumento esencial: el “palpador”, que permite explorar el fondo y las paredes del estrecho cilindro labrado por el perforador en el pedículo y cuerpo vertebral. Ha de ser hueso en toda su extensión.
No retiramos el palpador hasta el momento de introducir el tornillo. Nos permite reconocer el orificio de entrada y, además, recordar la dirección del pedículo y la que tenemos que dar al tornillo.
En S1 la entrada al pedículo guarda también relación con la apófisis articular, localizándose en su parte inferior. Si es posible hay que situarlo con una angulación de unos 15ª de fuera adentro, hacia el promontorio. Aunque en ocasiones no es posible obtener una buena separación de la musculatura por impedir la cresta ilíaca la apertura del separador. En estos casos es preferible ir casi perpendicular y por la zona más externa del pedículo.
Hay instrumentacones que permiten colocar un tornillo de refuerzo, unos 30º hacia fuera, que queda implantado en el ala sacraunos

Fig. 14.- Ejemplo de tornillos sacros, hacia promontorio y en ala sacra
Fig. 14.- Ejemplo de tornillos sacros, hacia promontorio y en ala sacra

8.- Colocación de tornillos.-

Los diseños de los tornillos existentes en el mercado son muy variados y están renovándose con alta frecuencia. A priori todos son aceptables, aunque las preferencias van a ir marcadas por dos grupos de elementos:

a) Las características del tornillo. En el momento actual es exigible que sean autorroscantes y con cabeza poliaxial o sistemas similares que permitan poliaxialidad.
a. El diámetro suele variar desde los 4’5 a 7 mm
b. La longitud varía de 30 a 55 mm
b) El instrumental requerido para su introducción ha de ser de sencillo manejo. Hay varios elementos que le dan calidad a los sistemas de implantación:
a. El mango del porta-tornillos es preferible que sea grueso y que se disponga de mangos en T. El esfuerzo a realizar es menor y, por tanto, se mantiene mayor capacidad de tacto en la mano mientras se va introduciendo el tornillo.
b. Elemento que permita la sujeción del sistema que porta el tornillo, mientras se gira e introduce éste, de manera que el guante quirúrgico no se enganche. Aparte de que se pueda sostener con solidez con la mano izquierda, mientras se va introduciendo el tornillo, de manera que no se ejerzan fuerzas anómalas que pudieran fracturar el pedículo.
c. Que los tornillos y tuercas tengan un sistema fácil de adaptarse a la cabeza del tornillo. Y que tengan un sistema universal, tipo llave de Allen, que permita retirar la instrumentación en un futuro lejano sin que se requiera la instrumentación específica, que pueda estar ya obsoleta y fuera del mercado.

La TAC también nos es muy útil para medir el grosor del tornillo a implantar.

9.- Colocación de barras de fijación.-

Una vez colocados los tornillos se colocarán las barras y se procederá a fijar todo el sistema.

Fig. 15.- Esquema de colocación de una unidad básica de tornillos
Fig. 15.- Esquema de colocación de una unidad básica de tornillos

Hay dos diseños completamente diferentes. Aquellos en los que la cabeza poliaxial del tornillo recibe directamente la barra (Fig.15). O aquellos otros en que la barra queda por dentro de la línea teórica que siguen las cabezas alineadas. Este último sistema puede permitir de hecho una mayor poliaxialidad (Fig. 16).

Fig. 16.- Ejemplo de sistema con barras adaptadas sobre la cabeza de los tornillos
Fig. 16.- Ejemplo de sistema con barras adaptadas sobre la cabeza de los tornillos
Fig. 17.- Ejemplo de sistema con barras adaptadas por dentro de la cabeza de los tornillos
Fig. 17.- Ejemplo de sistema con barras adaptadas por dentro de la cabeza de los tornillos

Es importante la sencillez en los diseños que permitan de una forma rápida la fijación de las barras a los tornillos. Así como que el apretado final del tornillo en la cabeza permita eliminar el riesgo de transmisión al pedículo de la fuerza de rotación ejercida.
Los diferentes modelos deben permitir realizar distracciones o compresiones. O incluso leves reducciones de listesis.
Si se fijan más de dos espacios, es conveniente colocar un sistema de unión transversal de las barras. Que puede ser colocado a través de un espacio interespinoso, perforando pero no rompiendo el ligamento interespinoso.

Fig. 18.- Sistema transversal de unión de las barras, en una instrimentacxión de 3 niveles.
Fig. 18.- Sistema transversal de unión de las barras, en una instrimentacxión de 3 niveles.

En los casos en que así se estimara, puede ser más útil la colocación de una barra o una placa que permitan movimientos de flexión-extensión y lateralización (fijación dinámica), remedando la movilidad que pudiera aportar el disco intervertebral.

Fig. 19.- Ejemplo de sistema de fijación dinámica. La barra que une los tornillos tiene un mecanismo interno que permite cierta movilidad
Fig. 19.- Ejemplo de sistema de fijación dinámica. La barra que une los tornillos tiene un mecanismo interno que permite cierta movilidad.

10.- Control Rx.

– Si lo permite el amplificador de imágenes, es muy útil hacer una fotografía del control radiológico de la disposición final de la instrumentación implantada.

IV.- Cierre de la herida quirúrgica

Es bueno aproximar la musculatura, recubriendo los arcos posteriores vertebrales. Mejor con puntos de Vicryl muy finos, evitando suturas gruesas que incluyan un gran espesor de músculo, por el riesgo de isquemia que puede producir en la masa muscular. La aponeurosis se debe cerrar herméticamente.
Es aconsejable colocar uno o dos drenajes, con aspiración continua, subcutáneo e incluso en el lecho cercano a la instrumentación.

POSTOPERATORIO INMEDIATO

El paciente debe permanecer en cama, en posición de decúbito lateral alternante, durante las primeras 24 horas.
El tratamiento aconsejable consiste en antibióticos profilácticos (48 horas), antiinflamatorios a dosis media-alta, analgesia pautada cada 4-6 horas y relajante o hipnóticos para facilitar el sueño. ES excepcional que se precisen mórficos.
A las 6-8 horas se puede iniciar tolerancia oral. A las 24 horas se puede retirar sonda vesical y drenaje.
A las 24 o 48 horas se puede iniciar la salida de la cama y deambulación, de manera progresiva.
El alta puede darse a partir de 4º-5º día, dependiendo de la evolución, tipo de cirugía, longitud de la instrumentación, edad, estado general, etc.
Lo ideal es realizar ya en el inmediato postoperatorio un control de Rx y, sobre todo, un control de TAC. La ventana ósea permite visualizar la colocación exacta de los tornillos, cosa que no es posible con la Rx convencional.
La RM se reserva para control de la situación clínica en el seguimiento en Consulta, si se estima necesario.

 

Otro grupo de técnicas son las realizadas con agujas o trócares percutáneos, que permiten actuar sobre el disco intervertebral, las raíces nerviosas o los cuerpos vertebrales. Pueden infiltrarse sustancias tanto en el disco como alrededor de los nervios, introducir cemento en un cuerpo vertebral fracturado o bien utilizar sondas de radiofrecuencia para provocar la cicatrización retráctil del tejido discal (en caso de hernias contenidas) o la anulación selectiva de las fibras del dolor de alguna raíz nerviosa. Este tipo de técnicas se realizan de forma ambulatoria.

 

Finalmente, las técnicas asistidas por endoscopia permiten actuar sobre el canal medular con un acceso mínimo al mismo, el cual evita daños a las estructuras sanas circundantes. La óptica VITOM permite realizar accesos a la columna torácica con pequeños abordajes retropleurales, evitando las secuelas propias de una gran toracotomía. Los microendoscopios de Joimax nos facilitan el acceso al canal lumbar, a través del neuroforamen, para la extracción de hernias discales bajo anestesia local y de forma ambulatoria en la mayor parte de los casos. Los forámenes neurales son agujeros a través de los cuales salen de la columna las raíces nerviosas lumbares para formar el nervio ciático en la pierna. Esos agujeros se convierten en la mejor vía natural de acceso al canal, evitando tener que abrirlo artificialmente.

¿Qué tratamientos permite la cirugía endoscópica de columna?

  • Hernia discal
  • Protusión discal
  • Pinzamiento discal
  • Estenosis foraminal
  • Canal estrecho
  • Lumbalgia
  • Lumbociatalgia
  • Otras patologías

 

” rel=”noopener”>http://youtu.be/Z5nkVaduSSg

Transforaminal Lumbar Interbody Fusion (TLIF) Surgery

La cifoplastia con ‘stent’, nuevo paso para abordar la fractura osteoporótica
Los pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas son los candidatos ideales para someterse a una cifoplastia con stent, una técnica que se ha mostrado efectiva, segura y poco invasiva.
El abordaje consigue los dos objetivos para los que ha sido diseñado: aliviar el dolor y preservar, en la medida de lo posible, la altura del cuerpo vertebral.Las fracturas por osteoporosis constituyen un importante problema de salud pública, con un elevado coste sanitario, que afectan en su mayor parte a personas de más de 70 años. En este grupo de población se registran en España cerca de 65.000 fracturas de cadera al año. A ellas se añaden las fracturas vertebrales, cuya incidencia es tres veces superior a las de cadera.
El abordaje no se indica para el tratamiento de las metástasis osteoblásticas ni para fracturas de alta energía o derivadas de traumatismos.
Los distintos abordajes empleados para la resolución de este tipo de fracturas se han ido perfeccionando con el paso del tiempo dando lugar a técnicas más efectivas, seguras y de menor agresión.
Este es el caso de un novedoso método, la cifoplastia con, que aparece como un eficaz tratamiento de reconstrucción para fracturas vertebrales osteoporóticas. Se trata de una técnica percutánea muy segura y mínimamente invasiva que “permite conservar la altura del cuerpo vertebral, reduciendo y estabilizando la fractura y asegurando la alineación fisiológica de la columna vertebral.
CIFOPLASTIA

La Cifoplastia es una técnica dirigida a reforzar mediante la inyección de sustancias que se endurecen (cementos biológicos), una vértebra lesionada. Suele aplicarse en fracturas vertebrales o en patologías que producen debilitamiento del hueso vertebral o dolor (osteoporosis, osteomalacia, angiomas, tumores, etc.). Es importante diagnosticar y tratar las fracturas de columna pronto. La edad de una fractura de columna y el éxito del tratamiento varían de paciente a paciente. Cada paciente es único. Normalmente, se pueden lograr mejores resultados cuanto antes se trate una fractura. La deformidad cifótica (espalda arqueada o encorvada) y la debilidad ósea progresiva aumentan el riesgo de fracturas adicionales.
En casos de cifosis pronunciada, la capacidad de respirar, caminar, comer o dormir correctamente pueden resultar afectadas de forma adversa. Entre los médicos formados para realizar el procedimiento están cirujanos ortopédicos, neurocirujanos, neurorradiólogos intervencionistas y radiólogos intervencionistas. Además, los especialistas en dolor especializados en el tratamiento de la columna vertebral también pueden realizar la Cifoplastia con balón.
Después de la Cifoplastia con balón, el paciente debe volver al médico de referencia para la gestión médica del trastorno subyacente, por ejemplo, la osteoporosis.
La intervención se realiza bajo anestesia general, dura entre 30 y 60 minutos y consiste en puncionar a través de la piel el cuerpo vertebral e introducir hasta él, unas guías a modo de tubos. Por ellos (normalmente uno a cada lado), se introduce un globo o balón que se va hinchando en el interior de la vértebra, mientras un sistema especial controla la presión y el volumen introducido en cada momento. Se crea así un hueco en la vértebra y mediante el inflado del balón y la acción de otros instrumentos como curetas, se intenta remodelar la vértebra fracturada o lesionada hasta elevarla o restituirla a su forma y altura habituales. Una vez logrado esto, se rellena la cavidad creada de cemento biológico que, al endurecerse, dejará la vértebra con un grado de robustez apropiado. La introducción de las guías, el balón, el inflado de éste y la introducción del material de cementación se controla mediante radioscopia al objeto de reducir riesgos de punción de otras estructuras. Las referencias de control radiológicas están universalmente aceptadas.

Ventajas de la Cifoplastia
Las principales ventajas del procedimiento pueden resumirse en las siguientes:
– reduce o anula el dolor producido por la lesión o fractura vertebral
– restituye, en lo posible, la vértebra a su estado próximo a la normalidad. No solo por el endurecimiento de la misma sino también por la remodelación de su forma y altura. Ello proporciona una biomecánica a la columna lo más próxima posible al estado prefracturario
– permite una deambulación precoz. Normalmente el paciente puede levantarse y pasear a las pocas horas del procedimiento con:
– Mejora significativa y duradera de la calidad de vida
– Mejora significativa y duradera de la movilidad
– Mejora significativa y duradera de la capacidad de realizar actividades cotidianas
Disminución significativa del número de días al mes que un paciente permanece en cama debido al dolor de espalda
Disminución significativa y duradera del número de días al mes que el dolor interfiere en actividades diarias como caminar, aficiones y trabajo.
– Evitar Refracturas. Restauración permanente de la altura del cuerpo vertebral. Una de las complicaciones más temibles de las fracturas vertebrales tratadas mediante reposo/corsé es que puede producirse un agravamiento de las mismas o incluso una nueva fractura aún a pesar de haber transcurrido varias semanas o meses de la instauración de la misma. La Cifoplastia reduce drásticamente esta posibilidad.

Riesgos e inconvenientes.
Aunque la frecuencia de complicaciones de la Cifoplastia con balón es baja, al igual que la mayoría de los procedimientos quirúrgicos, pueden producirse sucesos adversos serios, algunos de los cuales pueden ser fatales, incluido un ataque cardíaco, parada cardíaca (el corazón deja de latir), ictus y embolia (sangre, grasa o cemento que migra a los pulmones o al corazón). Entre otros riesgos se incluye la infección; el desprendimiento de cemento óseo y su llegada al músculo y el tejido que rodea a la médula espinal y lesiones del nervio que pueden, en raras ocasiones, causar parálisis; el paso de cemento óseo a los vasos sanguíneos, que puede producir daños en dichos vasos, en los pulmones o en el corazón
Podemos dividirlos en varios grupos:
a) Derivados de la técnica:
a.1. Fugas del material de cementación. Se trata de salida del cemento fuera de la vértebra. Habitualmente no tiene trascendencia pero en ocasiones puede comprimir estructuras como nervios y provocar dolor. Se han descrito fugas que producen parálisis de miembros inferiores al comprimir nervios o médula, si bien son excepcionales.
a.2. En ocasiones el cemento puede penetrar en las venas y producir embolismos a distancia (embolia pulmonar o cerebral). Se trata de una complicación excepcional si bien no exenta de gravedad si tiene lugar.
a.3. Infección de la zona de punción
a.4. Muerte: excepcional.
a.5. Punción de estructuras no óseas. Normalmente no tienen trascendencia.

b) Derivados del medio de contraste:
– reacciones alérgicas o de intolerancia. Normalmente son reacciones leves (náuseas, erupciones cutáneas, prurito…). Excepcionalmente pueden registrarse reacciones más graves con lesión de órganos a distancia (visión) o excepcionalmente shock anafiláctico y muerte.
c) Riesgos relacionados con circunstancias personales o profesionales.
Determinadas patologías sistémicas incrementan el riesgo para este u otros procedimientos (hipertensión, diabetes, alergias, alteraciones de la coagulación, toma crónica de medicamentos analgésicos, tabaquismo, obesidad, alcohol, etc.) Si bien el estudio preoperatorio puede detectar o paliar los efectos de estas entidades, ha de entenderse que si están presentes las complicaciones en su modalidad, incidencia y gravedad pueden ser más importantes.
Un ejemplo son los cuadros de embolismo pulmonar secundarios al encamamiento prolongado o las complicaciones inherentes a la diabetes o el sobrepeso.
A pesar del éxito del procedimiento, no es recomendable reiniciar actividades laborales con carga raquídea durante unos meses.

Ya no hay viaje sin consultar nuestra ruta en el GPS o Google Maps y si además al salir de casa nos hemos visto en una foto 360º estaremos perfectos.

Pues este símil nos sirve para comprender lo que es para los cirujanos la cirugía por navegación. Estar en un sitio y alcanzar con precisión el lugar al que queremos llegar y poder comprobar mediante una imagen lo que hemos realizado sin movernos de nuestro sitio.   Esto ya es posible gracias a los quirófanos híbridos que incorporan sistemas de imagen y navegación y en Neurocirugía disponen de un equipamiento de última generación. Podemos realizar cirugía de forma convencional sin ninguna restricción con una modalidad de guiado de imagen muy precisa.

El sistema de imagen es un aparato de rayos X de alta calidad que se encuentra, en nuestro caso, anclado al techo y con movilidad robótica.

“Las imágenes que se obtienen son de muy alta calidad, incluso podemos realizar unas proyecciones muy complejas que no serían viables con cualquier otro procedimiento convencional”.

El sistema robótico permite realizar además adquisiciones en movimiento circular. Es esta la base de las tomografías computerizadas TC.

“Podemos hacer un TC inmediatamente después de una intervención para comprobar si hay complicaciones y si los implantes están correctamente colocados”.

Al poder moverse posibilita también inyectar contraste en las arterias o venas dibujando su interior. Esto se llama arteriografía y lo utilizan los radiólogos y los cirujanos vasculares para tratar las lesiones de los vasos en tiempo real. Lo cual también nos es útil en los aneurismas y malformaciones arterio-venosas cerebrales, y en casos seleccionados de tumores.


El Navegador es un sistema que facilita saber dónde nos encontramos en cada momento durante la cirugía.

Antes de la implementación del quirófano híbrido, el mapa que se tomaba para la realización de las cirugías era un TC o una resonancia previa.

“Ahora podemos hacer un TC justo antes de empezar la cirugía y otro después en el mismo quirófano para saber lo que hemos hecho, si ha quedado todo correctamente colocado y no hay complicaciones”

Incluso con ese TC podemos modificar los implantes que no estén exactamente colocados como pretendíamos o restos tumorales que estén ocultos en el campo quirúrgico.

La integración nos permite hacer dos tratamientos a la vez o secuencialmente;

  •  En las malformaciones arterio-venosas podemos acometer un abordaje por la ingle con una arteriografía, cerrando desde dentro las arterias que lo nutren, e inmediatamente después con el TC y la arteriografía saber exactamente hasta donde hemos llegado. En ese momento cambiamos a la cirugía abierta y con apoyo del microscopio disecar la malformación sin sangre (puesto que se ha bloqueado la entrada de sangre previamente) y extirparla con mucho menos riesgo y sangrado.
  • En el último momento justo antes de terminar, hacemos una arteriografía postquirúrgica para comprobar que no ha quedado ningún vaso anómalo en el cerebro y cerramos con la seguridad de que lo hemos extirpado todo.

Son dos herramientas que de manera independiente son muy útiles, pero que conjuntamente son mucho más potentes para nuestros pacientes.

Alternativas.
Las fracturas vertebrales o las lesiones que afectan el raquis susceptibles de tratarse mediante refuerzo vertebral, admiten básicamente dos alternativas adicionales:

a) Reposo en cama. Este debe prolongarse durante 4 ó 6 semanas y ser seguido de deambulación progresiva ayudado de ortesis (corsé). Como ya se ha señalado antes, este tratamiento no exime del riesgo de refractura vertebral y conlleva un prolongado periodo de rehabilitación adicional. Caso de producirse una refractura, las complicaciones pueden ser severas e incluyen una mayor dificultad de tratamiento y riesgo de lesión medular. La presencia de enfermedades relacionadas con los riesgos idiosincráticos antes mencionados (diabetes, hipertensión arterial, sobrepeso, alteración de la coagulación, tabaquismo, etilismo, etc.) pueden ensombrecer la evolución pues entrañan muchos problemas con el encamamiento.

b) Cirugía abierta. Generalmente se reserva a casos en que la fractura compromete estructuras neurológicas o bien se juzga inestable. Muchos de los casos de fracturas vertebrales no precisan de cirugía abierta por lo que esta no es una alternativa en tales supuestos. La cirugía abierta conlleva riesgos y supone la permanencia de material ajeno al organismo (artrodesis). En numerosos casos, la Cifoplastia y la artrodesis se realizan conjuntamente para tratar la totalidad de las partes vertebrales lesionadas.

ARTRODESIS TRANSPEDICULAR

La Artrodesis transpedicular es una técnica que pretende fijar las vértebras afectadas de forma permanente para evitar su movimiento doloroso, corregir deformidades y dotar de estabilidad a la región lesionada. La estabilización inicial se consigue mediante la inserción de tornillos en las vértebras a través del pedículo de estas, bajo control radiológico. Los tornillos se solidarizan entre sí después con unos sistemas parecidos a las barras. Generalmente, la anulación permanente de la movilidad del segmento afecto se consigue mediante la formación de hueso a medio-largo plazo, lo que requiere la aportación durante la cirugía de injerto óseo.

Riesgos y complicaciones de la artrodesis
1) Riesgos e inconvenientes generales (anestesia general, posibilidad de transfusión sanguínea, uso de rayos x)
2) Riesgos específicos
a) Lesiones de la raíz nerviosa y de la duramadre, que pueden originar dolor, anestesia o parálisis postoperatoria, generalmente temporales y recuperables, pero en algunos casos, permanentes. Son más frecuentes en re-intervenciones, malformaciones y en los casos de larga evolución. Habitualmente pueden ser solucionados durante la intervención. En algunas ocasiones se pueden producir una fístula (salida de líquido cefalorraquídeo a través de la herida) que requiere curas, punción y reposo. Sólo en raras ocasiones se requiere una reintervención. Si se infectan pueden dar lugar a meningitis.
b) Síndrome de la cauda equina. Su frecuencia aproximada es de 0.2%. Su causa exacta no se conoce y se caracteriza por la presencia de dolor en ambas extremidades inferiores, anestesia e incluso paraplejía con pérdida de control de esfínteres. Si se encuentra una causa de comprensión (hematoma) debe reintervenirse y suprimirse. Si no hay comprensión, la evolución es muy variable (el 40% de los casos pueden quedar secuelas neurológicas definitivas en diverso grado).
c) Sangrado. Es muy variable de unos casos a otros (distribución de las venas intradurales, malformaciones…) Su presencia puede alargar el tiempo quirúrgico, aumentar la frecuencia de complicaciones y requerir transfusión de sangre.
d) Fibrosis. Es la formación de tejido cicatricial tras la intervención quirúrgica. Su tratamiento depende de la localización de este tejido cicatricial:
i) Aracnoiditis (complicación poco frecuente). Si la fibrosis se forma en el interior de la duramadre (membrana que envuelve los elementos nerviosos: médula y raíces) no tiene tratamiento efectivo en el momento actual y la cirugía puede empeorar la sintomatología por formación de mayor cantidad de tejido cicatricial.
ii) Fibrosis extradural. Siempre se produce en mayor o menor medida. La relación con el dolor no está clara (existen casos con mucha fibrosis y sin dolor alguno y otros con pequeños focos de fibrosis que producen lumbalgia o lumbociatalgia incapacitante). El tratamiento de estos casos es bastante complejo e individualizado. El paciente debe ser consciente que la formación de nuevo tejido cicatricial es la norma.
3) Complicaciones por la instrumentación.
a) Durante la intervención:
i) Lesión de la raíz (10%), desde dolores de tipo ciático hasta parálisis, la mayoría de los casos suelen ser temporales, pero pueden obligar a retirar el instrumental y en alguna ocasión puede ser permanente.
ii) Mala posición de los implantes que produzcan menor estabilidad al montaje.
b) Cifyoutube cyoutube cifoplastiaA medio y largo plazo:
i) Rotura o aflojamiento de los implantes, que puede requerir la extracción
con o sin su sustitución en dependencia de que se haya conseguido o no la fijación ósea.
ii) Alergia o sensibilidad a los metales. Complicación poco conocida y muy rara.
iii) Dorsalgia-Lumbalgia por sobrecarga, inestabilidad y degeneración discal de los segmentos superiores o inferiores a la zona fijada. La fijación siempre sobrecarga los discos adyacentes.
4) Complicaciones en la zona de extracción del injerto (5-15%):
a) Intraoperatorias: sangrado excesivo por lesión venosa o de la arteria glútea que puede requerir mayor incisión e incluso la colaboración de cirugía vascular (complicación muy rara), que excepcionalmente puede requerir para solucionarlo la apertura del abdomen.
b) Postoperatorias: hematoma y sangrado, habitualmente solucionado con reposo y cura comprensiva, aunque rara vez requiere la reexploración quirúrgica para cohibir la hemorragia.
c) A medio y largo plazo: dolor, generalmente pasajero, aunque la formación de neuronas puede requerir infiltraciones y la revisión quirúrgica de la zona.

5) Complicaciones postoperatorias:
a) TEMPRANAS:
b) Generales:
i) Las posibles después de un procedimiento quirúrgico: neumonía o aspiración, atelectasias, edema pulmonar, úlcera de stress, depresión, psicosis, infarto de miocardio, parada cardíaca, tromboflebitis embolismo pulmonar, accidente cerebral, confusión mental En la cirugía de la columna lumbar se han observado con más frecuencia las siguientes:
(1) Ileo paralítico. Se caracteriza por dolor abdominal, intolerancia alimenticia,
(2) vómitos y malestar. Su evolución suele ser favorable con tratamiento médico.
(3) Retención e infección urinaria que requiere sondaje vesical (fuente de
(4) infección).
c) Locales:
i) Sangrado de la herida. Suele solventarse con colocar una cura comprensiva,
ii) aunque puede requerir reintervención para su solución.
iii) Hematomas, seromas y dehiscencia de la herida.
iv) Infección, que puede ser superficial o profunda. La primera se puede solventar con drenaje y curas. La infección profunda puede ser una complicación muy importante y evolucionar a una meningitis grave, incluso a pesar de tratamiento antibiótico enérgico y el drenaje.
v) Rotura del drenaje, que para retirarlo puede sr preciso reoperar.

6) RIESGOS PERSONALIZADOS:
a) Edad avanzada y presencia de enfermedades generales conocidas o no , del tipo: insuficiencia cardio-respiratoria, diabetes, hipertensión, infartos, alteraciones en la coagulación, infecciones, polimedicado…
b) Operaciones anteriores sobre la columna lumbar. Fracasos de cirugías anteriores.
c) Número de niveles. Cuanto mayor es el número de vértebras a fijar mayor duración de la intervención, sangrado…
d) En dependencia de la enfermedad que motiva la necesidad de artrodesis hay riesgos específicos. Por ejemplo: en los casos de estenosis hay un riesgo de reestenosis a largo plazo que se cifra entre un 15 y un 40%. En los casos de espondilolistesis de alto grado la posibilidad de lesión neurológica aumenta, puede requerir una segunda intervención por el abdomen

7) RESULTADOS DE ARTRODESIS
Se considera un buen resultado objetivo de la intervención cuando se consigue una ausencia de movilidad de las vértebras fijadas. Esto se consigue, aproximadamente en el 75% de los casos. Los fracasos son más frecuentes en : cirugías previas, cuanto mayor es el número de niveles, infección, fumadores, alcohólicos, diabéticos, espondilolistesis con gran desplazamiento, osteoporosis y mala calidad ósea.
Se considera un buen resultado subjetivo cuando hay una disminución o desaparición del dolor y de los síntomas neurológicos y cuando mejora la actividad. Los porcentajes publicados en grandes series difieren de forma importante (entre un 30 y un 90% de resultados subjetivos buenos), admitiéndose que entre un 5 y un 20% de los pacientes operados han referido encontrarse peor que antes de la intervención o se ha encontrado una relación totalmente directa entre los resultados objetivos (valorados por el propio paciente en cuanto al dolor, la actividad y la satisfacción con la intervención).
Se cree que esta discordancia se debe a lo que hemos llamado previamente Factores Personales, por lo que antes de tomar la decisión de intervención, se deben abordar de forma sincera los condicionantes de tipo sicológico (ansiedad, depresión, estrés…) y socio laboral (paro, trámite o intención de tramitar incapacidad, conflictos con mutuas de accidentes…), expectativas que se tiene ante la intervención (laborales, deportivas…) y compromiso para realizar la rehabilitación los ejercicios y el género de vida que se precisará en el futuro.

Soporte mecánico
La vertebroplastia o introducción de cemento en la vértebra ha sido el tratamiento tradicional de las fracturas osteoporóticas. No obstante, y debido a las fugas de cemento que se producían con este método, apareció la cifoplastia, consistente en la introducción de un balón en la vértebra que, al insuflarse, crea una cavidad dentro de ella.

Con la cifoplastia, las fugas de cemento son menores y el stent consigue crear un armazón dentro de la vértebra. “Este método supone un escalón más de perfeccionamiento tecnológico tanto en eficacia como en seguridad”.
La endoprótesis que logra construir una arquitectura vertebral es una malla de tungsteno cromo-cobalto que al insuflarse “se distiende y origina un soporte mecánico para la vértebra fracturada”.
Para el experto, el método constituye un escalón más refinado en la terapia de este tipo de fracturas y ofrece mayor seguridad porque el stent se fija en el lugar concreto que quiere el cirujano.
La indicación específica se centra en roturas localizadas en vértebras que van de la T10 hasta la L5: columna dorsal baja y la lumbar. “Las fracturas cervicales y dorsales no pueden abordarse debido al tamaño actual. No obstante, actualmente se estudia el diseño de dispositivos de menor tamaño para ampliar más las indicaciones en este tipo de fracturas y teniendo en cuenta que la columna dorsal está sometida un elevado riesgo de > osteoporosis
Los candidatos ideales para acceder al tratamiento de cifoplastia con stent son pacientes de edad avanzada con osteoporosis primaria o secundaria y fractura vertebral por compresión. En las indicaciones también se encuentran las metástasis óseas osteolíticas derivadas de mieloma múltiple. “No estaría indicada en metástasis osteoblásticas que son las formadoras de hueso y que no permiten crear una cavidad en ellas. El abordaje tampoco es el adecuado para fracturas de alta energía o traumáticas”.
VESSELPLASTIA
Es un procedimiento mínimamente invasivo que supera todas las actuales tecnologías para el tratamiento de VCF (Vertebral Compresion Fracture / Fractura Vertebral con Compresión), gracias a la controlabilidad de la forma y volumen del relleno y a la prevención de fugas líquidas del cemento introducido.
Para ello emplea un balón de un material sintético biocompatible ligeramente poroso, que es llenado directamente por el sustituto óseo, normalmente cemento PMMA como material de relleno para recuperar la altura del cuerpo vertebral, obteniendo inmediata estabilidad de la columna, así como alivio del dolor.
La ligera porosidad permite una micro-fuga controlada de cemento, que facilitará la interdigitación con el hueso, aumentando la estabilidad.
Evolución en el tratamiento de las Fracturas Vertebrales por Compresión, mejorando los sistemas disponibles hasta la fecha gracias a su .
Saco micro-poroso que se llenará de cemento hasta alcanzar su forma pre-determinada para rellenar el espacio y recuperar la altura cuando sea posible.
Micro-fuga controlada que favorece la inter-digitación con el hueso y una estabilidad inmediata.
Cemento biológico (PMMA + Sulfato Cálcico) para una mejor ósteo-integración y con un módulo de elasticidad similar al hueso.- Alivio inmediato del dolor.

 

¿Qué es una fractura por compresión vertebral?
Visión de conjunto
Las fracturas vertebrales por compresión o fracturas de la columna vertebral, son un hueso roto o agrietado vértebras en su espina dorsal. Las fracturas vertebrales por compresión varían de una fractura por compresión dolorosa a lesiones más graves, como una fractura por estallido y fracturas-luxaciones, a menudo el resultado de accidentes de tránsito o caídas de altura. En el caso de las fracturas vertebrales por compresión, la osteoporosis o el cáncer es probable que se han puesto en peligro la capacidad de la vértebra para soportar la presión, incluso limitado. Cuando se supera el límite, y la vértebra es incapaz de manejar el estrés, se colapsa y se convierte en forma de cuña.
¿Qué tan comunes son las fracturas por compresión vertebral?
La prevalencia de fisuras de vértebras y fracturas vertebrales por compresión está aumentando constantemente a medida que la población estadounidense envejece.
En la actualidad, las fracturas vertebrales por compresión afectan a un estimado de 25% de todas las mujeres posmenopáusicas 1 y el 40% de las mujeres de 80 años o más. 1
Cualquier persona con dolor de espalda fuerte – especialmente las mujeres mayores de 50 años – debe ver a un médico.
¿Cuáles son los síntomas de una fractura por compresión vertebral?
Uno o más de los síntomas pueden indicar que usted puede estar sufriendo de una fractura vertebral por compresión, fractura de estallar, o vértebras agrietada:
• Dolor de espalda severo y repentino
• De pie o caminando empeora su dolor de espalda
• Acostarse que proporciona un alivio del dolor de espalda de menor importancia
• Flexión y torsión son difíciles y dolorosas para llevar a cabo
• Experimenta una pérdida de altura
• La columna vertebral se deforma o curva, adquiriendo una forma de “joroba”
¿Cuáles son las causas de las fracturas vertebrales por compresión?
Las principales causas de las fracturas vertebrales por compresión son la osteoporosis y el cáncer.
Osteoporosis
La osteoporosis afecta a más de 10 millones de estadounidenses. 2 De los afectados, 80% son mujeres. Se estima que hasta 14 millones de estadounidenses tienen osteoporosis en 2020 si no se hacen esfuerzos para contener la enfermedad.2 La enfermedad, que debilita el hueso con el tiempo, los resultados en más de 1,5 millones de fracturas por fragilidad anualmente en los EE.UU., de los cuales 900.000 son fracturas de columna. 3
Trauma
trauma Spine puede ocurrir cuando su están involucrados en un accidente repentino y / o grave en la que la presión sobre las vértebras excede la capacidad de la columna vertebral se mantenga estable, haciendo así que la una o más vértebras se colapse.
Fractura patológica
Las fracturas patológicas se producen cuando una vértebra se debilita por una enfermedad subyacente o preexistente o condición, por ejemplo, el cáncer. Cuando la enfermedad primaria altera la estructura de la vértebra, la vértebra puede fracturarse espontáneamente o con sólo un mínimo trauma, ocasionando un colapso. El tratamiento de una fractura patológica incluye el tratamiento de la enfermedad subyacente.
Spine Tumores
Los tumores de la columna vertebral pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Algunos tumores malignos son conocidos por formar metástasis o extenderse, a través de las arterias, las venas, el sistema linfático, y directamente. Los tumores de la columna vertebral se encuentran en las vértebras son más comúnmente asociados con el mieloma múltiple, un tumor maligno de la médula ósea y el cáncer primario de mama, pulmón, riñón y próstata que hacen metástasis (diseminación) a la columna vertebral.
¿Qué pasa si las fracturas vertebrales por compresión se dejan sin tratamiento?
Hasta principios de la década de 1990, las fracturas vertebrales por compresión fueron gestionados a través del uso de analgésicos, el reposo en cama, y refuerzos.Algunos pacientes mejoran con el tiempo, mientras que otros no lo hicieron. En algunos casos, esto dio lugar a dolor crónico de largo después de que la fractura se había curado.
Un estudio reciente de pacientes de Medicare que sufren fracturas vertebrales por compresión mostró que aquellos que se sometieron a procedimientos mínimamente invasivos para el tratamiento de la fractura fueron 18% más probabilidades de sobrevivir después de cuatro años que los pacientes que no se sometieron al procedimiento. 4
Referencias
1. Antiguo JL, Calvert M. Fracturas vertebrales por compresión en los ancianos. Am Fam Physician. 2004 01 de enero; 69 (1) :111-116
2. Fundación Nacional de Osteoporosis. Guía del Clínico para la Prevención y el Tratamiento de la Osteoporosis. 2008.
3. Medtronic, Inc. actualiza estimación de 700.000 fracturas vertebrales estimados en 1985-1989: estudio Riggs BL, Melton LJ tercero. El problema mundial de la osteoporosis: perspectivas que ofrece la epidemiología. óseo . 1995; 17 Suppl 5: S505-511 para la demografía y la tasa de incidencia por Burge R, Dawson-Hughes B, Solomon DH, Wong JB, Rey A, Tosteson A. Incidencia y la carga económica de las fracturas relacionadas con la osteoporosis en los Estados Unidos, 2005 -2,025. J Bone Miner Res . 2007; 22:465-475.
4. Edidin AA, Ong KL, Lau E, y Kurtz SM. El riesgo de mortalidad de los pacientes con fracturas vertebrales operados y no operados en la población de Medicare. J Bone Miner Res.2011 Jul; 26 (7) :1617-1626.
RF-TVA ™ con el STABILIT ® Sistema Vertebral Aumento
Proporcionar alivio de dolor de espalda rápida y duradera a sus pacientes con la terapia más avanzada dirigida disponible para las fracturas vertebrales por compresión.
RF-TVA
orientada por radiofrecuencia Vertebral Aumento ™ (RF-TVA ™) (anteriormente RF cifoplastia) representa un avance significativo en el tratamiento procesal de fracturas de columna vertebral mínimamente invasivos. Aumento vertebral implica el uso de la creación de la cavidad específica y la inyección controlada de ultra-alta viscosidad del cemento que, juntos, pueden reducir la probabilidad de la extravasación del cemento durante aumento vertebral. 1 de RF-TVA margina riesgos relacionados con vertebroplastia de la fuga de cemento y minimiza la cifoplastia con balón daños relacionados con el hueso nativo.
El Sistema STABILIT
El STABILIT Vertebral Augmentation System es el último avance en el tratamiento de las fracturas de columna. El Sistema STABILIT le permite realizar con seguridad y eficiencia los procedimientos RF-TVA que traerá alivio rápido al dolor de espalda causado por una fractura vertebral. 2-7
Referencias
1. Lador R, Dreiangel N, Ben-Galim PJ, y Hipp JA. Un atlas de clasificación pictórica de la extravasación de cemento con refuerzo vertebral. Spine J. 2010; 10 (12) :1118-1127.
2. Murphy K. por radiofrecuencia cifoplastia: Un nuevo enfoque para el tratamiento mínimamente invasivo de las fracturas por compresión vertebral en el tratamiento integral de la columna envejecida: Mínimamente Invasiva y Técnicas Avanzadas editado por Yue JJ, Guyer R, Johnson JP, Khoo LT, Hochschuler H, y Hochschuler SH. Elsevier. Pág. 248-252.
3. Elgeti F y Gebauer B. Radiofrecuencia cifoplastia para el tratamiento de pacientes osteoporóticas y neoplásicas fracturas vertebrales en el Cuerpo: Experiencia preliminar y los resultados clínicos después de 6 meses. J Mimer Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S5-9.
4. Licht AW y Kramer W. Radiofrecuencia cifoplastia: un nuevo método para el tratamiento de la osteoporosis vertebral del cuerpo fracturas de compresión ¬ – Presentación de un caso. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S26-28.
5. Estudio de observación de un año Licht, AW y Kramer W. en un nuevo procedimiento de aumento (Radiofrecuencia-cifoplastia) en el tratamiento de las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales. Eurospine 2011.
6. Erdem E, Akdol S, Amole A, Fryar K y Eberle R. Experiencia clínica inicial con Radio-Frecuencia base vertebral de aumento en el tratamiento de fracturas por compresión vertebral como resultado de mieloma múltiple. ASSR 2011.
7. Pflugmacher R, R Bornemann, Randau T, y Wirtz DC. Comparación de los datos clínicos y radiológicos en el tratamiento de pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión con cifoplastia con radiofrecuencia o la cifoplastia con balón. GRIBOI 2011 – La Conferencia de Investigación Interdisciplinario 21a En Inyectable Osteoarticular Biomateriales y Procedimientos Aumento de hueso.

9. Fractura de la columna Opciones de Tratamiento
10. Una variedad de tratamientos de fracturas de la columna vertebral para la vértebra colapsada y cifosis están disponibles, incluida la atención no quirúrgica, la cirugía de columna de invasión y los procedimientos mínimamente invasivos como la vertebroplastia y la cifoplastia con balón convencional (aumento vertebral).
11. Cuidado no quirúrgico
12.
13. Un tratamiento de fractura de la columna no quirúrgico tiene como objetivo reducir el dolor general de una fractura de la columna. Por lo general, la atención no quirúrgica requiere que usted tome un medicamento de venta libre el alivio del dolor o, en algunos casos, un medicamento prescrito por el médico, obtener suficiente reposo en cama, utilice un soporte o columna soporte de la espalda, y participar en algún tipo de física programa de terapia.
14. Cirugía
15.
16. Opciones de cirugía de espalda invasoras se consideran generalmente como un último recurso. Opciones de cirugía Volver proporcionan alivio del dolor mediante la fusión o unión de dos vértebras para eliminar el movimiento del dolor que causan. Típicamente, los tornillos de metal se insertan en las vértebras y entonces se unen a placas metálicas o varillas en la parte posterior de la columna vertebral.
17. Procedimientos mínimamente invasivos
18. La vertebroplastia, que se utiliza como un tratamiento de la columna vertebral de la fractura, el tratamiento de cifosis, o colapsado vértebras tratamiento, es un procedimiento en el cual se inyecta cemento óseo líquido dentro de la vértebra afectada para estabilizar la fractura y aliviar el dolor. Cemento fugas desde el sitio de inyección y / o áreas de la vértebra antes de que se estabilizó la fractura puede ser problemático, lo que resulta en la irritación del nervio y el potencial de embolia, o coágulos de sangre.
19. La cifoplastia, que ahora se conoce como aumento vertebral, implica la creación de una cavidad usando un globo u otro instrumento antes de la entrega de cemento dentro de la vértebra fracturada. Un procedimiento de cifoplastia con balón convencional, desarrollado en 1998, implica la creación de primero una cavidad en la vértebra afectada mediante el inflado de un globo, empujando a un lado del hueso, y luego llenado con cemento óseo. El hueso que es aplastado por el globo, ya que se expande puede actuar como una barrera para ayudar a contener el cemento y, en algunos casos puede ayudar a minimizar las fugas.
Radiofrecuencia-Targeted vertebral Aumento (RF-TVA) implica el uso de la creación de la cavidad dirigida y la inyección controlada de cemento. RF-TVA margina a los riesgos relacionados con la vertebroplastia y minimiza el daño al hueso nativo durante la cifoplastia con balón.
RF-TVA, anteriormente conocido como RF cifoplastia, es una solución mínimamente invasiva para los pacientes que sufren de fracturas de columna vertebral, y ofrece ventajas significativas sobre un procedimiento de vertebroplastia o cifoplastia con balón convencional. RF-TVA ofrece su médico de control predecible y sin precedentes en el tratamiento de fracturas de columna vertebral, desde el acceso inicial a la estabilización definitiva de la vértebra fracturada.
Usando el sistema de aumento de STABILIT Vertebral
¿Qué es RF-TVA con el sistema de aumento de STABILIT Vertebral?
¿cuál es tva rf
RF-TVA con el Sistema de Aumento Vertebral STABILIT es un avance generacional en el tratamiento mínimamente invasivo de las fracturas vertebrales por compresión que ofrece a los médicos y pacientes el potencial de los resultados del procedimiento predecibles.

El Sistema STABILIT aprovecha la potencia de RF-TVA para reparar fracturas de compresión en las vértebras. Mientras que las terapias más antiguas, como la cifoplastia con balón convencional, pueden ser destructivos para el buen hueso que queda en sitios comprometidos por la osteoporosis, RF-TVA es un enfoque que se estabiliza la vértebra fracturada y aumentar al máximo la preservación del hueso sano.

Los componentes STABILIT vertebral del sistema de aumento:

1) VertecoR ® de la línea media de navegación Osteotomo

Permite al médico para navegar a, y crear la cavidad en la ubicación más conveniente – por lo general de la parte anterior del cuerpo vertebral.
Permite un método de creación de cavidad unipedicular, hueso ahorradores.
Utilizado para el hotel – y la creación de la cavidad de tamaño específico.
Crea caminos preferenciales para la distribución selectiva de ultra alta viscosidad del cemento antes de la interdigitación.
Maximiza la superficie disponible para la interdigitación.
2) STABILIT cementos óseos

Hueso STABILIT cementos permitirse mayor viscosidad, mayor tiempo de trabajo, y la interdigitación.
Ultra-alta cemento óseo de viscosidad minimiza el potencial de la extravasación y aumentar al máximo la interdigitación.
Revestimiento lúbrico en el sistema de entrega permite a caudal constante de cemento ultra alta del hueso de la viscosidad.
3) Controlador Multiplex STABILIT

El controlador Multiplex permite al médico para entregar de forma remota cemento óseo, disminuyendo así la exposición potencial de la radiación.
El Controlador Multiplex también suministra cemento a una 1.3cc/minute, asegurando un llenado uniforme y controlada.
Beneficios de STABILIT Vertebral Augmentation System:

– Hueso ahorradores creación cavidad
– Minimiza la extravasación de cemento con cemento de ultra alta viscosidad hueso
– Se extiende el tiempo de trabajo más allá de PMMA estándar con una formulación de cemento óseo sensible a la energía propia
– Alivia el dolor de espalda rápida y duradera a sus pacientes
– Reduce la exposición del médico a la radiación
Enlaces directos a información adicional sobre las fracturas vertebrales por compresión.
• Centro de Salud Osteoporosis: Los síntomas de una fractura vertebral por compresión
• Fracturas por compresión: colapso de las vértebras de la columna vertebral
• El Manual Merck – Inicio manual de salud: Mayor del Pueblo Asuntos de salud
• Fracturas vertebrales por compresión
• Espalda y Cuello Dolor
Columna vertebral: Preguntas que debe hacerle a su médico
Es comprensible que someterse a una cirugía hace que mucha gente se siente ansioso y nervioso. Si va a someterse a una cirugía de la columna, una manera de aliviar su ansiedad sobre el procedimiento es aprender todo lo posible sobre el procedimiento.

En la siguiente lista, en base a información de la Agencia para el Cuidado de la Salud y la Investigación, son preguntas que usted debe preguntar a su médico antes de someterse a la cirugía. Imprima la lista y llévela con usted para ayudarle a recordar lo que quieres preguntar. Si usted está demasiado enfermo o nervioso para hacer cualquier pregunta, traer a un amigo junto con usted a la oficina de su cirujano. Ellos pueden hablar para usted y también pueden ser capaces de ayudarle a recordar toda la información que su médico le da.

1. ¿Qué tipo de cirugía de la columna me recomienda?
Hay muchos tipos diferentes de cirugía de columna vertebral. Pregunte a su cirujano que le explique el procedimiento y describir a usted exactamente lo que va a hacer. Por ejemplo, si usted está teniendo una discectomía , averiguar por qué es necesario para extraer el disco. Para otros tipos de cirugía de la columna, saber exactamente en qué parte de la columna vertebral de la cirugía se llevará a cabo y si se puede hacer desde la parte frontal (anterior) o la parte trasera (posterior). También, pregunte a su cirujano si cualquier instrumentación (hardware espinal tales como tornillos, placas o jaulas diseñadas para ayudar a estabilizar la columna vertebral) se utilizarán, si va a necesitar un injerto de hueso, y lo grande de la incisión será. Su cirujano puede ser capaz de hacer un dibujo, puede mostrar el diagrama, dar información escrita o que se refieren a otros recursos tales como libros, vídeos o sitios web que pueden ayudar a entender mejor el procedimiento.

2. ¿Por qué necesito cirugía?
Descubre el propósito de la cirugía y cómo se relaciona con el diagnóstico de la patología de la columna. Por ejemplo, está el procedimiento diseñado para aliviar el dolor? Reducir los síntomas? Mejorar la función?
3. ¿Existen alternativas a la cirugía?
Para la mayoría de patologías de la columna, la cirugía se considera sólo después de conservador o no quirúrgico, los tratamientos han sido juzgados. Hable con su cirujano acerca de otras opciones para ver si hay alguna razón para tratar una opción de tratamiento diferente o posponer la cirugía. Si ha intentado varios tratamientos conservadores, dígale a su cirujano acerca de ellos y por qué no ayudar a su condición.
4. ¿Cuáles son los beneficios de tener la operación?
Descubre lo que puedes obtener de la cirugía. Por ejemplo, una fusión espinal puede significar que usted puede volver a trabajar de nuevo sin dolor. Pregunte a su cirujano cuánto tiempo durarán los beneficios o si va a necesitar otra operación en una fecha posterior.
5. ¿Cuáles son los riesgos de la operación?
Todas las cirugías implican el riesgo de complicaciones, como infección, sangrado excesivo, las reacciones a la anestesia y lesiones. Asegúrese de entender todas las posibles complicaciones antes de que usted de acuerdo en que cualquier procedimiento quirúrgico. Además, hable con su cirujano acerca de cualquier efecto secundario después de la cirugía, tales como hinchazón, dolor, y el dolor y cómo se van a administrar.
6. ¿Qué pasa si me eligen no tener esta operación?
Después de haber aprendido acerca de los riesgos, consulte a su cirujano qué pasaría si se optó por no someterse a la cirugía. ¿Su condición empeoró? ¿Va a tener más dolor?
7. ¿Dónde puedo obtener una segunda opinión?
Obtener la opinión de otro médico acerca de si debe o no someterse a una operación es una gran manera de asegurarse de que está tomando la decisión correcta. Muchos planes de seguro médico cubren obtener una segunda opinión. Llame a su compañía de seguros para ver si su plan pagará por una segunda opinión.
8. ¿Cuál ha sido tu experiencia con este procedimiento?
Pregunte a su cirujano cuántas de estas cirugías que él o ella ha realizado. Tener una idea de su experiencia con su condición. Pregunte a su cirujano si él o ella puede referirle a alguien que también ha tenido esta operación.
9. ¿Dónde se llevará a cabo la operación?
La mayoría de los cirujanos trabajan fuera de más de un hospital. Averigüe dónde se llevará a cabo el procedimiento. Si usted tiene una opción, elija la instalación que tiene la mayor experiencia y la mayor tasa de éxito en el tratamiento de su condición. Hoy en día, muchas de las cirugías de la columna vertebral se realizan de forma ambulatoria, lo que significa que no tendrá que permanecer en el hospital durante la noche. Hable con su médico acerca de si o no su procedimiento será necesario que usted permanezca en el hospital y por cuánto tiempo.
Referencias
de fracturas de la columna
1. SL Silverman. Las consecuencias clínicas de Compresión Vertebral Fracture, Hueso. 1992; 13 Suppl 2: S27-31.
2. Oro D. El impacto clínico de fracturas vertebrales. De hueso. 1996; 18:1855-1895.
3. Schlaich C. Disminución de la función pulmonar en pacientes con fracturas osteoporóticas de la columna vertebral. Osteoporosis Int. 1998; 8:261-267.
4. Kado D, Browner W, et al. Fracturas vertebrales y la mortalidad. Arch Inter Med. 1999; 159:1215-1220.

¿Qué es una fractura por compresión vertebral?
1. Antiguo JL, Calvert M. Fracturas vertebrales por compresión en los ancianos. Am Fam Physician. 2004 01 de enero; 69 (1) :111-116
2. Fundación Nacional de Osteoporosis. Guía del Clínico para la Prevención y el Tratamiento de la Osteoporosis. 2008.
3. Medtronic, Inc. actualiza estimación de 700.000 fracturas vertebrales estimados en 1985-1989: estudio Riggs BL, Melton LJ tercero. El problema mundial de la osteoporosis: perspectivas que ofrece la epidemiología. De hueso. 1995; 17 Suppl 5: S505-511 para la demografía y la tasa de incidencia por Burge R, Dawson-Hughes B, Solomon DH, Wong JB, Rey A, Tosteson A. Incidencia y la carga económica de las fracturas relacionadas con la osteoporosis en los Estados Unidos, 2005 -2025. J Bone Miner Res. 2007; 22:465-475.
4. Edidin AA, Ong KL, Lau E, y Kurtz SM. El riesgo de mortalidad de los pacientes con fracturas vertebrales operados y no operados en la población de Medicare. J Bone Miner Res. 2011 Jul; 26 (7) :1617-1626.

Radiofrecuencia-Targeted Vertebral Aumento ™ con el Sistema Vertebral Aumento STABILIT ®
1. Murphy K. por radiofrecuencia cifoplastia: Un nuevo enfoque para el tratamiento mínimamente invasivo de las fracturas por compresión vertebral en el tratamiento integral de la columna envejecida: Mínimamente Invasiva y Técnicas Avanzadas editado por Yue JJ, Guyer R, Johnson JP, Khoo LT, Hochschuler H, y Hochschuler SH. Elsevier. Pág. 248-252.
2. Elgeti F y Gebauer B. Radiofrecuencia cifoplastia para el tratamiento de pacientes osteoporóticas y neoplásicas fracturas vertebrales en el Cuerpo: Experiencia preliminar y los resultados clínicos después de 6 meses. J Mimer Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S5-9.
3. Licht AW y Kramer W. Radiofrecuencia cifoplastia: un nuevo método para el tratamiento de la osteoporosis vertebral del cuerpo fracturas de compresión ¬ – Presentación de un caso. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S26-28.
4. Estudio de observación de un año Licht, AW y Kramer W. en un nuevo procedimiento de aumento (Radiofrecuencia-cifoplastia) en el tratamiento de las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales. Eurospine 2011.
5. Erdem E, Akdol S, Amole A, Fryar K y Eberle R. Experiencia clínica inicial con Radio-Frecuencia base vertebral de aumento en el tratamiento de fracturas por compresión vertebral como resultado de mieloma múltiple. ASSR 2011.
6. Pflugmacher, R, Bornemann, R, Randau, T, y Wirtz, DC. Comparación de los datos clínicos y radiológicos en el tratamiento de pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión con cifoplastia con radiofrecuencia o la cifoplastia con balón. GRIBOI 2011 – La Conferencia de Investigación Interdisciplinario 21a En Inyectable Osteoarticular Biomateriales y Procedimientos Aumento de hueso.

Radiofrecuencia-Targeted Vertebral Aumento ™ (RF-TVA ™).
1. Murphy K. por radiofrecuencia cifoplastia: Un nuevo enfoque para el tratamiento mínimamente invasivo de las fracturas por compresión vertebral en el tratamiento integral de la columna envejecida: Mínimamente Invasiva y Técnicas Avanzadas editado por Yue JJ, Guyer R, Johnson JP, Khoo LT, Hochschuler H, y Hochschuler SH. Elsevier. Pág. 248-252.
2. Elgeti F y Gebauer B. Radiofrecuencia cifoplastia para el tratamiento de pacientes osteoporóticas y neoplásicas fracturas vertebrales en el Cuerpo: Experiencia preliminar y los resultados clínicos después de 6 meses. J Mimer Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S5-9.
3. Licht AW y Kramer W. Radiofrecuencia cifoplastia: un nuevo método para el tratamiento de la osteoporosis vertebral del cuerpo fracturas de compresión ¬ – Presentación de un caso. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S26-28.
4. Estudio de observación de un año Licht, AW y Kramer W. en un nuevo procedimiento de aumento (Radiofrecuencia-cifoplastia) en el tratamiento de las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales. Eurospine 2011.
5. Erdem E, Akdol S, Amole A, Fryar K y Eberle R. Experiencia clínica inicial con Radio-Frecuencia base vertebral de aumento en el tratamiento de fracturas por compresión vertebral como resultado de mieloma múltiple. ASSR 2011.
6. Pflugmacher, R, Bornemann, R, Randau, T, y Wirtz, DC. Comparación de los datos clínicos y radiológicos en el tratamiento de pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión con cifoplastia con radiofrecuencia o la cifoplastia con balón. GRIBOI 2011 – La Conferencia de Investigación Interdisciplinario 21a En Inyectable Osteoarticular Biomateriales y Procedimientos Aumento de hueso.

Preguntas más frecuentes
1. Murphy K. por radiofrecuencia cifoplastia: Un nuevo enfoque para el tratamiento mínimamente invasivo de las fracturas por compresión vertebral en el tratamiento integral de la columna envejecida: Mínimamente Invasiva y Técnicas Avanzadas editado por Yue JJ, Guyer R, Johnson JP, Khoo LT, Hochschuler H, y Hochschuler SH. Elsevier. Pág. 248-252.
2. Elgeti F y Gebauer B. Radiofrecuencia cifoplastia para el tratamiento de pacientes osteoporóticas y neoplásicas fracturas vertebrales en el Cuerpo: Experiencia preliminar y los resultados clínicos después de 6 meses. J Mimer Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S5-9.
3. Licht A y Kramer W. Radiofrecuencia-cifoplastia en el tratamiento del cuerpo vertebral de fracturas por compresión. Eurospine 2010.
4. Pflugmacher R, Randau T, Kabir K y Wirtz DC. Radiofrecuencia (RF) La cifoplastia en el tratamiento de las fracturas vertebrales osteolíticas. IOF 2010.
5. Miko L, Szikora I, Grohs J y K. Murphy experiencia clínica inicial con Radio-Frecuencia base vertebral de aumento en el tratamiento de fracturas por compresión vertebral. SIR 2009.
6. Sewall L, S Smith y Vlahos A. Evaluación Clínica de los procedimientos percutáneos vertebral de aumento utilizando radiofrecuencia cifoplastia en el tratamiento de 69 fracturas por compresión vertebral. ASBMR 2010.
7. Pflugmacher R, R Bornemann, Randau T, y Wirtz DC. Comparación de los datos clínicos y radiológicos en el tratamiento de pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión con cifoplastia con radiofrecuencia o la cifoplastia con balón. IOF 2010.
8. Diablos P y Bayer-Helms H. Case report: Tratamiento por radiofrecuencia cifoplastia de una mujer de 85 años de edad con fractura osteoporótica traumática de la primera vértebra lumbar. J Miner Stoffwechs.2011; 18 Suppl 1: S29-31.
9. Schekelmann R. Radiofrecuencia cifoplastia – un caso clínico en múltiples sinterización osteoporóticas de la columna lumbar. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S32-34.
10. Licht AW y Kramer W. Radiofrecuencia cifoplastia: un nuevo método para el tratamiento de la osteoporosis vertebral del cuerpo fracturas de compresión ¬ – Presentación de un caso. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S26-28.
11. Drees P, K Kafchitsas, Mattyasovszky S, S Juri y Breijawi N. Radiofrecuencia cifoplastia – Un método innovador de tratamiento de la osteoporosis vertebral Cuerpo fracturas por compresión. J Miner Stoffwechs. 2011; 18 Suppl 1: S13-17.
12. Estudio de observación de un año Licht, AW y Kramer W. en un nuevo procedimiento de aumento (Radiofrecuencia-cifoplastia) en el tratamiento de las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales. Eurospine 2011.
13. Erdem E, Akdol S, Amole A, Fryar K y Eberle R. Experiencia clínica inicial con Radio-Frecuencia base vertebral de aumento en el tratamiento de fracturas por compresión vertebral como resultado de mieloma múltiple. ASSR 2011.
14. Pflugmacher, R, Bornemann, R, Randau, T, y Wirtz, DC. Comparación de los datos clínicos y radiológicos en el tratamiento de pacientes con fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión con cifoplastia con radiofrecuencia o la cifoplastia con balón. GRIBOI 2011 – La Conferencia de Investigación Interdisciplinario 21a En Inyectable Osteoarticular Biomateriales y Procedimientos Aumento de hueso.
15. SL Silverman. Las consecuencias clínicas de Compresión Vertebral Fracture, Hueso. 1992; 13 Suppl 2: S27-31.
16. Oro D. El impacto clínico de fracturas vertebrales. De hueso. 1996; 18:1855-1895.
17. Schlaich C. Disminución de la función pulmonar en pacientes con fracturas osteoporóticas de la columna vertebral. Osteoporosis Int. 1998; 8:261-267.
18. Kado D, Browner W, et al. Fracturas vertebrales y la mortalidad. Arch Inter Med. 1999; 159:1215-1220.