Linares Con Isidro

La artroplastia total de la cadera ha sido uno de los hitos o avances más importantes de la cirugía ortopédica a lo largo de su historia. Desde los primeros intentos de sustituir una cadera lesionada por un elemento artificial, han sido muchos los materiales utilizados con mayor o menor éxito.

El empleo de materiales biológicos e inorgánicos se hizo popular a principios del siglo XX. Las superficies articulares de las caderas deterioradas eran contorneadas y se insertaba entre ambas superficies una capa de interposición para remodelar la articulación y así mejorar el movimiento. Para la realización de estas “artroplastias de interposición” se utilizaron inicialmente tejidos blandos periarticulares1, tejido muscular, grasa y fascia (Verneuil, 1860). Posteriormente Murphy en 1902 utilizó colgajos musculares, fascia rodeada de grasa y fascia sola como material de interposición. Loeween 1913 utilizó piel y Robert Jones en 1912 comenzó a utilizar materiales inorgánicos como láminas de oro. Incluso se utilizó submucosa de vejiga de cerdo (Baer, 1918). Putti en 1921, Campbell en 1926 y MacAusland utilizaron injertos de fascia lata como material de interposición. Los resultados de estos primeros intentos de remodelación articular eran impredecibles, siendo el dolor residual y la rigidez articular la principal causa de fracaso.

El primer gran avance en la artroplastia de cadera ocurre en 1923, cuando Smith-Petersen (Fig. 1) introdujo el concepto de “artroplastia de molde” como una alternativa a la membrana de interposición.

1-marius-n-smith-petersen

 Figura 1: Smith-Petersen

El procedimiento pretendía restaurar las superficies articulares dañadas mediante la exposición del hueso esponjoso en la cabeza femoral y colocación de una cúpula sobre la misma. Se eligió el cristal como material para realizar los primeros implantes, y aunque todas las cúpulas se rompían a los pocos meses, los resultados iniciales parecían esperanzadores. Se usaron nuevos materiales más resistentes y elásticos como la celulosa, la cual tuvo que ser abandonada por producir importante reacción a cuerpo extraño. Se probaron otros materiales más duraderos (pirex en 1933, baquelita en 1937) pero se desecharon debido a su fragilidad. No fue hasta el desarrollo del vitalium en 1938 cuando se dispuso de implantes de duración suficiente (Fig. 2 y 3).

 

 

2-cupula-vitalium

 Figura 2: Cúpula de vitalium de Smith-Petersen

3-cupula-vitalium

 Fig. 3: Rx de Cúpula de vitalium de Smith -Petersen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este implante se convirtió desde finales de los años 30 hasta la introducción de la moderna artroplastia total de cadera como la referencia de reconstrucción coxofemoral. En 1957, unos años después de la muerte de Smith-Petersen, Aufrancpublicó un 82% de buenos resultados en 1.000 caderas intervenidas con la copa de Vitalium de Smith-Petersen.

4-protesis-judet

 Fig. 4: Prótesis original de Judet de material acrílico

Los hermanos Judet desarrollaron un nuevo implante de cabeza femoral con un vastago corto introducido dentro del cuello femoral. La prótesis original de Judet fue realizada con material acrílico (metilmetacrilatotermofraguado) (Fig. 4 y 5) pero se utilizaron posteriormente otros materiales como nylon, vitalium o acero inoxidable.

En 1952 los hermanos Judet publicaron los resultados de 300 casos de su prótesis de cabeza femoral acrílica. La experiencia con este implante evidenció que la fragmentación del material acrílico con el desgaste resultante condujo a una reacción tisular intensa incluyendo destrucción ósea.

 

 

 

 

5-paciente-con-protesis-judet

 Fig. 5: Rx de un paciente con dos prótesis de Judet

El siguiente adelanto en el desarrollo de la artroplastia de cadera consistió en el diseño de endoprótesis metálicas con vástagos medulares para la fijación esquelética. Los dos modelos más populares fueron desarrollados en Estados Unidos por Fred Thompson (Fig. 6) en 1950 y A.T. Moore (Fig. 7) en 1952.

Los vástagos más largos permitían la transmisión de las fuerzas de soporte de peso a lo largo del eje del fémur, en lugar de generar fuerzas de cizallamiento a nivel del cuello femoral como ocurría en la prótesis acrílica de los hermanos Judet. Estos nuevos dispositivos endomedulares se basaban en la fijación a presión dentro del canal medular. La prótesis de Moore presentaba una fenestración en la parte superior del vástago femoral para permitir el crecimiento óseo en su interior aumentando así su fijación ósea.

7-protesis-thompson

 Fig 6: Prótesis de Thompson (1950)

7-protesis-moore

 Fig 7: Prótesis de Moore (1952)

La mayor supervivencia conseguida con estas prótesis de vástago largo favoreció la aparición de otro tipo de complicaciones. Así, el mayor problema derivaba de la erosión del hueso en el lado acetabular, por lo que se desarrollaron nuevos implantes con recambio tanto del componente femoral como del acetabular. Nacía así la era de las artroplastias totales de cadera.

El primer intento de sustituir ambas superficies articulares se realizó en 1938 con la prótesis de Wiles (Fig. 8).

Este autor desarrolló una articulación metal – metal con un componente acetabular y otro femoral con un vastago corto en cuello femoral y fijado al fémur proximal con una placa. Se implantaron 8 de estas prótesis, sin que se conozcan hoy en día los resultados a largo plazo, puesto que toda la documentación se perdió durante la Segunda Guerra Mundial.

protesis-wiles-1

 Fig 8: Prótesis de Wiles (1938)

No fue sin embargo hasta los años 50 cuando se desarrollaron las endoprótesis totales. Los primeros diseños fueron los realizados por McKee y Farrar10. En el año 1953, G.K. McKee viajó de Inglaterra a Estados Unidos y se entusiasmó al ver el diseño de la prótesis de Thompson. Regresó a su país y desarrollo un diseño de cotilo sin cementar con superficie articular metálica adaptado al sistema del vástago de Thompson. Las primeras prótesis de McKee estaban hechas de acero. En 1956 se sustituyó por una aleación de cromo – cobalto. Entre los años 1956 y 1960, G.K. McKee implantó este sistema en 26 pacientes. En 1965 investigó también en el vástago de la prótesis y lanzó al mercado un diseño de cuello más delgado. La idea se desarrolló con J. Farrar. En la actualidad el sistema se conoce como prótesis de McKee-Farrar (Fig. 9).

9-protesis-mckee-farrar

 Fig 9: Prótesis McKee-Farrar (1956)

Paralelamente a las actividades de G.K. McKee, a partir de finales de los años 50 se empezó también a trabajar en otros lugares en el desarrollo de endoprótesis totales.

En Moscú, K.M. Sivash implantó en 1959 el primer cotilo sin cementar de una articulación metal –metal (Fig.10). En un principio el material de las prótesis fue acero, pero más tarde se fabricó en cobalto. La prótesis de Sivash se implantó incluso en el sudeste de los Estados Unidos.

10-protesis-sivash

 Fig 10: Prótesis Sivash (1959)

Ring, en Inglaterra desarrolló en 1964 un cotilo sin cementar atornillado a la pelvis, también con articulación metal – metal que combinó con una prótesis clásica de Moore (Fig. 11). La holgura entre la cabeza de la prótesis (40 mm de diámetro) y el cotilo se mejoró en 1967, lo que condujo a mejores resultados, con un índice de supervivencia de 80 % en un periodo de implantación de 17 años

11-protesis-ring

 Fig 11: Prótesis Ring (1964)

Todas estas prótesis utilizaban el par metal – metal como par de fricción y en general no dieron un resultado satisfactorio, con una incidencia inaceptable de dolor y aflojamiento temprano.

El gran auge de la era moderna en la artroplastia total de cadera tiene lugar en Inglaterra gracias a los trabajos de Sir John Charnley(Fig.12). Estos fueron pioneros en todos los aspectos de la artroplastia total de cadera, incluyendo conceptos como “artroplastia de baja fricción”, alteración quirúrgica de la biomecánica de la cadera, lubricación, materiales, diseño, introducción del flujo laminar en los quirófanos etc.

12-sir-john-charnley

 Fig 12: Prof. Sir John Charnley, 1911-1982

Un avance fundamental fue la introducción por Charnley del cemento acrílico fraguado al frío (polimetilmetacrilato o PMMA) para la fijación al hueso de los componentes protésicos. Este sistema de fijación fue adoptado desde entonces por casi todos los cirujanos como método de fijación de los componentes protésicos.

Otro hito fue la introducción de materiales plásticos como el polietileno en el lado acetabular para la fricción con el componente metálico de la cabeza femoral, iniciándose la era del par metal – polietileno.

Charnley, al comprobar que el coeficiente de fricción de una bola de acero contra el politetrafluoretileno se aproximaba a las articulaciones normales, insertó en 1960 una prótesis de Moore y recubrió el acetábulo con una cáscara fina de teflón (Fig 13).

13-cupula-teflon

 Fig 13: Cúpula de teflón utilizando el vástago femoral de Moore

Más adelante cementó tanto el vástago femoral como la copa de plástico con cemento (PMMA) para fijar con seguridad los componentes en el hueso y transferir las fuerzas de un modo más uniforme.

Modificó el diseño del componente femoral y redujo el tamaño de la cabeza femoral desde los 40 mm o más de la prótesis de Moore a los 22,2 mm (7/8 de una pulgada) como esfericidad óptima para reducir la resistencia al movimiento al disminuir el momento o brazo de palanca de la fuerza de fricción. Charnley comprendió que con la cabeza más grande era menor la presión por unidad de superficie y por lo tanto menor el desgaste pero consideró más importante disminuir el par de fuerzas de fricción y empleó una pared más gruesa de copa acetabular. Objetivó la presencia de desgaste en el polietileno pero no le dio importancia, siempre que éste se mantuviese en unos límites de 0.1 mm al año.

Posteriormente, y debido al desgaste y a la reacción tisular excesiva sustituyó el politetrafluoretileno por polietileno de alta densidad (HDPE) y más adelante por polietileno de peso molecular ultra elevado (PMUE) (Fig. 14).

14-protesis-de-charnley

 Fig 14: Prótesis de Charnley

Este nuevo par de fricción aportó mejores resultados clínicos inmediatos que el par metal – metal utilizado hasta entonces. Como consecuencia de ello, la idea de las prótesis fabricadas totalmente de metal se abandonó prácticamente. En 1972, McKee dejó ya de implantar prótesis metal – metal. Le siguió Ring en 1979.

La artroplastia total de cadera de Charnley fue aceptada inicialmente con reservas, debidas fundamentalmente a las experiencias previas desfavorables con la cabeza femoral acrílica de Judet, y a la reacción tisular consecutiva al uso de politetrafluoretilo. Los trabajos publicados en los años 7012,14 comunicaron casos en los que no se producía desgaste excesivo de las copas de polietileno y el alivio del dolor y la mejoría de la función articular eran espectaculares. Estudios posteriores de seguimiento a largo plazo como los referidos por Wroblewski confirman el buen resultado clínico de estas prótesis.

Actualmente, el concepto básico de Charnley de artroplastia de baja fricción y la utilización del par metal – polietileno es el estándar de la artroplastia total de cadera. Los resultados clínicos de la prótesis de Charnley son hoy día referencia obligada para evaluar el rendimiento de otras artroplastias.

Estado actual de la artroplastia total de cadera

La historia de la artroplastia total de cadera ha sido dinámica y se continúa investigando para mejorar los resultados, en especial en los pacientes más jóvenes.

En cuanto a los materiales del vástago se ha pasado del acero inoxidable a las aleaciones de cromo – cobalto, y de estas, a las de titanio, más resistentes y biocompatibles. La cabeza femoral ha modificado su tamaño, y en lugar del acero se prefiere cromo – cobalto, sin olvidar la utilización de compuestos cerámicos (aluminia o circonio). El polietileno del cotilo ha visto aumentado su peso molecular y su anclaje al acetábulo y la distribución de cargas al mismo se ha visto reforzada por una cúpula metálica (metal-back) que soporta al componente de polietileno.

Se trata también de eliminar el uso del cemento para la fijación de los componentes protésicos introduciendo nuevas técnicas de fijación como son el bloqueo mecánico (press-fit), el recubrimiento poroso del vástago para aumentar su superficie específica en un intento de que el crecimiento óseo fije el vástago (Fig.15) , y el recubrimiento de los componentes con hidroxiapatita para intentar que el tejido óseo se una químicamente a la hidroxiapatita, y que sea dicha unión la que produzca la fijación del implante.

15-protesis-de-cadera-no-cementada

 Fig 15: Prótesis de cadera no cementada

Finalmente se han introducido nuevas técnicas para mejorar la cementación: preparación del cemento mediante centrifugación y vacío para reducir su porosidad, inyección a presión en el canal y oclusión del conducto medular para aumentar su llenado y favorecer la presurización del cemento, centrado del vástago para garantizar una correcta capa de cemento, etc.).

Conforme los avances técnicos mejoran la duración de los implantes, surgen nuevos problemas, en especial los relacionados con el desgaste de las superficies articulares. El desarrollo de nuevos materiales como las cerámicas trata de mejorar el par de fricción para disminuir este desgaste. En este sentido se están desarrollando y mejorando pares de fricción abandonados hace años como el par metal –metal.

Con el objetivo de ser más conservadores a la hora de preservar el máximo “stock” óseo posible, especialmente en pacientes más jóvenes, se están desarrollando nuevos implantes como las modernas prótesis de recubrimiento (Fig. 16), retomando la antigua idea de la prótesis de recubrimiento de Smith-Petersen, o la utilización de minivástagos femorales (Fig. 17).

16-protesis-cadera-resurfacing

 Fig 16: Prótesis de cadera de recubrimiento (Resurfacing)

 

17-protesis-cadera

 Fig 17: Prótesis de cadera con minivastago femoral

Ante esta enorme gama de posibilidades, en el mercado han ido surgiendo multitud de prótesis de cadera cuyo número dificulta una labor de revisión cronológica de los principales desarrollos. En general, los diseños y las técnicas quirúrgicas actuales han incrementado la vida media prevista de las prótesis totales de cadera a más de 15 o 20 años. La supervivencia de los primeros diseños se conoce, pero no así de los nuevos implantes para los que el tiempo transcurrido no ha sido suficiente para presentar fracasos. Estudios clínicos demuestran que la supervivencia de estos implantes superan el 96% a los 20 años22.

Los problemas propios del inicio del desarrollo de las prótesis totales de cadera, tales como la infección y la rotura de los vástagos, han sido resueltos en su mayor parte. En la actualidad las principales preocupaciones se han hecho evidentes al aumentar la vida media de las artroplastias totales de cadera.

Con el paso del tiempo se ha visto que el desgaste de la superficie de carga y la pérdida de substrato óseo, consecuencia de la actividad osteolítica como respuesta a partículas de desgaste, es un problema que adquiere cada vez más importancia puesto que es la principal causa del aflojamiento aséptico tardío de los componentes protésicos.

Otra causa de preocupación actualmente es la osteolisis que tiene lugar alrededor de los componentes protésicos consecuencia del llamado “efecto de protección de la carga” (o stress – shielding de los autores anglosajones). Consiste en la atrofia ósea de protección como consecuencia a un mecanismo de remodelación adaptaivo del hueso frente a los cambios de tensiones producido por la utilización de vástagos femorales con módulos de elasticidad elevados. Los nuevos diseños y materiales tratan de minimizar este efecto.

Pese a estos problemas, en el momento actual podemos decir que las tasas de buenos resultados con estas técnicas son muy altas y el grado de satisfacción del paciente ante estos resultados es asimismo muy elevado.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Shands AR. Historical milestones in the development of modern surgery of the hip joint. En:Tronzo R.G., eds. Surgery of the hip joint. Lea &Febiger. Philadelphia, 1973.
  2. Murphy JB. Arthroplasty. Ann Surg, 57:593-647, 1913
  3. Loewe O. ÜberHautimplatationanStelle der freienFaszien-plastik. München. MedWschr, 60: 1320, 1913.
  4. Smith-Peterson NM. Arthroplasty of the hip, a new method. J BoneJointSurg. 21: 269-288; 1939.
  5. Aufranc OE. Constructive hip surgery with Vitallium mold. A report on 1000 cases of arthroplasty of the hip over a 15-year period. J BoneJointSurg. 39A: 237-248; 1957.
  6. Judet R, Judet J. Technique and results with the acrylic femoral head prosthesis. J BoneJointSurg 34-B: 173, 1952.
  7. Thompson FR. Vitaliumintramedulary hip prosthesis; preliminary report. New York J.Med., 52:3011-3020, 1952
  8. Moore AT. Metal hip joint: new self-locking Vitalium prosthesis. SouthhernMed. J., 45:1015-1019; 1952.
  9. Amstutz HC, Grigoris P. Metal on metal bearings in hip arthroplasty. ClinOrthop, 329 :13-34 ; 1996.
  10. McKee GK, Watson-Farrar J. Replacement of arthritic hips by the McKee-Farrar prosthesis. J BoneJointSurg. 48-B:245-256; 1966.
  11. Ring PA. Complete replacement arthroplasty of the hip by the Ring Prosthesis. J BoneJointSurg. 50-B:720-731; 1968.
  12. Charnley J, Cupic Z. The nine and ten year results of the low-friction arthoplasty of the hip. ClinOrthop, 95: 9; 1973
  13. Charnley J, Halley DK. Rate of wear in total hip replacement. ClinOrthop, 112: 170-180,1975.
  14. Charnley J. The long-term result of low-friction arthoplasty of the hip as a primary intervention. J BoneJointSurg. 54-B:61; 1972
  15. Charnley J. The reaction of bone to self-curing acrylic cement: a long -term histologicl study in man. J BoneJointSurg. 52-B:340; 1970.
  16. Charnley J. Total hip replacement by low-friction arthoplasty. ClinOrthop, 72: 7; 1970
  17. Charnley J. The bondig of prosthesis to bone by cement. J Bone Joint Surg. 46-B:518; 1964.
  18. Charnley J. Arthoplasty of the hip: a new operation. Lancet, 1:1129, 1961.
  19. Wroblewski BM, Lynch M, Atkinson JR, Dowson D, Isaac GH. External wear of the polyethylene socket in cemented total hip arthoplasty. J BoneJointSurg (Br). 69:61-63; 1987.
  20. Wroblewski BM. Charnley low friction arthro-plasty. Review of the past, prente status, and prospect for the future. ClinOrthop, 210: 37-42,1986
  21. Wroblewski BM. 15-21 year results of the Charnley low friction arthro-plasty. ClinOrthop, 211: 30-35,1986
  22. Kolb A, Grübl A, Schneckener CD, Chiari C, Kaider A, Lass R, Windhager R. Cementless total hip arthroplasty with the rectangular titanium Zweymüller stem: a concise follow-up, at a minimum of twenty years, of previous reports.J Bone Joint Surg Am. 2012 Sep 19;94(18):1681-4

Qué prótesis de cadera elegir

Una prótesis de cadera es un dispositivo médico implantable que consta de tres partes: vástago femoral, prótesis de cabeza femoral y prótesis acetabular. Estos tres elementos reemplazarán la articulación de la cadera dañada para devolver la movilidad y aliviar el dolor del paciente.

Qué prótesis de cadera elegir
Una prótesis de cadera es un dispositivo médico implantable que consta de tres partes: vástago femoral, prótesis de cabeza femoral y prótesis acetabular. Estos tres elementos reemplazarán la articulación de la cadera dañada para devolver la movilidad y aliviar el dolor del paciente.
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN COREHIP® SYSTEM

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
CoreHip® System

… Sistema Core Hip DIEZ líneas de indicación. UNA Instrumentación. MÁS individualidad. UN RADIO UN DISEÑO DE ESCOFINA DIEZ LÍNEAS DE INDICACIÓN La serie de vástagos CoreHip® permite la realización independiente y por separado del desplazamiento …

Aesculap®
prótesis de cadera mínimamente invasiva

PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVA METHA®

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVA
Metha®

… Vástago corto de la cadera Metha® Evolución del estado de la artroplastia La prótesis Metha Short Hip Stem representa una nueva generación de implantes para la endoprótesis de cadera. …

Aesculap®
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN EXCIA® T

cementada o no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Excia® T

… Sistema de vástago de la cadera Excia® T Hombro cónico, mínimamente invasivo, que conserva el trocánter. El diseño distal del implante y la técnica de implantación estandarizada permiten utilizar el implante en diferentes …


Aesculap®
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Zimed Medical
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN 7031 SERIES

cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Zimed Medical
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN7033 SERIES

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN

… Vástago de reemplazo Calcar con doble revestimiento (sin cemento) (Aleación de CoCrMo) REF. NO TAMAÑO (mm)
Zimed Medical

prótesis de cadera no cementada

PRÓTESIS DE CADERA NO CEMENTADA ANA.NOVA®

de primera intención
PRÓTESIS DE CADERA NO CEMENTADA
ANA.NOVA®

… sistema de cadera ANA.NOVA® es la opción óptima para enfoques mínimamente invasivos, que van desde el clásico eje recto (Alpha Shaft) hasta el moderno eje corto (Alpha Proxy Shaft) y el eje de revisión. También forman …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓNSMR 100’S

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
SMR 100’s

El vástago SMR 100’s es un sistema modular concebido para el recambio protésico de cadera en los casos de displasia, resultados de fracturas y osteotomías. INDICACIONES • Displasia • Resultados de osteotomías • …

prótesis de cadera de revisión

PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN SMR RESECTION

cementada o no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN
SMR RESECTION

… Ensamblaje intraoperatorio Un ángulo Cérvico-Diafisario de 135° mejora la abducción optimizando la estabilidad de la cadera. La modularidad permite un ensamblaje intraoperatorio

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN BENFIX

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Benfix

… -Vástago largo sin cemento -Aleación de titanio forjado -Forma de cuello patentada para aumentar el ROM -El cuerpo distal extendido aumenta la estabilidad adicional en la diáfisis. -Los orificios para el cableado permiten la reducción …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN BENCOX II

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Bencox II

… – Vástago sin cemento – Aleación de titanio forjado -Dos tipos de revestimiento: Superficie granallada y microoxidada por arco – Forma de cuello patentada para aumentar el ROM – Sistema de doble conicidad – Sección transversal rectangular – …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN BENCOX ID

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Bencox ID

… – Vástago sin cemento – Aleación de titanio forjado -Recubrimiento poroso Ti-plasma probado de 1/2 -Forma de cuello patentada para aumentar el ROM -La geometría del vástago cónico convierte las fuerzas de cizallamiento en carga de compresión -Amplia …

prótesis de cadera de revisión

PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN MRP-TITAN®

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN
MRP-TITAN®

Largo del vástago femoral (mm): 130, 420, 190, 240, 250 mm

Aqui se puede encargar el video interactivo (CD) de la técnica quirúrgica que incluye, aparte de imágenes un amplia variedad de animaciones computarizadas muy detalladas

prótesis de cadera mínimamente invasiva

PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVA ANTHOLOGY™

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVA
ANTHOLOGY™

… añadir una copa acetabular en la pelvis para ayudar a restablecer la amplitud de movimiento de la cadera El sistema de cadera ANTHOLOGY tiene instrumentos integrados diseñados para enfoques …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN LINEAR®

Linear®

Ángulo CCD (°): 135 °

… quirúrgicos de la artroplastia total de cadera. El hombro lateral proximal de la cadera Linear es reducido, lo que facilita la implantación de la cadera Linear es reducido, lo que facilita …

Djo Surgical
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN CORAIL®

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
CORAIL®

… compactación técnica quirúrgica de sólo broche, el Sistema Total de Cadera CORAIL tiene demostró una supervivencia a largo plazo del 96,3% a los 25 años2En el tiempo, se han hecho adiciones a la cadera …


Depuy Synthes
prótesis de cadera de revisión

PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN

cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE REVISIÓN

… Soluciones personalizadas para la cadera Innovadoras soluciones personalizadas impresas en 3D para patologías de cadera difíciles. Acerca de Implantes y accesorios impresos en 3D a medida junto con un …


Corin
prótesis de cadera mínimamente invasiva

PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVAC.F.P.®

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA MÍNIMAMENTE INVASIVA
C.F.P.®

Ángulo CCD (°): 117, 126 °

… aflojamiento aséptico con una prótesis de cadera convencional. El diseño del vástago de la prótesis de cadera C.F.P. incorpora principios biomecánicos de carga y anclaje, …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN CONSERVE® PLUS

cementada o no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
CONSERVE® Plus

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN NOVATION® CFS™

cementada o no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Novation® CFS™

Características generales Novation CFS Cabezas de Cromo Colbalto y Ziramic™ Zirconia para conos 12/14, de distintos tamaños para proporcionar un rango de movimiento óptimo y una mayor flexibilidad intraoperatoria. Ángulo cérvico diafisario …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN EMERGENCE

cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
EMERGENCE

… El vástago femoral cementado EMERGENCE ha sido diseñado siguiendo la experiencia de Charnley-Kerboull. EVOLUTIS deseaba simplificar su uso en el día a día y cambió el sistema original de gestión del cuello (combinación de longitud y …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN AUSTIN MOORE

cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Austin Moore

… Artritis traumática, artritis reumatoide o displasia congénita de cadera Necrosis avascular de la cabeza del fémur Fractura traumática aguda de la cabeza o el cuello del fémur Cirugía de cadera previa …

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN FURLONG® H-A.C

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
Furlong® H-A.C

prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN THOMPSON

cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
THOMPSON

La prótesis de Thompson se emplea en las hemiartroplastias de cadera respetando el cartílago articular del acetábulo. Esta prótesis está indicada para pacientes con fractura de cadera. Características: · …


Surgival
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN ÓPTIMA

no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
ÓPTIMA

… Vástago femoral sin cemento ÓPTIMA Características: – Cuello pulido diseñado para generar menos restos de desgaste secundarios al empotramiento protésico. – El diseño del doble tapper se adapta a la mayoría de la anatomía del canal …


Naton Medical Group
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN

no cementadaPRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN

… Sistema de prótesis de cadera biológica El diseño del producto se basa en la mecánica de la ingeniería humana, la biología humana y la investigación de la patología clínica a largo plazo.

Ver los demás productos
Waston medical
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN ALPINE®

cementada o no cementada
PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN
ALPINE®

… VÁSTAGOS DE CADERA ALPINE El sistema de cadera Alpine® está diseñado con óptimos refinamientos de las mejores tecnologías clínicamente probadas del mercado. Los vástagos se ofrecen en opciones cementadas …


Waston medical
prótesis de cadera de primera intención

PRÓTESIS DE CADERA DE PRIMERA INTENCIÓN ENTRADA®

no cementada
  • ¿Cuáles son los componentes de una prótesis de cadera?

    Una prótesis de cadera consta de tres componentes principales:

    • El vástago femoral: se extrae la cabeza femoral del paciente y se fresa el canal femoral para insertarla. El vástago femoral puede cementarse o no —técnica conocida como «press-fit», o ajuste a presión—, lo que depende de la edad del paciente, de su morfología y su especificidad ósea, aunque también de las costumbres del cirujano.
    • La cabeza femoral: se coloca una cabeza esférica de metal, polímeros o cerámica en el extremo superior del vástago femoral para reemplazar la antigua cabeza femoral.
    • La prótesis acetabular —o cúpula—: se retira la superficie cartilaginosa del techo del acetábulo donde encajaba la antigua cabeza femoral, que se sustituye por dicho componente acetabular. Se pueden usar tornillos o cemento para mantenerlo en su lugar. Esta cúpula contiene un inserto de plástico, cerámica o metal, que estará en contacto con la cabeza femoral protésica.
  • ¿Qué materiales componen principalmente una prótesis de cadera?

    Los implantes de cadera se diferencian en función del material que se utilice para fabricarlos. Pueden ser de:

    • Metal: como el acero inoxidable, el cromo-cobalto o el titanio, que se utilizan sobre todo para la fabricación del vástago femoral.
    • Polímeros: como el polietileno, un plástico muy duro y el más utilizado en el mundo. Se trata de una sustancia inerte y perfectamente biocompatible que se introdujo en la ortopedia en la década de 1960 como componente de la prótesis acetabular cementado. Este material todavía se utiliza hoy en algunos pacientes, pero su desventaja es el riesgo de desgaste del plástico con el paso del tiempo y, por lo tanto, una vida útil más corta de la prótesis. Sin embargo, este riesgo sigue siendo moderado porque algunos pacientes han podido conservar una prótesis de este tipo durante 30 años y otros únicamente durante unos pocos años.
    • Cerámica: la cerámica es hoy una buena alternativa por su solidez. Se puede utilizar, por ejemplo, una cúpula de titanio y un inserto de cerámica.

    La parte móvil entre la prótesis de cabeza femoral y la cúpula forma el llamado par de fricción. Es la parte más frágil de la prótesis, especialmente en términos de desgaste. Existen cuatro posibles asociaciones:

    • Cerámica-polietileno.
    • Cerámica-cerámica.
    • Metal-polietileno.
    • Metal-metal.

    Cada par de fricción tiene sus ventajas y desventajas. El ortopedista elegirá el más adecuado atendiendo a criterios como la edad del paciente, las actividades físicas que practique, sus especificidades óseas, etc.

    Cabe señalar que, en general, no se recomienda el uso de los implantes «metal-metal». Algunas de las empresas que los fabricaban decidieron, entre el 2010 y el 2011, dejar de comercializarlos e incluso retirar los que no se habían utilizado por el bienestar de los pacientes. El problema provenía de la fricción entre los diferentes elementos del implante, que podría provocar el desprendimiento de pequeñas partículas de metal que luego pasaban a la sangre. En la articulación de la cadera, estas pequeñas partículas podían causar reacciones alérgicas con dolor y lesiones locales.

  • ¿Cuáles son los principales tipos de fijación?

    Como ya se ha evocado en la primera pregunta, las prótesis pueden fijarse al fémur y al acetábulo mediante cemento quirúrgico o a través del recrecimiento óseo secundario —sin cemento, o «press-fit»—. Es común asociar un vástago femoral cementado a una cúpula no cementada.

    Prótesis de cadera cementada de la marca Zimmer

    Las características de cada una de estas técnicas son las siguientes:

    Prótesis no cementada de la marca DePuy Synthes

    • Cemento quirúrgico: el cemento quirúrgico utilizado es un polímero acrílico. Tarda 15 minutos en endurecerse y el resultado es una fijación sólida al instante.
    • Sin cemento, o «press-fit»: las prótesis sin cemento —vástago o cúpula— se estabilizan después de seis a doce semanas gracias a un fenómeno de recrecimiento óseo. Para contribuir a este recrecimiento óseo, la superficie de la prótesis suele recubrirse con una fina capa de hidroxiapatita, un componente mineral del hueso. El hueso adyacente identifica la hidroxiapatita como uno de sus componentes y actúa rápidamente sobre el recubrimiento osteoconductor de la prótesis. La hidroxiapatita puede obtenerse químicamente.
  • ¿Cuál es la vida útil de una prótesis de cadera?

    En los últimos años ha mejorado mucho vida útil de las prótesis: la proporción de prótesis que siguen siendo funcionales tras diez años de uso es de alrededor del 99 % en pacientes de menos de 50 años.
    En pacientes mayores, y por lo tanto más sedentarios, se pueden observar cifras similares.
    Esto indica que la artroplastia de cadera es posible para pacientes de todas las edades.

    La vida útil de la prótesis depende principalmente de los siguientes factores:

    • La edad, el IMC y el nivel de actividad física del paciente.
    • El diámetro de la cabeza protésica.
    • El tipo de par de fricción —duro-blando o duro-duro—.

    En este último caso, es importante destacar que la longevidad de las prótesis se debe en gran medida a su composición. Las principales ventajas del par duro-duro —esto es, cuando las cabezas femorales y las cúpulas protésicas son ambas de metal o cerámica— son una tasa de desgaste muy baja y la posibilidad de utilizar cabezas femorales más anchas, lo que limita el riesgo de luxación. Cabe señalar que con los pares metal-metal y cerámica-cerámica, existe un riesgo de dispersión de residuos en los tejidos que rodean la prótesis —pregunta 2—; por consiguiente, se utiliza cada vez más el par cerámica-cerámica. Sufre pocas roturas y es resistente a la erosión por fricción.

  • ¿Cuáles son los riesgos asociados al uso de prótesis de cadera?

    Además de los riesgos inherentes a cualquier intervención quirúrgica —riesgos anestésicos, enfermedades nosocomiales—, las prótesis de cadera pueden dar lugar a complicaciones:

    • Riesgo de luxación: es una complicación considerable para el paciente y varía con el tiempo. Es particularmente alto durante los primeros meses después de la cirugía y disminuye una vez pasado el primer año. Si bien, con el tiempo, vuelve a aumentar de nuevo. Son varios factores los que pueden causar una luxación, relacionados con el paciente, la cirugía y los implantes, o incuso con el seguimiento postoperatorio. Tras una primera luxación, el riesgo de recurrencia es significativamente mayor.
    • Riesgo de infección: cualquier procedimiento quirúrgico implica un riesgo infeccioso, y este riesgo aumenta cuando se coloca una prótesis ya que se introduce un cuerpo extraño en el cuerpo. El sistema inmunológico se desvía y puede dar lugar a una inmunodeficiencia local. Una bacteria que en condiciones normales no tendría ninguna posibilidad de sobrevivir consigue desarrollarse alrededor de dicho cuerpo extraño. Este riesgo de infección puede ser más frecuente en los ancianos porque su sistema inmunitario es menos eficaz. Otros factores pueden aumentar el riesgo de infecciones, como la obesidad, que complica las intervenciones, o la diabetes, que reduce la inmunidad, o incluso el tabaco.
    • Riesgo de reacción alérgica: existe un riesgo de reacción alérgica relacionado con ciertos materiales que constituyen la prótesis.
    • Riesgo de cirugía de revisión: la disfunción, el desgaste o la rotura del implante pueden dar lugar a una cirugía llamada «de revisión».

La prótesis total de cadera

El médico sugiere la colocación de una prótesis total de cadera cuando la discapacidad es severa y cuando los daños articulares están muy avanzados. El paciente debe saber en qué consiste la intervención y a qué se expone tras la misma. Tras haber sido informado, él es quien decide. «Total» significa que la prótesis afecta a las dos partes de la articulación de la cadera: la parte de la pelvis (cotilo) y la parte del fémur (cabeza). Los modelos de prótesis total son numerosos. Estos varían según la forma, el material y el modo de fijación de la prótesis. Los dolores no se calman lo suficiente con los medicamentos analgésicos y la discapacidad que producen (molestias al caminar, reducción de las actividades) son buenas razones para contemplar la colocación de una prótesis total de cadera. Si. además, las lesiones de artrosis están muy avanzadas en las radiografías más recientes, esto ofrece una razón suplementaria para pensar en esta actuación. La duración de una prótesis varía entre 15 y 25 años según la edad, el peso y la actividad del paciente. Si se coloca la prótesis en un individuo joven, deberá cambiarse por lo menos una vez. Esto explica el interés de prolongar el mayor tiempo posible los medicamentos analgésicos antes de recurrir a la cirugía. Al contrario, contemplar la colocación de una prótesis a los 90 años implica correr riesgos: el de la anestesia y el de la inmovilización. La coxartrosis crea una discapacidad que no tiene la misma gravedad en un paciente sedentario que en aquel que conserva una actividad sostenida. La propuesta de colocación de una prótesis de cadera debe tener en cuenta estos aspectos. Las complicaciones son poco frecuentes. Dos de ellas son graves: la infección y la trombosis. La infección de la prótesis se previene con medidas tomadas antes, durante y después de la intervención. En preoperatoria, es conveniente buscar una infección «muda» (sin síntomas), urinaria o dental. Durante la intervención, deben respetarse las condiciones de asepsia más rigurosas. Por último, tras la colocación (y a veces varios meses o años después), hay que tratar toda la infección distante de la prótesis, tanto pulmonar, como urinaria o dental. La infección de la prótesis requiere una hospitalización con un tratamiento antibiótico intravenoso prolongado o, eventualmente, con la sustitución de la prótesis. El riesgo de trombosis venosa (flebitis) permanece durante las 6 semanas posteriores a la intervención. El levantamiento precoz, el tratamiento anticoagulante y las medias de contención son las principales medidas destinadas a evitar este tipo de accidente. Las complicaciones «mecánicas» son menos graves. La «dislocación» (luxación) de la prótesis se previene con el fortalecimiento se la musculatura que rodea la prótesis y evitando los «malos movimientos» o ciertos gestos en los meses posteriores a la intervención. La lista de complicaciones no debe hacer olvidar que, en la mayoría de casos, la vida del paciente se transforma con la intervención. La ausencia de dolor permite interrumpir la toma de analgésicos y de antiinflamatorios. La recuperación de la movilidad articular normal viene acompañada de la reanudación de las actividad.

¿Qué es la cadera y cuándo necesito una prótesis de cadera?

Aunque de una forma genérica todos sabemos qué es la cadera y para qué sirve, cuando tenemos un problema que puede implicar un reemplazo protésico nos pueden surgir algunas dudas. Conocer la anatomía de la cadera, su funcionamiento, cómo es una prótesis de cadera o en qué casos es el tratamiento recomendado nos permitirá afrontar con más información la intervención.

¿Qué es la cadera?

Es la articulación que une la pierna al tronco. Más concretamente, une la parte superior del fémur con la pelvis. El extremo superior del fémur tiene forma de esfera y se llama cabeza femoral. La pelvis tiene un receptáculo hemisférico en cada lado, llamado acetábulo, y en el que encaja la cabeza femoral.

La cabeza femoral se mueve dentro del acetábulo y ello nos permite andar y desplazarnos. Tanto la cabeza femoral como el acetábulo están recubiertos de cartílago, que facilita el deslizamiento de ambas estructuras sin que se produzca dolor. Además, todo el complejo se rodea de ligamentos y tejido fibroso que forman la cápsula articular. La cápsula (junto con la musculatura) ayuda a estabilizar la cadera y está rellena de líquido sinovial, que actúa como lubricante.

partes de una cadera

¿Qué es una prótesis de cadera?

En pocas palabras: una prótesis de cadera es un dispositivo médico artificial que reemplaza a nuestra cadera natural cuando ésta presenta daños.

Hay diferentes tipos de prótesis de cadera, que analizaremos en el apartado correspondiente a tipos de prótesis de cadera.

prótesis de cadera

¿Cuándo necesito una prótesis de cadera?

Las prótesis de cadera se utilizan para aliviar el dolor y para devolver la función a pacientes que no responden bien al tratamiento conservador (reposo, rehabilitación, anti-inflamatorios…).

Normalmente su médico podría recomendarle el reemplazo protésico de cadera en uno de los siguientes escenarios:

  • Fractura de cadera: Se trata de una rotura de la parte superior del fémur. Suele producirse en pacientes con osteoporosis previa. Es habitual el uso de prótesis parciales de cadera.
  • Artrosis de cadera: Es el desgaste del cartílago que recubre la superficie de la cabeza femoral y/o del acetábulo. Éste puede deberse al sobreuso, a causas desconocidas o a patologías previas que aceleren su desgaste. En estos casos se suele optar por el uso de prótesis totales de cadera.

 

¿Cómo Es Una Operación De Prótesis De Cadera?

¿Cómo es una operación de prótesis de cadera?

Entrar en un quirófano siempre genera cierta intranquilidad pero quizás saber cómo va a ser la cirugía a la que nos enfrentamos, después de haber leído cómo prepararse para la intervención, nos ayuda a estar más tranquilos.

¿Cómo es la anestesia para una cirugía de prótesis de cadera?

La implantación de una prótesis de cadera es una cirugía mayor que requiere de una buena anestesia para evitar el dolor al paciente y para relajar la musculatura de la zona.

En función del tipo de cirugía, el tiempo previsto de duración y los antecedentes médicos del paciente, se puede optar por una anestesia general o por anestesia locorregional. En algunos pacientes, se puede combinar la anestesia locorregional con el uso de sedantes para ayudarles a relajarse.

¿Cuánto dura una cirugía de prótesis de cadera?

Pues depende del tipo de cirugía (primaria, de revisión…) y de las características del paciente (estado general de salud, sobrepeso…). En principio, una cirugía primaria de cadera debería durar entre una y dos horas, aunque pueden registrarse variaciones.

¿Cómo es una cirugía de prótesis de cadera?

Una vez el paciente ha sido anestesiado y el campo quirúrgico preparado, se practica una incisión en la zona a operar. La zona de abordaje puede variar en función de las características del paciente o de las preferencias personales del cirujano.

Se expone la articulación de la cadera y se reseca el hueso necesario para implantar la prótesis. Generalmente se corta el cuello y la cabeza femoral y se fresa la parte más superficial del acetábulo pélvico. También se horada parte del fémur con el fin de hacer hueco para insertar el vástago de la prótesis de cadera. Para todos estos pasos se emplean instrumentos diseñados a tal fin.

Su cirujano realizará lo que se conoce como una reducción de prueba, que consiste en situar en posición una prótesis temporal que le permitirá conocer el tamaño de los componentes que mejor se adapten a su anatomía. Una vez satisfecho con la elección, procederá a fijar en posición los componentes definitivos (vástago, cotilo, cabeza femoral e inserto si se trata de una prótesis total de cadera. En función de las características del paciente o las preferencias del cirujano, la fijación podrá ser mediante cemento óseo o por medio de implantes que busquen una fijación biológica u osteointegración.

Finalmente se procederá al cierre de todos los planos de la herida quirúrgica mediante el uso de suturas y/o grapas quirúrgicas.

 

Tipos De Prótesis De Cadera

Tipos de prótesis de cadera

El médico ha determinado que la mejor opción para mi problema es la implantación de una prótesis de cadera pero, ¿qué tipos de prótesis hay? ¿en qué  casos son indicados cada uno de ellos? ¿cómo se fija al hueso? Todas estas son preguntas muy habituales que se suelen hacer los pacientes, en este post les daremos respuesta.

¿Qué tipo de prótesis de cadera me implantaran?

La prótesis a utilizar depende de múltiples factores, siendo los más decisivos el tipo de patología (fractura o desgaste articular), la edad del paciente o la calidad de sus huesos. La existencia de cirugías previas también es determinante, como también lo es la experiencia y preferencias personales del cirujano que le opere.

¿Qué tipos de prótesis de cadera existen en el mercado?

En la sección ¿Qué es la cadera y cuándo necesito una prótesis? hemos definido a la cadera como la articulación entre la parte superior del fémur y el acetábulo de la pelvis. Las prótesis se utilizan para devolver la función y restaurar la función del área y por ello tienen diferentes componentes. Las prótesis de cadera se clasifican en función de cómo se realice la sustitución de los huesos afectados.

prótesis de cadera: tipos

 

  • Prótesis total de cadera: Compuesta por un vástago que une la prótesis al fémur; un cotilo que la fija a la pelvis y dos componentes que articulan entre sí: la cabeza femoral y el inserto acetabular. Las prótesis totales de cadera suelen usarse en los casos de artrosis o desgaste articular.
  • Prótesis parcial de cadera: Al igual que la prótesis total, se fija al fémur por medio de un vástago, pero la cabeza femoral (de mayor tamaño que en el caso de las prótesis totales) articula directamente contra la pelvis. Esto se debe a que se emplea en el tratamiento de fracturas del fémur y se supone que el acetábulo puede no estar desgastado. Además, las fracturas suelen darse en pacientes que caminan poco y el no utilizar cotilo hace que la cirugía sea algo menos agresiva.
  • Prótesis de revisión: Puede ser total o parcial. Son prótesis que se utilizan para reemplazar una ya existente y que presenta algún problema. Normalmente son de mayor tamaño y pueden tener componentes modulares para adaptarse a una anatomía que ya no es la original del paciente.
  • Prótesis de resuperficialización (o resurfacing): Son una especie de capuchón metálico que se sitúa sobre la cabeza femoral y que articula contra un cotilo también metálico. Fueron diseñadas pensando en pacientes jóvenes con buena calidad ósea y que, por su esperanza de vida, posiblemente tendrían que enfrentarse a una o varias cirugías de revisión de la prótesis. Sin embargo, algunos modelos han presentado problemas de durabilidad y hoy en día es más habitual el uso de prótesis totales con vástagos más cortos que los convencionales.

 

modelos de prótesis de cadera

¿Cómo se fija la prótesis al hueso?

En el punto anterior veíamos que las prótesis de cadera tienen elementos que la sujetan al hueso (vástago y cotilo) y otros que permiten el movimiento articular (cabeza femoral e inserto acetabular).

Hay dos modos de anclar la prótesis al hueso:

  • Fijación cementada: Se utiliza cemento óseo alrededor de la prótesis que, al fraguar, sujeta el implante al hueso. Tiene la ventaja de proporcionar una sujeción inmediata que permite movilizar al paciente tan pronto como éste lo tolere, independientemente de su calidad ósea. A cambio, el cemento puede ir degenerando con el paso del tiempo. Suele utilizarse en pacientes con osteoporosis severa y es habitual su uso en el tratamiento de fracturas.
  • Fijación no cementada: Las superficies de la prótesis se recubren de materiales porosos que imitan la textura del hueso y permiten que éste se vaya entremezclando con el recubrimiento, fijando así el implante. Tiene la ventaja de ser una fijación más natural que la proporcionada por el cemento, pero su éxito depende de las condiciones previas del paciente. Suele emplearse en pacientes con relativa buena calidad ósea.

¿Cómo articula la prótesis?

La cabeza femoral y el inserto acetabular se fabrican en materiales con bajo coeficiente de fricción y buscan facilitar la movilidad de la prótesis. Los materiales más habituales (o pares articulares) más frecuentes utilizados en prótesis de cadera son:

diferencias entre prótesis de cadera

  • Cabeza femoral metálica e inserto acetabular de polietileno (Par metal-polietileno): Es el que lleva más años en el mercado y la fiabilidad es su principal ventaja. Como inconvenientes se puede señalar que se desgasta más rápido que otros pares de fricción y que las partículas resultantes de ese desgaste pueden aflojar la prótesis del hueso. Además, como el polietileno tiene que ser bastante grueso para compensar su desgaste, las cabezas femorales son más pequeñas y el riesgo de luxación (que la prótesis se salga de su lugar) es mayor.
  • Cabeza femoral e inserto acetabular cerámicos (Par cerámica-cerámica): La dureza de la cerámica, unida a su hidrofilidad, ofrece un desgaste casi nulo. Además, las cabezas pueden ser de mayor tamaño que las de los pares metal-polietileno. Entre sus inconvenientes se encuentran su mayor coste y un cierto riesgo de rotura del material debido a la fragilidad del material, aunque éste es realmente reducido.
  • Cabeza femoral cerámica e inserto acetabular de polietileno (Par cerámica-polietileno): Es un híbrido entre las dos opciones anteriores. Tiene algo menos de desgaste que el metal-polietileno y menos riesgo de rotura que la cerámica.
  • Cabeza femoral de metal e inserto de policarbonato uretano (Par metal-PCU): Se distribuye bajo la denominación comercial TriboFit y es una de las últimas incorporaciones al mercado. Permite el uso de cabezas de gran diámetro y presenta una elasticidad mucho más parecida al del cartílago natural de la cadera. Como inconveniente relativo se puede señalar el poco tiempo que lleva en el mercado (menos de diez años).

Prótesis de cadera de primera intención Core Hip® System

 

 

Técnicas en abordajes de la cadera. Abordaje Lateral Indirecto Modificado (ALIM)

 

Resumen

Vía de abordaje para la cadera, lateral indirecto modificado (ALIM) para la artroplastia parcial o total de la cadera primaria y de revisión (RTC);  nos enseñan un acceso rápido, técnicamente fácil, proporcionando mejor orientación de los componentes o para la colocación de injertos, permitiendo una exposición excelente para los problemas reconstructivos complejos en el acetábulo y el fémur. Deja el trocánter mayor intacto, mejorando la estabilidad rotatoria que se necesita en los implantes femorales, no lesiona el glúteo medio por lo cual no produce déficit, menores tiempos para la deambulación, observándose mayor fuerza abductora. Utilización de mini- incisión, observando mejor exposición y menores índices de morbi-mortalidad asociados a la técnica quirúrgica debido al menor sangrado, menores índices de luxación, tromboembolismo e infección por el menor grado de daño y mayor control de los tejidos blandos circundantes, mayor estabilidad con un rango de rotación externa en extensión de la cadera mayor que con el abordaje tradicional de Hardinge, sin incidencia de parálisis o lesiones neurovasculares, osificaciones heterotópicas y mayor versatilidad en sus indicaciones.

Introducción

La artroplastia total de la cadera (RTC), es un procedimiento que se desarrolla desde los años sesenta siendo la mejor solución de que disponemos hoy día para recuperar la función articular como un acto quirúrgico que va encaminado al existo basado en un principio en la experiencia del cirujano en el abordaje utilizado, la agilidad con que maneja la vía y el conocimiento de esta, la resistencia y fijación ósea del material y el instrumental utilizado, exigiendo al cirujano precisión en la distribución de la carga durante el acto operatorio (Biomecánica) y el análisis del límite de resistencia trabecular para mantener la fijación de estos implantes artificiales y sus altos coeficientes de fricción que superan en más de setenta (70) veces a los fisiológicos limitando sus resultados; ocasionando aflojamientos y desgaste de los materiales, con graves problemas de osteolisis.

Es muy frecuente observar la realización del abordaje lateral directo de la cadera descrito por Hardinge en 1982 en ochenta y tres (83) artroplastias, encontrado como excelente en la exposición del fémur proximal y el acetábulo, siendo descrito con tiempos operatorios menores, perdidas sanguíneas mínimas y tiempos de deambulación con tasas de luxación muy bajas (2.5%) e incidencia de osificaciones heterotópicas en un 61% en estudios basados en evidencia medica mundial. (1-4); Ver Figura 1.

 

indirecto_modificado_ALIM

Figura 1.

 

Se resalta la gran influencia que el abordaje del cirujano tiene en la reconstrucción de la articulación de la cadera mostrando una opción más de abordaje; el lateral indirecto modificado (ALIM) para la artroplastia de cadera con mínima incisión. Se muestran los riesgos y beneficios de esté abordaje, como son la no parálisis o lesión del nervio ciático o crural,, signos del Trendelenburg negativos, rehabilitación precoz, utilización de la mini- incisión, menores tiempos quirúrgicos y de ingreso articular, menores índices de tromboembolismo, infección y mayor estabilidad con un rango de rotación externa en extensión de la cadera que con el abordaje tradicional de Hardinge, sin incidencia de luxación (6), ni de osificaciones heterotópicas y mayor versatilidad en sus indicaciones. (5-12);

Nueva Técnica en abordajes de la cadera. Abordaje Lateral Indirecto Modificado. ALIM



prótesis total de cadera

PRÓTESIS TOTAL DE CADERA ANTERIOR MÍNIMAMENTE INVASIVA

Determinadas patologías como la artrosis de cadera o la necrosis de la cabeza femoral pueden requerir la sustitución de la articulación por una prótesis total de cadera. Esta artroplastia se puede realizar mediante un abordaje anterior mínimamente invasivo que preserva todos los músculos y tendones, lo que permite una recuperación más rápida y reduce el riesgo de luxación de la prótesis.

PRÓTESIS TOTAL DE CADERA ANTERIOR MÍNIMAMENTE INVASIVA

NOTICIAS RELACIONADAS:

Incisión en biquini

LA INCISIÓN “BIKINI” PARA LA INSTALACIÓN MÍNIMAMENTE INVASIVA DE UNA PRÓTESIS TOTAL DE CADERA

La incisión “Bikini” es una evolución del abordaje anterior mínimamente invasivo de Hueter que permite la instalación de una prótesis total de cadera preservando las estructuras anatómicas circundantes, es decir, sin sección musculotendinosa reduciendo así el tiempo de recuperación y el riesgo de luxación (dislocación) de la prótesis

Cicatriz de biquini

La incisión “Bikini” es una evolución del abordaje anterior mínimamente invasivo de Hueter que permite la instalación de una prótesis total de cadera preservando las estructuras anatómicas circundantes, es decir, sin sección musculotendinosa reduciendo así el tiempo de recuperación y el riesgo de luxación (dislocación) de la prótesis

Se trata simplemente de una modificación de la posición de la abertura cutánea que, en lugar de ser vertical en el eje del muslo, se produce horizontalmente paralela a los pliegues cutáneos. Salvo este cambio en la orientación de la incisión cutánea, el resto del abordaje se realiza como un abordaje anterior clásico garantizando las mismas ventajas en cuanto a recuperación muscular y estabilidad de la prótesis.

 

Su ventaja es esencialmente cosmética porque la cicatriz, que mide entre 7 y 10 centímetros, se funde más con los pliegues inguinales y permite, en teoría, quedar oculta bajo el traje de baño, de ahí el nombre que recibe. Otra ventaja es, en pacientes con mucho sobrepeso, alejar la abertura cutánea de los pliegues del delantal abdominal para evitar la maceración y el riesgo de infección durante la fase de cicatrización.

 

Desde un punto de vista técnico, la principal dificultad radica en el nivel al que debe colocarse esta abertura cutánea para obtener una exposición óptima de la cadera intervenida. De hecho, una vez realizada la incisión, ya no es posible extenderla hacia arriba o hacia abajo, lo que, en caso de una mala colocación, puede causar dificultades de exposición.

 

En conclusión, la incisión “Bikini” puede proporcionar un mejor resultado estético pero es técnicamente más exigente que una incisión clásica y por lo tanto debe ser realizada por un cirujano con buena experiencia en el abordaje Hueter anterior mínimamente invasivo. .

cadera normal
cadera normal
Coxartrosis: desgaste del cartílago
Coxartrosis: desgaste del cartílago
cadera normal
cadera normal
coxartrosis
coxartrosis

La prótesis total de cadera reemplaza tanto el cartílago de la pelvis como el de la cabeza del fémur. Por lo tanto, se compone de 2 partes llamadas implantes:

  • Fijación de un acetábulo protésico en la pelvis
  • un vástago femoral que se une al fémur
prótesis total de cadera
prótesis total de cadera
prótesis total de cadera
prótesis total de cadera

ANTES DE LA INTERVENCIÓN

El establecimiento de una prótesis total de cadera se lleva a cabo durante una intervención quirúrgica. Esto se planificó previamente en consulta para elegir el tipo de prótesis que mejor se adapta al caso del paciente. La intervención también estuvo precedida de una consulta de anestesia y un control preoperatorio con el objetivo de comprobar que el paciente está físicamente apto para ser operado y minimizar el riesgo de complicaciones postoperatorias, especialmente infecciosas. Esta evaluación generalmente incluye un análisis de sangre, una evaluación cardiovascular pero también una evaluación dental destinada a eliminar todos los focos infecciosos para evitar la contaminación de la prótesis por microbios.

ELECCIÓN DE LA PRÓTESIS:

Existen diferentes tipos de prótesis de cadera que se diferencian principalmente en:

  • par de fricción
  • su tipo de fijación en el hueso

PAR DE FRICCIÓN

Esta es el área donde las 2 partes protésicas están en contacto y se deslizan una sobre la otra permitiendo la movilidad de la articulación. La elección del material para este par de fricción es fundamental porque tiene un impacto directo en la vida de la prótesis. En la actualidad se da preferencia a los pares de fricción cerámicos cuyo desgaste es casi nulo oa veces, por el implante acetabular, un polietileno (plástico) altamente reticulado cuyo desgaste también es muy bajo.

Prótesis total con pareja de fricción cerámica Biolox Delta (rosa)
Prótesis total con pareja de fricción cerámica Biolox Delta (rosa)

FIJACIÓN DE LA PRÓTESIS

Existen 2 tipos de fijación de la prótesis en el hueso. O se cementa la prótesis en el hueso, es decir se vierte un cemento líquido en el hueso en el que se colocan los implantes y así se fija al hueso. O bien la prótesis se impacta (la llamada fijación “sin cemento”) y se apoya directamente sobre el hueso que empujará hacia atrás al contacto inmediato con la prótesis para evitar que se mueva. La elección del tipo de fijación depende de la calidad del hueso, de determinados factores anatómicos y del par de fricción elegido por el cirujano.

ELECCIÓN DEL TAMAÑO DE LA PRÓTESIS

Obviamente, existen diferentes tamaños de implantes para corresponder lo más posible a la anatomía del paciente operado. Antes de la operación se realiza una planificación del tamaño de la prótesis a partir de radiografías o un escáner. Es fundamental porque permite limitar este riesgo de longitud desigual de los miembros inferiores al final de la operación. El uso de TC combinado con la planificación por computadora a veces es útil, especialmente para pacientes con una forma de cadera “atípica”, lo que a veces conduce al uso de un vástago femoral hecho a medida.

DESARROLLO DE LA INTERVENCIÓN

La intervención se desarrolla en un quirófano que cumple con estrictas normas de limpieza y seguridad. El paciente se coloca boca arriba en una mesa de operaciones.

La duración de la intervención es de aproximadamente 1 hora. A esto hay que sumar el tiempo necesario para realizar la anestesia y colocar al paciente en la mesa de operaciones. Esta intervención puede realizarse bajo anestesia general o bajo anestesia raquídea que es una anestesia loco-regional donde solo se duerme la parte inferior del cuerpo (como en la anestesia epidural). Es el anestesiólogo en consulta con el paciente quien decidirá el modo de anestesia más adecuado al caso de este último.

VÍDEO DE LA OPERACIÓN

ABORDAJE ANTERIOR MÍNIMAMENTE INVASIVO DE HUETER

Existen diferentes técnicas para configurar una prótesis total de cadera. El abordaje anterior mínimamente invasivo de Hueter tiene muchas ventajas. A diferencia de las técnicas comúnmente utilizadas (abordaje posteroexterno de Moore, abordaje anterior de Hardinge, abordaje transtrocantérico), este abordaje permite conservar las estructuras anatómicas circundantes ya que es una técnica que permite acceder a la cadera sin sección musculotendinosa ni ósea.

Abordaje anterior mínimamente invasivo
Abordaje anterior mínimamente invasivo con preservación muscular (flecha verde) – Abordaje posteroexterno de Moore pasando por el glúteo mayor con sección de los tendones pélvico-trocantéricos (flecha roja)

Preservar el entorno muscular parece fundamental porque garantiza una recuperación más rápida y un menor riesgo de luxación (luxación) de la prótesis. Esta técnica también permite limitar el tamaño de la incisión en la piel, que suele ser inferior a 8 centímetros. El abordaje anterior mínimamente invasivo es una técnica que se puede utilizar en casi todos los pacientes a la hora de colocar una primera prótesis total de cadera. Por otro lado, no siempre permite el tratamiento de los casos más raros y complejos que pueden requerir un abordaje más extenso.

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO

La rehabilitación se inicia el mismo día o al día siguiente de la intervención con la ayuda de fisioterapeutas. Salvo casos especiales, se autoriza desde el inicio el apoyo del peso sobre el miembro intervenido. Al principio la marcha se realiza con muletas que se irán abandonando progresivamente. El abordaje anterior mínimamente invasivo a menudo permite una recuperación más rápida que con otras técnicas y, a menudo, proporciona una mejor estabilidad para caminar debido a la preservación del entorno muscular.

La duración de la hospitalización es de 1 a 3 días, la operación a veces se puede realizar de forma ambulatoria. A la salida de la clínica, el paciente operado puede volver directamente a su domicilio y se continúa con la rehabilitación con un fisioterapeuta de ciudad a razón de 2 a 3 sesiones por semana durante 1 mes aproximadamente. Cuando las condiciones de acceso a la vivienda son demasiado complicadas o si el paciente es mayor y no se le puede ayudar en la realización de las tareas diarias (compras, comidas, etc.), se puede considerar una estancia en un centro de rehabilitación por un período generalmente inferior a 3 semanas

Se programa una consulta con radiografías de control de la prótesis con el cirujano nada más salir el paciente de la clínica. Generalmente se realiza de 4 a 6 semanas después de la operación y su finalidad es comprobar que se ha recuperado correctamente la marcha y la movilidad de la cadera. Una segunda consulta de seguimiento generalmente es deseable alrededor de 3 meses después de la operación. Posteriormente, se recomienda un seguimiento de la prótesis mediante radiografías, espaciadas unos años, para comprobar que no existe un desgaste anormal de los implantes o del hueso circundante.

RECUPERACIÓN DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO.

La recuperación suele ser rápida. Inmediatamente se reanuda la marcha. Como precaución, se recomienda conservar al menos un bastón durante las primeras 2 semanas, más si es necesario.

El dolor moderado en la ingle a menudo está presente durante el primer mes y luego desaparece rápidamente.

Se puede reanudar la conducción de 2 a 4 semanas después de la operación dependiendo de la facilidad del paciente. En cuanto a las actividades deportivas, se pueden considerar de 2 a 3 meses después de la operación, favoreciendo deportes sin impacto (ciclismo, natación, etc.).

LOS RIESGOS ASOCIADOS A LA INTERVENCIÓN

Lamentablemente, el riesgo cero no existe en la cirugía. Cualquier intervención implica riesgos y tiene sus límites. Tienes que aceptarlos o de lo contrario no te operaras. Sin embargo, si te proponen una operación es porque el cirujano y el anestesiólogo creen que el beneficio esperado es claramente mayor que el riesgo que se corre.

Algunos riesgos son comunes a todos los tipos de cirugía. Este es el caso de la infección donde los microbios llegan a invadir la zona operada. Es una complicación afortunadamente poco frecuente pero que, cuando se presenta, requiere el lavado de la prótesis durante una nueva intervención y la toma de antibióticos. Más raramente, algunas infecciones pueden requerir el cambio de prótesis. un hematoma también puede ocurrir en el área operada. Suele evitarse o limitarse con la instalación de un drenaje aspirante al final de la intervención que será retirado en los días siguientes a la operación. A veces, en caso de sangrado abundante, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Excepcionalmente, es necesaria la intervención para evacuar un gran hematoma a tensión.
La cirugía de cadera también aumenta el riesgo de aparición de flebitis que puede complicarse con una embolia pulmonar . Para limitar al máximo este riesgo, se prescribe un tratamiento anticoagulante para diluir la sangre (en forma de inyecciones o comprimidos diarios) durante todo el mes siguiente a la operación.

También existen riesgos específicos de la cirugía de reemplazo de cadera. En primer lugar, la prótesis puede dislocarse ( dislocación ). La luxación ocurre con mayor frecuencia en las primeras semanas posteriores a la colocación de la prótesis, cuando aún no ha cicatrizado todo a su alrededor. Cuando está dislocado, es necesaria una breve anestesia para volver a colocarlo. También sucede que ambas piernas no tienen exactamente la misma longitud después de la operación. Esta discrepancia de longitud a menudo se tolera bien y pasa desapercibida. Si este no es el caso y hay una cojera, puede ser necesario prescribir el uso de una suela de compensación.

Finalmente, también pueden ocurrir complicaciones más raras. Se puede producir una fractura del fémur al manipularlo durante la operación. Generalmente tiene como consecuencia la postergación de la reanudación del apoyo. Los nervios también pueden dañarse accidentalmente durante la operación con riesgo de parálisis o pérdida de sensibilidad de la extremidad operada que puede ser temporal o permanente.
Si tiene alguna inquietud sobre el procedimiento, no dude en consultar a su cirujano o al anestesiólogo para que puedan resolver sus dudas.

LA PRÓTESIS ANTERIOR DE CADERA EN ALGUNAS PREGUNTAS

¿QUÉ RESULTADO SE PUEDE ESPERAR DE UNA PRÓTESIS TOTAL DE CADERA?

La prótesis de cadera tiene como objetivo restaurar la función satisfactoria de la articulación de la cadera. Su finalidad es doble: eliminar el dolor y devolver la movilidad a la articulación. Eventualmente, la gran mayoría de los pacientes olvidan que tienen una prótesis de cadera. Sin embargo, esta afirmación debe ser moderada de acuerdo con la patología inicial que motivó la colocación de dicha prótesis. En el caso de determinadas malformaciones de la cadera, puede persistir en el tiempo una cojera ligada a un déficit muscular original.

HE TENIDO DOLOR DE CADERA DURANTE VARIOS AÑOS. ¿DEBO PONERME UNA PRÓTESIS DE CADERA?

La prótesis de cadera es una intervención funcional y por tanto no obligatoria. Solo el paciente puede decir si su malestar es lo suficientemente significativo como para justificar una intervención. Sin embargo, cuando el desgaste de la articulación no es muy avanzado, es necesario, antes de plantearse la cirugía, haber intentado primero aliviar el dolor con tratamientos medicamentosos (analgésicos, infiltraciones de ácido hialurónico) que muchas veces pueden retrasar la colocación de la prótesis.

¿CUÁL ES LA VIDA ÚTIL DE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

La vida útil de una prótesis de cadera de primera línea varía según el tipo de prótesis, los materiales del par de fricción de la articulación protésica, pero también la actividad del paciente (muy dinámico o sedentario). Sin embargo, podemos decir razonablemente hoy que la vida útil de una prótesis es de unos 20 años y probablemente más con pares de fricción de bajo desgaste como la cerámica, cuyos resultados son muy prometedores.

¿SOY DEMASIADO JOVEN PARA OPERARME DE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Detrás de esta pregunta se encuentra la cuestión de la vida útil de la prótesis. Porque reemplazar una prótesis de cadera es una operación más complicada y probablemente dará un resultado funcional menor que para la prótesis de primera intención. Por lo tanto, es preferible adaptar las prótesis a personas que quizás nunca necesiten cambiarlas, es decir, mayores de 65 años. Sin embargo, lo preferible no debe ser un dogma y es mejor tener una prótesis de cadera a una edad en la que se puede beneficiar de ella que retrasar indefinidamente el momento de la intervención a costa de dolores y limitaciones difíciles de sobrellevar. Así, en casos de afectación de cadera en sujetos menores de 40 años (por ejemplo, osteonecrosis aséptica de la cabeza femoral),

¿DE QUÉ MATERIAL ESTÁ HECHA LA PRÓTESIS?

Las prótesis de cadera se fabrican con materiales inertes biocompatibles por lo que los riesgos de alergia o rechazo son excepcionales. Las partes metálicas de los implantes protésicos son aleaciones que, en la mayoría de los casos, están hechas de cromo-cobalto o titanio. Los implantes no cementados suelen estar recubiertos con materiales osteoconductores para facilitar la rehabilitación del hueso en contacto con el implante. En cuanto al par de fricción de la prótesis, es decir las superficies de contacto entre los implantes del acetábulo y el fémur, pueden ser de cerámica, metal o polietileno (plástico). La tendencia actual es favorecer los pares de fricción con bajo desgaste y en particular la cerámica (Alúmina).

¿HAY MOVIMIENTOS QUE EVITAR DESPUÉS DE COLOCAR LA PRÓTESIS?

Esta es la gran ventaja del abordaje anterior mínimamente invasivo frente a otras técnicas de implantación de prótesis de cadera. En efecto, con esta técnica, aunque no sea nulo, el riesgo de luxación (dislocación) de la prótesis se reduce muy claramente debido a la preservación del entorno tendinoso y muscular. Además, los movimientos que pueden conducir a la luxación de la prótesis son inusuales en la vida cotidiana (extensión de cadera combinada con rotación externa). Por lo tanto, aunque debemos ser cautelosos en los primeros 2 meses posteriores a la operación, esta técnica, a diferencia de las demás, no requiere dormir con una almohada entre las piernas y no prohíbe inclinarse hacia adelante.

¿HAY QUE ADECUAR EL DOMICILIO TRAS LA INSTALACIÓN DE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

No, no es necesario. Sin embargo, algunos accesorios que no se consideran esenciales, pueden sin embargo facilitar la comodidad durante las primeras semanas posteriores a la operación. Este es particularmente el caso del asiento elevador en el caso de inodoros bajos.

SI EL ABORDAJE ANTERIOR MÍNIMAMENTE INVASIVO TIENE VENTAJAS, ¿POR QUÉ LOS CIRUJANOS NO LO UTILIZAN MÁS PARA COLOCAR PRÓTESIS DE CADERA?

Esta técnica, si bien es muy antigua, estuvo hasta hace pocos años poco extendida y por lo tanto poco enseñada, sobre todo en los hospitales universitarios, donde se forman los cirujanos. Esta es, por tanto, la razón principal de su baja distribución.

¿DÓNDE SE UBICARÁ LA CICATRIZ?

Cuando la prótesis se implanta mediante un abordaje anterior mínimamente invasivo, la cicatriz se localiza en la superficie anterior de la articulación, a lo largo oa veces transversalmente en el pliegue de la ingle (cicatriz “Bikini”). Es de tamaño limitado, la mayoría de las veces menos de 8 centímetros. Se suele apreciar su aspecto cosmético. Se puede mejorar con el uso de cremas oleosas que favorezcan la reepidermización y protegiendo la cicatriz de la exposición solar durante los 2 años siguientes a la operación.

¿TENGO QUE ESTAR DORMIDO DURANTE LA OPERACIÓN?

No, esta operación se puede realizar con anestesia locorregional en ausencia de contraindicaciones para este tipo de anestesia.

¿LA OPERACIÓN ES DOLOROSA?

Esta es una operación que provoca un dolor moderado en los primeros días del postoperatorio. Estos dolores a menudo se alivian bien con tratamientos analgésicos convencionales y aplicación de hielo en la cadera. Sin embargo, la sensación de dolor es algo muy personal y, por lo tanto, puede variar de un paciente a otro.

¿CUÁL ES LA DURACIÓN DE LA HOSPITALIZACIÓN?

La duración de la hospitalización generalmente varía entre 1 y 3 días. Bajo ciertas condiciones, esta operación se puede realizar de forma ambulatoria.

¿CUÁNTO TIEMPO SE TARDA EN RECUPERAR LA INDEPENDENCIA?

La autonomía satisfactoria a menudo se encuentra después de 4 a 6 semanas.

¿CUÁNTO TIEMPO DESPUÉS DE MI OPERACIÓN PUEDO VOLVER A VIAJAR?

Se necesitan entre 2 y 3 meses para poder viajar lejos en buenas condiciones (llevar equipaje, pisotear durante las visitas, etc.)

¿CUÁNDO PUEDO CONDUCIR DE REGRESO DESPUÉS DE LA OPERACIÓN? ¿PUEDO HACER VIAJES EN COCHE?

Suele tardar de 2 a 4 semanas después de la operación en poder renovarse. Los viajes como pasajero pueden realizarse antes, pero suelen ser incómodos debido a la baja posición del asiento y es mejor limitar su frecuencia y, sobre todo, su duración.

¿CUÁNTO DURA EL PARO LABORAL DESPUÉS DE LA OPERACIÓN?

Todo depende de la profesión y del nivel de actividad física requerida. Generalmente varía entre 1 mes y 3 meses.

¿SE PUEDE HACER DEPORTE CON UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Sí, pero es mejor favorecer los deportes de vertedero que los de impacto. Se preferirá, por tanto, el ciclismo y la natación, pero la experiencia de pacientes que no respetan estas indicaciones ha demostrado que se podrían practicar determinados deportes más restrictivos para la prótesis, como el esquí. La reanudación del deporte generalmente no ocurre antes del 3er mes postoperatorio.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS ASOCIADOS CON LA INSTALACIÓN DE UNA PRÓTESIS TOTAL DE CADERA?

Lamentablemente, el riesgo cero no existe en la cirugía. Cualquier intervención implica riesgos y tiene sus límites. Tienes que aceptarlos o de lo contrario no te operarás. Sin embargo, si te proponen una operación es porque el cirujano y el anestesiólogo creen que el beneficio esperado es claramente mayor que el riesgo que se corre.

Algunos riesgos son comunes a todos los tipos de cirugía. Este es el caso de la infección donde los microbios llegan a invadir la zona operada. Es una complicación afortunadamente poco frecuente pero que, cuando se presenta, requiere el lavado de la prótesis durante una nueva intervención y la toma de antibióticos. Más raramente, algunas infecciones pueden requerir el cambio de prótesis. También puede ocurrir un hematoma en el área operada. Suele evitarse o limitarse con la instalación de un drenaje aspirante al final de la intervención que será retirado en los días siguientes a la operación. A veces, en caso de sangrado abundante, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Excepcionalmente, es necesaria la intervención para evacuar un gran hematoma a tensión.

La cirugía de cadera también aumenta el riesgo de aparición de flebitis que puede complicarse con una embolia pulmonar. Para limitar al máximo este riesgo, se prescribe un tratamiento anticoagulante para diluir la sangre (en forma de inyecciones o comprimidos diarios) durante todo el mes siguiente a la operación.

También existen riesgos específicos de la cirugía de reemplazo de cadera. En primer lugar, la prótesis puede dislocarse (dislocación). La luxación ocurre con mayor frecuencia en las primeras semanas posteriores a la colocación de la prótesis, cuando aún no ha cicatrizado todo a su alrededor. Cuando la prótesis está luxada, es necesaria una breve anestesia para volver a colocarla. También sucede que ambas piernas no tienen exactamente la misma longitud después de la operación. Esta discrepancia de longitud a menudo se tolera bien y pasa desapercibida. Si este no es el caso y hay una cojera, puede ser necesario prescribir el uso de una suela de compensación.

Finalmente, también pueden ocurrir complicaciones más raras. Una fractura del fémur puede ocurrir durante su manipulación durante la operación. Generalmente tiene como consecuencia la postergación de la reanudación del apoyo. Los nervios también pueden dañarse accidentalmente durante la operación, con riesgo de parálisis o pérdida de sensibilidad en el miembro operado, que puede ser temporal o permanente.

Si tiene alguna inquietud sobre el procedimiento, no dude en consultar a su cirujano o al anestesiólogo para que puedan resolver sus dudas.

EN RESUMEN

¿CUÁNDO OPERAR?

Cuando el dolor es demasiado intenso y la medicación ya no lo alivia lo suficiente.

FINALIDAD DE LA OPERACIÓN:

Desaparición del dolor / Restablecimiento de la movilidad de la cadera y de la marcha

¿QUÉ ANESTESIA?

General o locorregional determinado durante la consulta de anestesia preoperatoria

DURACIÓN DE LA HOSPITALIZACIÓN

Entre 1 y 3 días, a veces operación realizada de forma ambulatoria

REANUDACIÓN DEL APOYO

Desde el mismo día o al día siguiente de la intervención, ayudado al principio por el uso de muletas

DESPUÉS DE LA OPERACIÓN

Regreso a casa en la mayoría de los casos, alta a centro de rehabilitación en caso de paciente muy aislado o configuración domiciliaria complicada

DURACIÓN DE LA REHABILITACIÓN

Generalmente 1 mes

DURACIÓN DEL PARO LABORAL

1 a 3 meses

REANUDACIÓN DE LA CONDUCCIÓN

2 a 4 semanas después de la operación

VOLVER AL DEPORTE

3 meses después de la operación, favoreciendo el deporte sin impacto

 

ARTROPLASTIA TOTAL DE RECUBRIMIENTO

 

 

La artroplastia de cadera de recubrimiento es una alternativa a la artroplastia total de cadera convencional en la que se realiza una resección ósea limitada del cuello y de la cabeza femoral mediante la implantación de un componente, a modo de caperuza, que se articula con otro acetabular (artroplastia total de recubrimiento) o con el acetábulo nativo (artroplastia parcial de recubrimiento).

Este procedimiento ha experimentado un crecimiento entre los cirujanos ortopédicos motivado por la necesidad de ofrecer mejores resultados a largo plazo a los pacientes y extender las indicaciones de la artroplastia total de cadera entre grupos de población, más jóvenes o más activos, para los que las soluciones disponibles no eran óptimas. En algunos países, como en Australia, la artroplastia de recubrimiento representa el 7.5% del total de artroplastias.

Los objetivos comunes son obtener una articulación de baja fricción, preservar hueso, conseguir una fijación correcta y evitar el efecto protector de cargas en la cabeza y el cuello femoral. El proceso de fabricación influye en aspectos esenciales como la geometría de las superficies, la esfericidad y rugosidad de las mismas y el espacio articular libre entre los componentes. Estos parámetros influyen directamente en las tasas de desgaste.

Indicaciones

Los candidatos ideales son pacientes menores de 60 años con buena calidad ósea, preferentemente varones.

Jimmy Connors es portador de un recubrimiento

Las principales indicaciones son la artrosis de cadera sin gran acortamiento o deformidad, la necrosis femoral, la displasia, secuelas de epifisiolísis o enfermedad de Perthes, la artrítis reumatoide y la artrosis postraumática.

 

 

Otras indicaciones posibles son aquellos casos con graves deformidades extraarticulares que obligan a realizar osteotomías femorales de alineamiento para colocar vástagos convencionales intramedulares, pacientes con material de osteosíntesis en el fémur proximal o aquellos con elevado riesgo de luxación.

Contraindicaciones

ABSOLUTAS: además de la infección activa, se incluyen la falta de hueso femoral adecuado en el fémur proximal o bien acetabular. Una osteoporosis con 1 desviación estandar se ha considerado el límite para establecer esta indicación, por el mayor riesgo de fractura del cuello femoral, pero no es un criterio uniforme. Otras contraindicaciones son la presencia de enfermedad metastásica, artrosis postraumática con grave pérdida ósea femoral o necrosis ósea con afectación extensa o colapso de la cabeza y un índice de masa corporal mayor de 35.

La hipersensibilidad conocida a los metales y la insuficiencia renal son contraindicaciones absolutas, pues los iones metálicos se eliminan por la orina.Quistes > 2cm en la unión de la cabeza con el cuello femoral

RELATIVAS: Entre las relativas deben contarse las deformidades femorales proximales importantes, el sexo femenino, los quistes de la cabeza femoral mayores de 1 cm  o la necrosis avascular que afecta a más del 40% del área de la cabeza femoral.

Las displasias acetabulares pueden impedir la correcta fijación a presión del componente acetabular aunque algunos modelos permiten la fijación con dos tornillos periféricos. En displasias tipo Crowe I y II, Amstutz y cos obtuvieron buenos resultados en 59 caderas, con seguimiento medio de 6 años, en los componentes acetabulares sin fijación suplementaria con tornillos pese a una cobertura incompleta del mismo.

Sin embargo, el porcentaje de fracasos del componente femoral fue elevado 3.

 

Osteofitos en la cabeza femoral

Otras son las deformidades anatómicas con cuellos femorales cortos y anchos como en las secuelas de la enfermedad de Perthes, por la dificultad para corregir la longitud y el momento de abducción u “off-set”. Las caderas con valgo excesivo o varo excesivo también podrían comprometer el resultado con la artroplastia de recubrimiento. El acortamiento mayor de 1 cm respecto a la pierna contralateral es otra contraindicación relativa y la talla baja se ha postulado como factor de mal pronóstico para la supervivencia de estos implantes. Aunque formalmente no se contraindica su utilización en mujeres en edad fértil se aconseja una discusión pormenorizada con estas pacientes por los niveles de iones metálicos.

VENTAJAS DE LA ARTROPLASTIA DE RECUBRIMIENTO.

1- Resección limitada de hueso. En el lado femoral se preserva la mayor parte del cuello y la porción central de la cabeza femoral. En el lado acetabular el desarrollo de cotilos más finos y rígidos permite preservar hueso y conseguir la fijación porosa.

2- Transmisión de cargas mas fisiológicas a través del fémur proximal, evitando los conocidos efectos protectores de cargas “stress shielding” de los modelos convencionales. No se requiere la colocación de un tallo intramedular en el fémur. 

3- La utilización de cabezas femorales de gran diámetro se traduce en una mayor movilidad, menos pinzamientos, menor porcentaje de luxaciones y una propiocepción más fisiológica.

4- La cirugía de revisión es más fácil porque se preserva el fémur proximal y, teóricamente, con el bajo desgaste del par metal-metal se obviarán los problemas de osteolísis acetabular asociados a los modelos antiguos de metal con polietileno. Ball y cols obtuvieron resultados clínicos comparables sin mayor morbilidad ni dificultad quirúrgica en una serie de 22 pacientes que requirieron revisión de componentes de recubrimiento, comparados con artroplastias primarias.

5- Función y comportamiento biomecánico posiblemente superiores a las de las artroplastias convencionales. Algunos estudios indican que los portadores de este tipo de implantes tienen velocidades de marcha similares a los pacientes normales y superiores a los portadores de PTC convencionales.

Prótesis de cadera convencional (lado derecho) y recubrimiento (lado izquierdo)

TÉCNICA QUIRÚRGICA. PREVENCIÓN DE COMPLICACIONES DE LA ARTROPLASTIA DE RECUBRIMIENTO

-La selección de pacientes y la planificación preoperatoria adecuada son fundamentales para evitar complicaciones.

-La principal dificultad estriba en el correcto alineamiento del componente femoral. El objetivo es prevenir la lesión de la cortical del cuello para evitar zonas de debilitamiento que causen fracturas posteriores y el daño de los vasos retinaculares laterales y los vasos colaterales que penetran en la metáfisis y que nutren la cabeza femoral.

-Los sistemas han mejorado pero existe una falta de precisión, con respecto a otros tipos de artroplastia, que se están intentando mejorar con nuevas instrumentaciones, el uso de rayos x para ayudar en el posicionamiento de las guías de fresado o el uso de navegadores.

Fractura del cuello femoral

NUESTRO EQUIPO HA DESARROLLADO UNA TECNICA DE ALINEAMIENTO PARA ESTA PROTESIS QUE FUE EXPUESTA EN EL CONGRESO AMERICANO DE TRAUMATOLOGIA (AAOS), LAS VEGAS 2009. ESTA TECNICA HA SIDO INCLUÍDA EN EL CATÁLOGO DE FORMACIÓN CONTINUADA DE LA AAOS Y HA SIDO PREMIADA EN EL CERTAMEN INTERNACIONAL DE VIDEOS MEDICOS VIDEOMED 2008 Y NUESTROS RESULTADOS HAN SIDO PUBLICADOS EN EL «JOURNAL OF THE HOSPITAL FOR SPECIAL SURGERY

 

El alineamiento se hará respecto al cuello femoral, que queda en valgo y dorsal al centro de la cabeza femoral. Evitando centrar sobre la cabeza la guía femoral reduciremos el riesgo de lesionar el cuello femoral en la zona anterior o superior, que son las zonas de tensión del mismo y cuya lesión puede provocar la fractura cervical.

El alineamiento posterior o inferior, por centrar la guía en la cabeza femoral y no en el cuello, provoca una disminución del arco de flexión, abducción y rotación externa.

Los osteofitos distales a la zona de fresado del cuello femoral han de resecarse cuando son muy grandes, para evitar pinzamientos, pero si no es mejor dejarlos para evitar debilitar el cuello. No conviene, en cualquier caso, dejar hueso esponjoso del cuello femoral expuesto distalmente a la zona de recubrimiento por el implante. Cualquiera de estas dos situaciones puede crear puntos de estrés que faciliten la fractura del cuello femoral.

 

Nuestra técnica de alineamiento se realiza a través de convergencia de planos según un estudio trigonométrico.

-La resección del hueso del fémur viene determinada por la necesidad de obtener el mayor contacto del implante con el hueso, si intentamos alargar se crearía una capa de cemento demasiado gruesa o una mala interdigitación del cemento (lo ideal es hasta 3 mm), el componente quedaría mal apoyado, fracasaría el manto de cemento o el tallo de la prótesis se rompería. La creación de agujeros para la interdigitación del cemento en la zona de apoyo de la cabeza femoral y la mejora en las técnicas de cementación pueden asociarse a mejor supervivencia de los implantes femorales.

-La fractura del cuello del fémur suele producirse en los tres primeros meses antes de que el cuello haya remodelado para resistir las fuerzas de tensión. -Las zonas anterior y superior del cuello femoral son las zonas de tensión y se debe especialmente evitar dañar la cortical en estas zonas. -El uso repetido del sensor, de las guías de fresado y la colocación de la aguja guía centrada en el cuello del fémur es fundamental para evitar malas posiciones. -En el lado acetabular ha de evitarse una mala posición, el pinzamiento de partes blandas o el exceso de medialización.

Relleno de defectos óseos en la cabeza femoral

Excelente resultado final.

Resumen

  • La artroplastia de recubrimiento es una técnica quirúrgica compleja, indicada en pacientes jóvenes y activos, que exige una selección de las indicaciones y una optima técnica quirúrgica para minimizar las complicaciones.
  • Sus principales ventajas son la preservación de hueso, la mayor movilidad y teórica duración, la estabilidad, la mejoría en la propiocepción y la función, y la teórica facilidad para su revisión.
  • Las limitaciones son la imposibilidad para corregir diferencias de longitud, por su falta de modularidad, el mayor porcentaje de complicaciones como la necrosis y las fracturas del cuello femoral y la necesidad de abordajes más invasivos.
  • Cuando hay contraindicaciones absolutas para el recubrimiento estándar, colocamos un implante híbrido que consiste en un vástago con revestimiento poroso asociado a cabeza magna (50 mm) lo que garantiza una baja fricción al ser par metal contra metal, preservando la filosofía del recubrimiento pero con una dosis extra de seguridad.

 

Vástago Polar (Smith-Nephew)

 

Megabeza

 

TÉCNICA QUIRÚRGICA. PREVENCIÓN DE COMPLICACIONES DE LA ARTROPLASTIA DE RECUBRIMIENTO

La selección de pacientes y la planificación preoperatoria adecuada son fundamentales para evitar complicaciones.
-La principal dificultad estriba en el correcto alineamiento del componente femoral. El objetivo es prevenir la lesión de la cortical del cuello para evitar zonas de debilitamiento que causen fracturas posteriores y el daño de los vasos retinaculares laterales y los vasos colaterales que penetran en la metáfisis y que nutren la cabeza femoral. Los sistemas han mejorado pero existe una falta de precisión, con respecto a otros tipos de artroplastia, que se están intentando mejorar con nuevas instrumentaciones, el uso de rayos x para ayudar en el posicionamiento de las guías de fresado o el uso de navegadores

Nuestra técnica de alineamiento se realiza a través de convergencia de planos según un estudio trigonométrico

El alineamiento se hará respecto al cuello femoral, que queda en valgo y dorsal al centro de la cabeza femoral. Evitando centrar sobre la cabeza la guía femoral reduciremos el riesgo de lesionar el cuello femoral en la zona anterior o superior, que son las zonas de tensión del mismo y cuya lesión puede provocar la fractura cervical.
El alineamiento posterior o inferior, por centrar la guía en la cabeza femoral y no en el cuello, provoca una disminución del arco de flexión, abducción y rotación externa.
Los osteofitos distales a la zona de fresado del cuello femoral han de resecarse cuando son muy grandes, para evitar pinzamientos, pero si no es mejor dejarlos para evitar debilitar el cuello. No conviene, en cualquier caso, dejar hueso esponjoso del cuello femoral expuesto distalmente a la zona de recubrimiento por el implante. Cualquiera de estas dos situaciones puede crear puntos de estrés que faciliten la fractura del cuello femoral.
-La resección del hueso del fémur viene determinada por la necesidad de obtener el mayor contacto del implante con el hueso, si intentamos alargar se crearía una capa de cemento demasiado gruesa o una mala interdigitación del cemento, el componente quedaría mal apoyado, fracasaría el manto de cemento o el tallo de la prótesis se rompería.
La creación de agujeros para la interdigitación del cemento en la zona de apoyo de la cabeza femoral y la mejora en las técnicas de cementación pueden asociarse a mejor supervivencia de los implantes femorales.
-La fractura del cuello del fémur suele producirse en los tres primeros meses antes de que el cuello haya remodelado para resistir las fuerzas de tensión.
Las zonas anterior y superior del cuello femoral son las zonas de tensión y se debe especialmente evitar dañar la cortical en estas zonas.
-El uso repetido del sensor, de las guías de fresado y la colocación de la aguja guía centrada en el cuello del fémur es fundamental para evitar malas posiciones.
-En el lado acetabular ha de evitarse una mala posición, el pinzamiento de partes blandas o el exceso de medialización.

Cabeza con osteofitos y área de necrosis.
Guía de alineamiento. El punto de entrada es superior al centro de la cabeza femoral para alinear con el cuello del fémur.
Alineamiento correcto. El diámetro acetabular condiciona el tamaño del componente femoral.
Fresado sobre la guía de alineamiento.
Defecto femoral menor del 40%, tras el fresado y curetaje.
Se rellenan los defectos óseos.
Se recubre la cabeza con cemento y se impacta hasta el nivel marcado.
Implante femoral cementado.
Excelente resultado final.

PROBLEMAS ACTUALES CON LA ARTROPLASTIA DE RECUBRIMIENTO.

Los problemas específicos de este tipo de implantes son:

1-Remodelación ósea femoral y fractura del cuello femoral.

Los modelos matemáticos revelan que existe un incremento de las cargas en la interfaz prótesis-hueso, justo debajo de la cúpula de cromo-cobalto, con una protección de las cargas hacia la zona del cuello femoral lo que parece asociarse a un estrechamiento del cuello femoral, cuya incidencia se estima en el 17% y cuyas causas se desconocen.
Sin embargo, in vivo, no se ha objetivado esta remodelación en los implantes retirados a los 10 años de seguimiento que fueron implantados por osteonecrosis. Ni existía aflojamiento del implante, ni remodelación ósea, ni estrechamiento del cuello ni progresión de la osteonecrosis.
La fractura del cuello femoral continua siendo la principal causa de revisión de estos implantes. Se ha asociado a factores relacionados con el paciente, como el sexo femenino (doble probabilidad que los varones) y la calidad del hueso proximal, factores quirúrgicos como el daño de la cortical del cuello femoral superior, la colocación en varo del componente femoral respecto al ángulo cervico diafisario anatómico. En este caso aumentan las fuerzas de compresión mediales y las de tensión lateral, provocando el cizallamiento y fractura del cuello femoral. La no protección del apoyo durante un periodo de 4-8 semanas tras la cirugía también se ha postulado como una causa de fracaso.

2-Fijación.

La fijación del componente acetabular rígido con cemento se ha desechado y los modelos actuales optan por la fijación con recubrimientos porosos, de hidroxiapatita, plasma spay o bolas de cromocobalto. Beaulé y cols revisaron 42 prótesis de recubrimiento (modelo Birmingham, BHR).
En el componente femoral la mayoría de los modelos optan por el cemento, cuyo funcionamiento en superficies cóncavas de cromo cobalto está comprobado, aunque también existen modelos con componentes femorales de hidroxiapatita. Preguntas más frecuentes sobre los implantes de cadera metal-metal

¿Qué tipo de recuperación debería esperar después de la cirugía de reemplazo de cadera?

Después de someterse a reemplazo de cadera, usted puede esperar que su estilo de vida a ser muy parecido a como era antes, pero sin el dolor. En muchos sentidos, tiene usted razón, pero va a llevar tiempo. ¡Tienes que ser un socio en el proceso de curación para garantizar un resultado exitoso. 

 

¿Qué información personal de salud debería compartir con mi cirujano ortopédico si estoy considerando un implante de cadera metal-metal?

Es muy importante que su cirujano ortopédico conocer su historia médica completa, incluyendo cualquier problema que pueda tener con sus riñones o cualquier sensibilidad o alergias conocidas a metales – por ejemplo, si usted tiene reacciones alérgicas a causa de usar la joyería determinada.

 

¿Hay una manera de determinar con anticipación si yo podría tener una reacción con el metal en el sistema de cadera metal-metal de implante?

Actualmente no existe una prueba ampliamente aceptada para predecir si usted desarrolla alguna reacción con el metal de un sistema de cadera, y no hay pruebas suficientes para apoyar el uso de una prueba de parche para determinar su sensibilidad a un implante de cadera metal-metal. Sin embargo, si usted tiene una sensibilidad conocida a metal, es importante compartir esta información con su cirujano.

 

¿Hay alguna forma de evitar que el metal llegue al torrente sanguíneo conjunta y si me da un implante de cadera metal-metal?

No. Todas las caderas artificiales requieren un componente para deslizarse contra otro componente, y es inevitable que el material en las superficies se desgastan a medida que interactúan. En los implantes de cadera metal-en-metal, algunas partículas metálicas pequeñas y los iones metálicos se liberan en el espacio de la articulación y los iones metálicos potencialmente pueden entrar en el torrente sanguíneo. Ciertas características pueden poner a los pacientes en riesgo de un mayor desgaste y la producción de iones metálicos, y estos pacientes necesitan un seguimiento más estrecho después de la implantación. Sin embargo, cómo un paciente reacciona con el metal es variable.

 

¿Qué pacientes no deben tener un sistema de cadera metal-metal de implante implantado?

Cada tipo de sistema de implante de cadera tiene su propio conjunto de beneficios y riesgos.Metal-metal de sistemas de implantes de cadera no son para todos. Usted debe discutir su situación con su cirujano ortopédico para determinar si usted es candidato o no. En general, metal-en-metal sistemas de cadera están no destinados a ser implantados en pacientes:

  • ¿Quién tiene problemas de riñón
  • ¿Quién tiene una alergia o sensibilidad conocida a los metales
  • Que tienen un sistema inmunitario debilitado
  • Que actualmente están recibiendo dosis altas de corticosteroides como la prednisona
  • ¿Quiénes son las mujeres en edad fértil

Además, las personas con marcos corporales más pequeñas pueden tener un mayor riesgo de eventos adversos y fallas dispositivo.

 

¿Por qué las mujeres no fértiles en edad buenos candidatos para los implantes de cadera metal-metal?

Como se discutió anteriormente, la información reciente muestra que los iones metálicos pueden dejar la articulación artificial y entrar en el torrente sanguíneo. No se sabe cuánto tiempo permanecen en la sangre o en otros órganos del cuerpo.

Algunos iones metálicos pueden cruzar la barrera de la madre al feto a través de la placenta.No se sabe si la cantidad de iones es suficiente como para tener algún efecto sobre el crecimiento del feto o si la presencia de iones metálicos en sangre de la madre tendrán ningún efecto sobre los embarazos futuros.

Por esta razón, se recomienda que las mujeres más jóvenes que necesitan cirugía de reemplazo de cadera considerar opciones de implantes que no sean de metal sobre metal.

 

Con el riesgo de reacciones adversas a los sistemas metal-en-metal de implante de cadera, ¿por qué estos dispositivos todavía se ofrecen a los pacientes?

Se sabe que cada tipo diferente de sistema de implante de cadera tiene su propio conjunto de riesgos, así como su propio conjunto de beneficios. Evaluación de la FDA de dispositivos médicos, tales como (MoM) metal-metal implantes de cadera se basa en una relación riesgo-beneficio con los datos disponibles. Implantes de cadera MoM generales han demostrado proporcionar beneficios significativos (por ejemplo, alta supervivencia) en ciertas poblaciones de pacientes. Aunque la prevalencia exacta de las reacciones adversas a los desechos de metal no se conoce, la experiencia actual nos lleva a considerar los resultados adversos es relativamente bajo o igual (con algunos diseños) a otros tipos de implantes de cadera. Por lo tanto, para muchos pacientes, la información disponible es compatible con una favorable relación riesgo-beneficio.

El cirujano ortopédico debe evaluar las necesidades individuales de cada paciente y se debe evitar el uso de metal-en-metal implantes de cadera en pacientes en los que los riesgos superan a los beneficios.

 

Información para los pacientes que tienen metal-metal implantes de cadera

¿Cómo puedo saber si tengo un sistema de cadera metal-metal?

Los pacientes usualmente se les dice sobre el tipo de implante que reciben antes de la cirugía. Si no está seguro acerca de qué tipo usted tiene, usted debe comunicarse con el cirujano ortopédico que llevó a cabo el procedimiento.

¿Con qué frecuencia debo seguimiento con mi cirujano ortopédico?

Sobre la base de sus circunstancias individuales, su cirujano ortopédico determinará la frecuencia con la que necesita para su seguimiento. Hay algunos casos en los que el cirujano ortopédico puede recomendar más frecuentes de seguimiento en función del tipo de implante de cadera, el resultado de la cirugía y su recuperación, y los resultados de los análisis de sangre o procedimientos de diagnóstico por imágenes.

Si usted desarrolla síntomas nuevos o que empeoran significativamente o problemas con su cadera, incluyendo dolor, hinchazón, entumecimiento y / o un cambio en la capacidad de caminar, póngase en contacto con su cirujano ortopédico de inmediato.

¿Qué debería discutir con el cirujano ortopédico en cada cita de seguimiento?

Es muy importante que usted hable con su médico acerca de cualquier síntoma nuevo o que empeora relacionados con su cadera, la ingle o las piernas desde su última visita. Esto puede incluir dolor, hinchazón, entumecimiento, y el cambio en la capacidad de caminar. También es importante que usted discuta:

  • Los cambios en su estado de salud general
  • Ya sea que usted está siendo visto o tratado por otro médico para una nueva condición desde que recibió su metal-metal implante de cadera

¿Qué síntomas puede una causa cadera metal-metal de implante?

Los síntomas pueden incluir cadera / ingle dolor, inflamación local, entumecimiento o cambios en su capacidad de caminar. Hay muchas razones que un paciente con un implante de cadera metal-metal puede experimentar estos síntomas y es importante que se comunique con su cirujano para ayudar a determinar por qué las está teniendo.

¿Existen otros efectos médicos que pueden ocurrir con mi metal-metal sistema de implantes de cadera?

Metal-metal de los implantes de cadera, al igual que otros tipos de implantes de cadera, se sabe que tienen efectos adversos, incluida la infección y luxación de la articulación. Hay algunos informes de casos de las partículas metálicas causando una reacción en torno a la articulación que lleva a un deterioro de los tejidos alrededor de la articulación, el aflojamiento del implante y la insuficiencia del dispositivo, así como algunos de los síntomas descritos anteriormente. Además, algunos iones metálicos del implante pueden entrar en el torrente sanguíneo. Ha habido algunos informes de casos recientes de pacientes con implantes de cadera metal-en-metal en desarrollo una reacción a estos iones y experimentando problemas médicos que podrían haber estado relacionados con sus implantes, incluyendo los efectos sobre el sistema nervioso, el corazón y la glándula tiroides.

¿Cuáles son mis probabilidades de desarrollar una reacción a mi implante de cadera metal-metal y tener este tipo de problemas médicos?

Aunque los datos actuales sugieren que estos eventos son poco frecuentes, actualmente se desconoce con qué frecuencia ocurren en pacientes con implantes de cadera metal-metal.

Parte de la dificultad para responder a esta pregunta es que los individuos varían en la forma en que reaccionan con los iones metálicos en sus cuerpos. Por ejemplo, una reacción puede desarrollarse en un paciente en respuesta a una cantidad muy pequeña de metal, mientras que el paciente B puede ser capaz de tolerar una cantidad mucho más grande antes de una reacción de este tipo.

¿Qué debo hacer si estoy experimentando los efectos adversos asociados con mi implante de cadera metal-metal?

  1. Si usted está experimentando cadera / ingle dolor, dificultad para caminar o un empeoramiento de los síntomas anteriores, usted debe hacer una cita con su cirujano ortopédico para una evaluación adicional de su implante. Su cirujano ortopédico puede desear realizar un examen físico y una evaluación basada en los síntomas.
  2. Si usted experimenta cualquier síntoma nuevo o condiciones médicas en su cuerpo que no sea en la cadera, debe informar de inmediato a su médico de atención primaria y recordarles que tienen un sistema de cadera metal-metal de implante durante su evaluación.

¿Qué debo hacer si no estoy experimentando los efectos adversos asociados con mi implante de cadera metal-metal?

Si no va a tener ningún síntoma y su cirujano ortopédico cree que el implante de cadera metal-en-metal está funcionando adecuadamente, no existen datos que avalen la necesidad de pruebas adicionales. Debe continuar el seguimiento con su cirujano ortopédico para los exámenes periódicos.

¿Qué debería discutir con mis proveedores de atención médica, incluyendo mi internista o médico de familia?

Raramente se han comunicado casos de pacientes con implantes de cadera metal-en-metal que experimentaron problemas médicos en las áreas del cuerpo lejos de su implante de cadera. Esto puede haber resultado de los iones metálicos liberados por el implante de cadera metal-en-metal.

Si acude a un proveedor de atención médica para la evaluación de síntomas nuevos o empeoramiento de fuera de la zona de la cadera / ingle, incluyendo los síntomas relacionados con el corazón, el sistema nervioso o de la glándula tiroides, es importante que le diga que su médico de metal- metal de implante de cadera. Esta información puede afectar los tipos de pruebas que se indiquen para evaluar más a fondo la causa de sus síntomas.

¿Cuándo una cirugía de revisión de cadera se necesitarán?

Hay múltiples razones por las que un cirujano puede recomendar una revisión dispositivo (un procedimiento quirúrgico donde se extrae el implante y el otro puesto en su lugar). Muchas de estas razones, incluyendo la infección, la dislocación y fractura de dispositivo, se aplican a cualquier tipo de implante de cadera. El cirujano también podría considerar la revisión si presenta evidencias de reacciones locales o sistémicas al metal de su implante de cadera. En ese caso, el cirujano tomar varios factores en cuenta al considerar si y cuando una cirugía de revisión es aconsejable.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de revisión?

Cualquier procedimiento quirúrgico, incluyendo la cirugía de revisión, tiene riesgos asociados a ella, como una reacción a la anestesia, infección, sangrado y coágulos de sangre. La cirugía de revisión puede ser más difícil si usted ha tenido una reacción local en el implante que puede haber afectado el tejido blando y / o calidad del hueso.

¿Qué significa cuando veo que un sistema de implante de cadera se ha “retirado del mercado?”

Un sistema de cadera puede ser retirado por el fabricante para un número de razones. Si el dispositivo se recuerda, esto no significa necesariamente que el dispositivo tiene que ser retirado y sustituido. En algunos casos, la retirada sólo requiere un seguimiento diferente o más frecuentes. Es importante discutir la razón de la retirada con su cirujano para determinar el curso de acción más apropiado. Si no está seguro si su implante de cadera se recordó, consulte con su cirujano ortopédico.

Reemplazo total de cadera

La cirugía de reemplazo de cadera es una de las operaciones más exitosas del campo de la medicina. Desde principios de la década de 1960, las mejoras en la tecnología y las técnicas quirúrgicas para el reemplazo de articulación han aumentado en gran medida la eficacia del reemplazo total de cadera. Según la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica (Agency for Healthcare Research and Quality), se hacen más de 450,000 reemplazos totales de cadera al año en los Estados Unidos.

Anatomía

La cadera es una de las articulaciones más grandes del cuerpo. Es una articulación de tipo esfera-cavidad. La cavidad está formada por el acetábulo, que es una parte del hueso de la pelvis. La esfera es la cabeza femoral, que es el extremo superior del fémur (hueso del muslo).

Las superficies óseas de la esfera y la cavidad están recubiertas por el cartílago articular, un tejido suave que protege los extremos de los huesos y les permite moverse con facilidad.

Un tejido delgado, llamado “membrana sinovial”, rodea la articulación de la cadera. En una cadera sana, esta membrana produce una pequeña cantidad de líquido que lubrica el cartílago y elimina casi toda la fricción durante el movimiento de la cadera.

Las bandas de tejido, llamadas “ligamentos” (cápsula de la cadera), conectan la esfera con la cavidad y brindan estabilidad a la articulación.

Anatomía de una cadera sana.

Causas comunes del dolor de cadera

La causa más frecuente del dolor de cadera crónico y la discapacidad es la artritis. La osteoartritis, la artritis reumatoide y la artritis traumática son los tipos más frecuentes de esta enfermedad.

  • Osteoartritis. Este es un tipo de artritis relacionada con la edad y el desgaste. Por lo general, ocurre en personas mayores de 50 años y, con frecuencia, en personas con antecedentes familiares de artritis. El cartílago que protege los huesos de la cadera se desgasta. En consecuencia, los huesos se rozan entre sí, causando dolor y rigidez en la cadera. La osteoartritis también puede ser provocada o acelerada por irregularidades sutiles en la manera en la que se desarrolló la cadera en la infancia.
  • Artritis reumatoide. Esta es una enfermedad autoinmunitaria en la que la membrana sinovial se inflama y se agranda. Esta inflamación crónica puede dañar el cartílago, lo que puede provocar dolor y rigidez. La artritis reumatoide es el tipo más frecuente de un grupo de trastornos llamado “artritis inflamatoria”.
  • Artritis postraumática. Esta enfermedad puede producirse por una fractura o lesión grave en la cadera. El cartílago podría dañarse y provocar dolor y rigidez en la cadera con el tiempo.
    Osteonecrosis. Una lesión en la cadera, como una luxación o una fractura, puede limitar el suministro de sangre a la cabeza femoral. Esto se llama “osteonecrosis” (en ocasiones, también denominada “necrosis avascular”). La falta de sangre puede hacer que la superficie del hueso se hunda y, en consecuencia, se produzca la artritis. Algunas enfermedades también pueden causar osteonecrosis.
  • Enfermedades de la cadera en la infancia. Algunos bebés y niños tienen problemas de cadera. Aunque los problemas se tratan de manera satisfactoria durante la infancia, aún podrían causar artritis en un momento posterior de la vida. Esto ocurre porque la cadera no crece con normalidad, y las superficies articulares se ven afectadas.

En la osteoartritis de cadera, el cartílago articular suave se desgasta, y se deshilacha y se vuelve áspero.

Descripción

En el reemplazo total de cadera (también llamado “artroplastia total de cadera”), se quitan el hueso y el cartílago dañados y se los reemplaza por componentes protésicos.

  • Se quita la cabeza femoral dañada y se la reemplaza por un vástago de metal que se coloca en el centro ahuecado del fémur. El vástago femoral puede cementarse o fijarse a presión en el hueso.
  • En la parte superior del vástago, se coloca una esfera de metal o de cerámica, la cual reemplaza a la cabeza femoral dañada que se quitó.
  • Se quita la superficie del cartílago dañado de la cavidad (acetábulo) y se la reemplaza por una cavidad de metal. A veces, se usan tornillos o cemento para mantener la cavidad en su lugar.
  • Se introduce un espaciador de plástico, cerámica o metal entre la esfera nueva y la cavidad para crear una superficie de deslizamiento suave.

(Izquierda) Los componentes individuales del reemplazo total de cadera. (Centro) Los componentes se unen y forman un implante. (Derecha) El implante calza en la cadera.

Ver: Animación del reemplazo total de cadera

Cambio de prótesis total de cadera

CAMBIO DE PRÓTESIS TOTAL DE CADERA

Cuando los componentes de una prótesis total de cadera están desgastados, aflojados o crónicamente infectados, es necesaria la sustitución parcial o total de esta prótesis. Esta operación compleja puede requerir el uso de prótesis de reconstrucción, la producción de colgajos óseos, el uso de injertos óseos o el uso de estructuras metálicas de refuerzo. Su objetivo es restablecer la función de la cadera y permitir el apoyo sobre el miembro intervenido de forma inmediata o diferida según los gestos óseos que se hayan realizado.

CAMBIO DE PRÓTESIS TOTAL DE CADERA

CUÁL ES EL PROBLEMA ?

Una prótesis de cadera se compone de piezas llamadas implantes: un acetábulo protésico que se fija en la pelvis y un vástago femoral que se fija en el fémur. Con el tiempo, el rozamiento a nivel de la zona de contacto entre los 2 implantes puede provocar el desgaste de la prótesis, en particular a nivel del implante acetabular cuando éste es de plástico (polietileno). Este desgaste cuando es avanzado corre el riesgo de provocar un contacto anormal entre los implantes. También puede provocar reabsorción ósea en contacto con la prótesis y provocar el aflojamiento de uno o incluso de ambos implantes. Cuando se afloja la prótesis, la cadera se vuelve muy dolorosa con la movilización y carga. Entonces es necesario cambiar toda o parte de la prótesis.

Más raramente es necesario cambiar la prótesis por otros motivos: luxaciones recurrentes de la prótesis, fricción dolorosa de un tendón en parte de la prótesis, longitud desigual de los miembros inferiores unidos a la prótesis y mal tolerados.

Aflojamiento de prótesis de cadera e inferiores: inclinación del implante acetabular y reabsorción ósea en contacto con el vástago femoral
Aflojamiento de prótesis de cadera e inferiores: inclinación del implante acetabular y reabsorción ósea en contacto con el vástago femoral

ANTES DE LA INTERVENCIÓN

El cambio de una prótesis total de cadera se realiza durante una intervención quirúrgica. Esto se planificó previamente en consulta para elegir el tipo de prótesis que mejor se adapta al caso del paciente. La intervención también estuvo precedida de una consulta de anestesia y un control preoperatorio con el objetivo de comprobar que el paciente está físicamente apto para ser operado y minimizar el riesgo de complicaciones postoperatorias, especialmente infecciosas. Esta evaluación generalmente incluye un análisis de sangre, una evaluación cardiovascular, pero también evaluaciones dentales y urinarias destinadas a eliminar todos los focos infecciosos para que no haya contaminación de la prótesis por microbios.

LOS DIFERENTES TIPOS DE CAMBIOS DE PRÓTESIS DE CADERA

Dependiendo de los implantes desgastados o sueltos, el cirujano determina si el caso del paciente requiere:

  • Un cambio aislado del implante acetabular
  • Un cambio aislado en el tallo femoral
  • Un cambio de ambos implantes

Puede ser necesaria una osteotomía femoral (apertura del fémur) para extraer el vástago femoral. En este caso, el fémur debe cerrarse y mantenerse mediante cables o una placa.

Prótesis de reconstrucción con osteotomía femoral
Prótesis de reconstrucción con osteotomía femoral

En ocasiones el desgaste óseo en contacto con los implantes puede obligar a la realización de injertos óseos que permitirán el relleno de las grandes pérdidas de sustancia ósea y se integrarán dentro del hueso receptor. En la mayoría de los casos, se trata de huesos de cabezas femorales tomados de pacientes seleccionados (después de interrogatorios y pruebas serológicas) operados para una prótesis total de cadera. A continuación, este hueso se somete a un tratamiento destinado a inactivar los microbios o virus residuales y finalmente se congela hasta su uso. A diferencia de un trasplante de órganos, el injerto óseo no requiere tomar un tratamiento antirrechazo.

Reconstrucción femoral con osteotomía femoral y aloinjerto femoral masivo
Reconstrucción femoral con osteotomía femoral y aloinjerto femoral masivo

Finalmente, la destrucción ósea a nivel del acetábulo puede requerir la colocación de una estructura metálica de soporte además de un injerto óseo para fijar el nuevo implante de acetábulo.

Destrucción ósea de la pelvis tras la extracción del implante acetabular
Destrucción ósea de la pelvis tras la extracción del implante acetabular
Reconstrucción de la pelvis con injerto óseo y estructura de soporte
Reconstrucción de la pelvis con injerto óseo y estructura de soporte

DESARROLLO DE LA INTERVENCIÓN

La duración de la operación es muy variable en función del número de implantes a cambiar y del desgaste óseo. Por lo general, es entre la 1:30 y las 3:00, pero a veces puede ser más largo. Esta intervención puede realizarse bajo anestesia general o bajo anestesia raquídea que es una anestesia loco-regional donde solo se duerme la parte inferior del cuerpo (como en la anestesia epidural). Es el anestesiólogo en consulta con el paciente quien decidirá el modo de anestesia más adecuado al caso de este último.

Desde un punto de vista técnico, el cirujano suele retomar la cicatriz antigua que en ocasiones debe ser ampliada para permitir la intervención. De hecho, no es deseable crear un nuevo “paso” hacia la articulación si ya se ha hecho un “paso”. Sin embargo, a veces es necesario cambiar primero el abordaje cuando el utilizado anteriormente no permite realizar todos los procedimientos quirúrgicos necesarios para la operación.

Cambio completo de prótesis total de cadera
Cambio completo de prótesis total de cadera

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO

La rehabilitación se inicia al día siguiente de la intervención con la ayuda de fisioterapeutas. La reanudación de la carga de peso en la extremidad operada depende de lo que se haya hecho durante la operación. Puede ser inmediato o diferido durante varias semanas en caso de reconstrucción ósea. Al principio la marcha se realiza con muletas que se irán abandonando progresivamente.

La duración de la hospitalización suele ser entre 4 y 8 días. A la salida de la clínica, el paciente operado puede volver directamente a su domicilio siempre que el acceso no sea demasiado complicado y que alguien pueda ayudarle en las tareas diarias (compras, comidas, etc.). De lo contrario, se puede considerar una estancia en un centro de rehabilitación por un período de aproximadamente 1 mes.

Se programa una consulta con radiografías de control de la prótesis con el cirujano nada más salir el paciente de la clínica. Generalmente se realiza de 4 a 6 semanas después de la operación y su finalidad es comprobar que la evolución es satisfactoria. Posteriormente, la frecuencia de los controles la determina el cirujano. Tras obtener una recuperación satisfactoria, se recomienda un seguimiento de la prótesis mediante radiografías, en general cada 2 años, para comprobar que no existe un desgaste anormal de los implantes o del hueso circundante.

LOS RIESGOS ASOCIADOS A LA INTERVENCIÓN

Lamentablemente, el riesgo cero no existe en la cirugía. Cualquier intervención implica riesgos y tiene sus límites. Tienes que aceptarlos o de lo contrario no te operarás. Sin embargo, si te proponen una operación es porque el cirujano y el anestesiólogo creen que el beneficio esperado es claramente mayor que el riesgo que se corre.

Algunos riesgos son comunes a todos los tipos de cirugía. Este es el caso de la infección donde los microbios llegan a invadir la zona operada. Es una complicación afortunadamente poco frecuente pero que, cuando se presenta, requiere el lavado de la prótesis durante una nueva intervención y la toma de antibióticos. Más raramente, algunas infecciones pueden requerir el cambio de prótesis. un hematoma también puede ocurrir en el área operada. Suele evitarse o limitarse con la instalación de un drenaje aspirante al final de la intervención que será retirado en los días siguientes a la operación. A veces, en caso de sangrado abundante, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Excepcionalmente, es necesaria la intervención para evacuar un gran hematoma a tensión.

La cirugía de cadera también aumenta el riesgo de aparición de flebitis que puede complicarse con una embolia pulmonar. Para limitar al máximo este riesgo, se prescribe un tratamiento anticoagulante para diluir la sangre (en forma de inyecciones o comprimidos diarios) durante todo el mes siguiente a la operación.

También existen riesgos específicos de la cirugía de reemplazo de cadera. En primer lugar, la prótesis puede dislocarse ( dislocación ). La luxación ocurre con mayor frecuencia en las primeras semanas posteriores a la colocación de la prótesis, cuando aún no ha cicatrizado todo a su alrededor. Cuando está dislocado, es necesaria una breve anestesia para volver a colocarlo. También sucede que ambas piernas no tienen exactamente la misma longitud después de la operación. Esta discrepancia de longitud a menudo se tolera bien y pasa desapercibida. Si este no es el caso y hay una cojera, puede ser necesario prescribir el uso de una suela de compensación.

Finalmente, también pueden ocurrir complicaciones más raras. Se puede producir una fractura del fémur al manipularlo durante la operación. Generalmente tiene como consecuencia la postergación de la reanudación del apoyo. Los nervios también pueden dañarse accidentalmente durante la operación con riesgo de parálisis o pérdida de sensibilidad de la extremidad operada que puede ser temporal o permanente.

Si tiene alguna inquietud sobre el procedimiento, no dude en consultar a su cirujano o al anestesiólogo para que puedan resolver sus dudas.

EL CAMBIO DE PRÓTESIS DE CADERA EN POCAS PREGUNTAS

¿QUÉ RESULTADO ESPERAR DESPUÉS DEL REEMPLAZO DE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

El cambio de prótesis de cadera es necesario cuando la prótesis colocada ya no da un resultado satisfactorio. Puede ser doloroso, luxarse ​​con frecuencia o ser la causa de una longitud desigual de los miembros inferiores mal tolerada. El objetivo de la operación es obtener una mejoría funcional que permita tener la calidad de vida más satisfactoria posible. Sin embargo, debe saber que la complejidad de este tipo de operaciones no siempre permite obtener un resultado tan satisfactorio como una prótesis de cadera de primera línea.

¿CUÁL ES LA VIDA ÚTIL DE LA NUEVA PRÓTESIS DE CADERA?

No es posible dar una vida útil precisa para la nueva prótesis. De hecho, intervienen demasiados factores, como la calidad del hueso alrededor de la prótesis, el par de fricción, cualquier antecedente de cambio de prótesis en esta misma cadera, etc.

Lo único que se puede decir es que, por regla general, la vida útil de la nueva prótesis suele ser menor que la de la prótesis anterior.

¿HAY MOVIMIENTOS QUE EVITAR DESPUÉS DE COLOCAR LA PRÓTESIS?

Sí, después de cambiar su prótesis de cadera, debe tener cuidado durante al menos 2 meses para evitar que la prótesis se disloque (luxación). Por tanto, es necesario evitar flexiones importantes de la cadera y evitar cruzar las piernas.

¿HAY QUE ADAPTAR EL DOMICILIO TRAS UN CAMBIO DE PRÓTESIS DE CADERA?

No es necesaria una adaptación permanente de la residencia. Sin embargo, para el período postoperatorio, es necesario privilegiar un hábitat en un nivel si es posible. Evite usar asientos bajos y use un asiento elevado para que el inodoro sea más cómodo.

¿DÓNDE SE UBICARÁ LA CICATRIZ?

La mayoría de las veces se retoma la cicatriz antigua que permitió cambiar la colocación de la prótesis. A veces es necesario agrandarlo un poco para facilitar el cambio de la prótesis. En algunos casos es necesario otro abordaje de la cadera y su cirujano se lo indicará durante la consulta preoperatoria.

¿TENGO QUE ESTAR DORMIDO DURANTE LA OPERACIÓN?

No, esta operación se puede realizar con anestesia locorregional en ausencia de contraindicaciones para este tipo de anestesia.

¿CUÁL ES LA DURACIÓN DE LA HOSPITALIZACIÓN?

La duración de la hospitalización generalmente varía entre 4 y 8 días.

¿CUÁNDO PUEDO CONDUCIR DE REGRESO DESPUÉS DE LA OPERACIÓN? ¿PUEDO HACER VIAJES EN COCHE?

Todo depende del tipo de cambio de prótesis que se haya realizado. Antes de volver a conducir, debe estar en perfecta posesión de sus medios físicos y ser capaz de realizar una frenada de emergencia. Se tarda al menos 4 semanas antes de renovar, pero la mayoría de las veces es mejor esperar 2 meses. Como pasajero, debe esperar al menos 2 semanas y evitar los automóviles con asientos bajos hasta el 2.° mes después de la operación.

¿CUÁNTO DURA EL PARO LABORAL DESPUÉS DE LA OPERACIÓN?

Todo depende de la profesión y del nivel de actividad física requerida. Generalmente varía entre 2 meses y 3 meses.

¿PODEMOS HACER DEPORTE TRAS UN CAMBIO DE PRÓTESIS DE CADERA?

Sí, pero debe limitarse a deportes de bajo impacto en la cadera. Por lo tanto, se preferirá el ciclismo y la natación. La reanudación del deporte generalmente no se produce antes del 6º mes del postoperatorio.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS OPERATIVOS ASOCIADOS CON EL CAMBIO DE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Lamentablemente, el riesgo cero no existe en la cirugía. Cualquier intervención implica riesgos y tiene sus límites. Tienes que aceptarlos o de lo contrario no te operarás. Sin embargo, si te proponen una operación es porque el cirujano y el anestesiólogo creen que el beneficio esperado es claramente mayor que el riesgo que se corre.

Algunos riesgos son comunes a todos los tipos de cirugía. Este es el caso de la infección donde los microbios llegan a invadir la zona operada. Es una complicación afortunadamente poco frecuente pero que, cuando se presenta, requiere el lavado de la prótesis durante una nueva intervención y la toma de antibióticos. Más raramente, algunas infecciones pueden requerir el cambio de prótesis. También puede ocurrir un hematoma en el área operada. Suele evitarse o limitarse con la instalación de un drenaje aspirante al final de la intervención que será retirado en los días siguientes a la operación. A veces, en caso de sangrado abundante, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Excepcionalmente, es necesaria la intervención para evacuar un gran hematoma a tensión.

La cirugía de cadera también aumenta el riesgo de aparición de flebitis que puede complicarse con una embolia pulmonar. Para limitar al máximo este riesgo, se prescribe un tratamiento anticoagulante para diluir la sangre (en forma de inyecciones o comprimidos diarios) durante todo el mes siguiente a la operación.

También existen riesgos específicos de la cirugía de reemplazo de cadera. En primer lugar, la prótesis puede dislocarse (dislocación). La luxación ocurre con mayor frecuencia en las primeras semanas posteriores a la colocación de la prótesis, cuando aún no ha cicatrizado todo a su alrededor. Cuando está dislocado, es necesaria una breve anestesia para volver a colocarlo. También sucede que ambas piernas no tienen exactamente la misma longitud después de la operación. Esta discrepancia de longitud a menudo se tolera bien y pasa desapercibida. Si este no es el caso y hay una cojera, puede ser necesario prescribir el uso de una suela de compensación.

Finalmente, también pueden ocurrir complicaciones más raras. Se puede producir una fractura del fémur al manipularlo durante la operación. Generalmente tiene como consecuencia la postergación de la reanudación del apoyo. Los nervios también pueden dañarse accidentalmente durante la operación, con riesgo de parálisis o pérdida de sensibilidad en el miembro operado, que puede ser temporal o permanente.

Si tiene alguna inquietud sobre el procedimiento, no dude en consultar a su cirujano o al anestesiólogo para que puedan resolver sus dudas.

EN RESUMEN

¿CUÁNDO OPERAR?

Si la prótesis está desgastada, duele o si se disloca con frecuencia

PROPÓSITO DE LA OPERACIÓN

mejora funcional

¿QUÉ ANESTESIA?

General o locorregional determinado durante la consulta de anestesia preoperatoria

DURACIÓN DE LA HOSPITALIZACIÓN

Entre 4 y 8 días

REANUDACIÓN DEL APOYO

Inmediato o diferido por varias semanas dependiendo de los gestos óseos realizados durante la operación

DESPUÉS DE LA OPERACIÓN 

Regrese a casa si hay ayuda en el hogar y pocas escaleras, de lo contrario, discuta ir a un centro de rehabilitación.

DURACIÓN DE LA REHABILITACIÓN 

Usualmente 2 meses

DURACIÓN DEL PARO LABORAL

2 a 3 meses

REANUDACIÓN DE LA CONDUCCIÓN 

1 mes mínimo después de la operación, a menudo 2 meses

VOLVER AL DEPORTE

6 meses después de la cirugía estrictamente limitada a deportes de bajo impacto

¿Es la cirugía de reemplazo conveniente para usted?

La decisión de hacerse la cirugía de reemplazo de cadera debe ser una decisión colaborativa entre usted, su familia, su médico de atención primaria y su cirujano ortopédico. Por lo general, el proceso de tomar esta decisión comienza con una derivación de su médico a un cirujano ortopédico para que le haga una evaluación inicial.

Cuándo se recomienda la cirugía

Hay varios motivos por los que el médico podría recomendar la cirugía de reemplazo de cadera. Las personas que se benefician de ella, a menudo, tienen lo siguiente:

  • Dolor de cadera que limita las actividades diarias, como caminar o agacharse.
  • Dolor de cadera que persiste al estar en reposo, ya sea de día o de noche.
  • Rigidez en la cadera que limita la capacidad para mover o levantar la pierna.
  • Alivio inadecuado del dolor al tomar medicamentos antiinflamatorios, hacer fisioterapia o usar apoyos para caminar.

Candidatos para la cirugía

No hay absolutamente ninguna restricción de edad ni de peso para el reemplazo total de cadera.

Las recomendaciones para la cirugía se basan en el dolor y la discapacidad del paciente, no en la edad. La mayoría de los pacientes que se someten a un reemplazo total de cadera tienen entre 50 y 80 años, pero los cirujanos ortopédicos evalúan a los pacientes de manera individual. Se han hecho reemplazos totales de cadera con éxito en pacientes de todas las edades, desde jóvenes adolescentes con artritis juvenil hasta pacientes ancianos con artritis degenerativa.

Evaluación ortopédica

La evaluación con un cirujano ortopédico consta de varios componentes:

  • Antecedentes médicos. Su cirujano ortopédico reunirá información sobre su salud general y le hará preguntas sobre el grado de su dolor de cadera y cómo este afecta su capacidad para hacer las actividades diarias.
  • Examen físico. En este estudio se evaluarán la movilidad, la fuerza y la alineación de la cadera.
  • Radiografías. Estas imágenes ayudan a determinar el grado de daño o de deformidad de la cadera.
  • Otras pruebas. En ocasiones, podrían ser necesarias otras pruebas, como imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI), para determinar el estado del hueso y de los tejidos blandos de la cadera.

(Izquierda) En esta radiografía de una cadera sana, el espacio entre la esfera y la cavidad indica que el cartílago está sano. (Derecha) Esta radiografía de una cadera con artritis muestra que hay una pérdida importante del espacio articular.

Decidir hacerse la cirugía de reemplazo de cadera

Hable con su médico

El cirujano ortopédico revisará los resultados de su evaluación con usted y analizará si la cirugía de reemplazo de cadera es el mejor método para aliviar su dolor y mejorar su movilidad. También podrían considerarse otras opciones de tratamiento, como medicamentos, fisioterapia u otros tipos de cirugía.

Además, el cirujano ortopédico le explicará los posibles riesgos y complicaciones de la cirugía de reemplazo de cadera, incluidos aquellos relacionados con la cirugía misma y aquellos que pueden ocurrir con el tiempo después de esta.

Nunca dude en hacerle preguntas al médico cuando haya algo que no entienda. Cuanto más sepa, mejor podrá manejar los cambios que la cirugía de reemplazo de cadera hará en su vida.

Expectativas realistas

Un factor importante para decidir si se hará la cirugía de reemplazo de cadera es entender lo que el procedimiento puede y no puede hacer. La mayoría de las personas que se someten a la cirugía de reemplazo de cadera experimentan una gran reducción del dolor de cadera y una importante mejoría en su capacidad para hacer las actividades diarias habituales.

Con el uso y la actividad habituales, el material entre la cabeza y la cavidad de todos los implantes de reemplazo de cadera comienza a desgastarse. La actividad o el peso excesivos pueden acelerar este desgaste habitual y hacer que la cadera reemplazada se afloje y produzca dolor. Por lo tanto, la mayoría de los cirujanos recomiendan evitar las actividades de alto impacto, como correr, trotar, saltar o hacer otros deportes de alto impacto.

Las actividades realistas después del reemplazo total de cadera incluyen caminar sin límites, nadar, jugar al golf, conducir, hacer senderismo, andar en bicicleta, bailar y practicar otros deportes de bajo impacto.

Con la modificación adecuada en las actividades, los reemplazos de cadera pueden durar muchos años.

Prepararse para la cirugía

Pruebas

Es posible que sean necesarias varias pruebas, como análisis con muestras de sangre y de orina, un electrocardiograma (ECG) y radiografías, para ayudar a planificar su cirugía.
Preparar la piel

La piel no debe tener ninguna infección ni irritación antes de la cirugía. Si tiene alguno de estos problemas, comuníquese con el cirujano ortopédico para recibir tratamiento para mejorar la piel antes de la cirugía.

Medicamentos

Háblele al cirujano ortopédico de los medicamentos que esté tomando. El cirujano o el médico de atención primaria le indicarán cuáles son los medicamentos que debe dejar de tomar y cuáles puede seguir tomando antes de la cirugía.

Pérdida de peso

Si tiene sobrepeso, el médico podría pedirle que baje un poco de peso antes de la cirugía para minimizar la presión sobre la cadera nueva y, posiblemente, para disminuir los riesgos de la cirugía.

Evaluación dental

Aunque las infecciones después del reemplazo de cadera son infrecuentes, puede ocurrir una infección si ingresan bacterias al torrente sanguíneo. Debido a que pueden ingresar bacterias al torrente sanguíneo durante los procedimientos dentales, los procedimientos dentales importantes (como las extracciones de dientes y el tratamiento periodontal) deben hacerse antes de la cirugía de reemplazo de cadera. La limpieza de rutina de los dientes debe postergarse para varias semanas después de la cirugía.

Evaluación urinaria

Las personas con antecedentes de infecciones urinarias recientes o frecuentes deben hacerse una evaluación urológica antes de la cirugía. Los hombres mayores con enfermedades de la próstata deben considerar completar el tratamiento necesario antes de hacerse la cirugía.

Planificación social

Aunque podrá caminar con un bastón, muletas o un andador inmediatamente después de la cirugía, es posible que necesite un poco de ayuda durante varias semanas con tareas como cocinar, hacer las compras, bañarse y lavar la ropa.

Si vive solo, un trabajador social o un planificador de altas del hospital puede ayudarlo a planificar con anticipación para que alguien lo ayude en su casa. También podría coordinar una estancia breve en un centro de atención prolongada durante su recuperación después de la cirugía.

Planificación para el hogar

Si hace varias modificaciones en su casa, su movilidad durante su recuperación será más fácil. Los siguientes artículos pueden ayudar con las actividades diarias:

  • Barras de seguridad o pasamanos bien sujetos en la ducha o en la bañera.
  • Pasamanos seguros a lo largo de las escaleras.
  • Una silla estable para su recuperación inicial, con un cojín de asiento firme (que permita mantener las rodillas más bajas que la cadera), un respaldo firme y dos reposabrazos.
  • Un asiento de inodoro elevado.
  • Un banco o silla de ducha estable para bañarse.
  • Una esponja con mango largo y una ducha de mano.
  • Un palo para ayudar a vestirse, un dispositivo para ponerse las medias, y un calzador con mango largo para ponerse y sacarse las medias y los zapatos sin flexionar excesivamente la cadera nueva.
  • Un alcanzador que le permita agarrar objetos sin flexionar excesivamente la cadera.
  • Almohadas firmes para las sillas, los sofás y el auto, que le permitan sentarse con las rodillas más bajas que la cadera.
  • Quitar todas las alfombras y cables eléctricos sueltos de las áreas donde camina en su casa.

Su cirugía

Puede que lo hospitalicen el día de la cirugía o que regrese a su casa el mismo día. Antes de la operación, debe hablar con el cirujano sobre el plan de hospitalización o de regreso a su casa.

Anestesia

Cuando llegue al hospital o al centro de cirugía, un miembro del equipo de anestesia le hará una evaluación. Los tipos más frecuentes de anestesia son la anestesia general (lo duermen) y la anestesia raquídea, epidural o regional con bloqueo de nervios (usted está despierto, pero el cuerpo está adormecido de la cintura para abajo). El equipo de anestesia determinará qué tipo de anestesia será mejor teniendo en cuenta lo que usted les diga.

Componentes del implante

Actualmente, se usan muchos tipos diferentes de diseños y materiales en las articulaciones de cadera artificiales. Todos ellos consisten en dos componentes básicos: la esfera (hecha de metal resistente bien pulido o de cerámica) y la cavidad (un vaso duradero de plástico, cerámica o metal, que puede tener un revestimiento externo de metal).

Los componentes protésicos pueden fijarse a presión en el hueso para permitir que este crezca sobre los componentes o pueden cementarse en el lugar. La decisión de fijar a presión o de cementar los componentes se basa en varios factores, como la calidad y la fuerza del hueso. También podría usarse la combinación de un vástago cementado y una cavidad no cementada.

El cirujano ortopédico elegirá el tipo de prótesis que mejor satisfaga sus necesidades.

(Izquierda) Un componente femoral no cementado estándar. (Centro) Un primer plano de este componente muestra la superficie porosa sobre la que el hueso podrá crecer.  (Derecha) El componente femoral y el componente acetabular funcionan unidos.

La radiografía del componente femoral y el componente acetabular funcionan unidos.

(Izquierda) El componente acetabular muestra el forro de plástico (polietileno) dentro del revestimiento de metal. (Derecha) La superficie porosa de este componente acetabular permite que el hueso crezca sobre esta. Se usan los orificios alrededor del vaso si se necesitan tornillos para mantenerlo en su lugar.

Procedimiento

Por lo general, el procedimiento quirúrgico dura entre 1 y 2 horas. El cirujano ortopédico quitará el cartílago y el hueso dañados, y luego colocará nuevos implantes de metal, plástico o cerámica para restaurar la alineación y la función de la cadera.

Después de la cirugía, lo llevarán a la sala de recuperación, donde permanecerá durante varias horas mientras se controla su recuperación de la anestesia. Cuando se despierte, lo llevarán a su habitación del hospital o le darán el alta para ir a su casa.

Radiografía antes y después del reemplazo total de cadera. En este caso, se usaron componentes no cementados.

Recuperación

El éxito de la cirugía dependerá en gran medida de cuán bien siga las instrucciones de cuidado en casa de su cirujano ortopédico durante las primeras semanas después de la cirugía.

Control del dolor

Con frecuencia, se recetan medicamentos para el alivio del dolor a corto plazo después de la cirugía. Existen varios tipos de medicamentos para ayudar a controlar el dolor, como los opioides, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (nonsteroidal anti-inflammatory drugs, NSAID), el paracetamol y los anestésicos locales. El médico puede combinar estos medicamentos para aumentar el alivio del dolor, así como para minimizar la necesidad de opioides.

Tenga en cuenta que, aunque los opioides ayudan a aliviar el dolor después de la cirugía, estos son narcóticos y pueden ser adictivos. La sobredosis por opioides y la dependencia de estos medicamentos se han convertido en problemas de salud pública críticos en los EE. UU. Es fundamental que se consuman opioides solamente según lo que indique el médico. Apenas el dolor empiece a desaparecer, deje de tomarlos. Hable con el médico si, después de algunos días de la cirugía, el dolor no empieza a aliviarse.

Cuidado de la herida

Usted puede tener puntos o grapas a lo largo de la herida o una sutura debajo de la piel. Los puntos o las grapas se quitarán aproximadamente 2 semanas después de la cirugía.

Evite mojar la herida hasta que se haya cerrado y secado por completo. Puede seguir vendándose la herida para prevenir la irritación por la ropa o las medias de sostén.

Dieta

Es normal perder un poco el apetito durante varias semanas después de la cirugía. Una dieta equilibrada, a menudo con un suplemento de hierro, es importante para favorecer la cicatrización adecuada de los tejidos y para recuperar la fuerza de los músculos. Beba mucho líquido.

Actividad

El ejercicio es una parte fundamental del cuidado en casa, particularmente durante las primeras semanas después de la cirugía. Debería poder reanudar la mayoría de las actividades livianas habituales en un plazo de 3 a 6 semanas después de la cirugía. Es normal tener un poco de molestia con la actividad y por la noche durante varias semanas.

Su programa de actividades debe incluir lo siguiente:

  • Un programa de caminata gradual para aumentar la movilidad de a poco, al principio en su casa y más adelante en el exterior.
  • La reanudación de otras actividades domésticas habituales, como sentarse, ponerse de pie y subir escaleras.
  • Ejercicios específicos varias veces al día para recuperar el movimiento y fortalecer la cadera. Es probable que pueda hacer los ejercicios sin ayuda, pero podría tener un fisioterapeuta que lo ayude en su casa o en un centro de terapia las primeras semanas después de la cirugía.

La fisioterapia lo ayudará a recuperar la fuerza y la movilidad de la cadera.

Posibles complicaciones de la cirugía

La tasa de complicaciones después de la cirugía de reemplazo de cadera es baja. Las complicaciones graves, como la infección de la articulación, ocurren en menos del 2 % de los pacientes. Las complicaciones médicas importantes, como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, ocurren incluso con menos frecuencia. Sin embargo, tener enfermedades crónicas puede aumentar la probabilidad de sufrir complicaciones. Aunque es poco frecuente, cuando estas complicaciones ocurren, pueden prolongar o limitar la recuperación completa.

Infección

Puede ocurrir una infección superficial de la herida o puede haber una infección profunda alrededor de la prótesis. Puede ocurrir días o semanas después de la cirugía e, incluso, años más tarde.

Por lo general, las infecciones leves de la herida se tratan con antibióticos. Las infecciones importantes o profundas pueden requerir otra cirugía y la extracción de la prótesis. Las infecciones en el cuerpo pueden propagarse a la articulación reemplazada.

Coágulos sanguíneos

Los coágulos sanguíneos en las venas de la pierna o en la pelvis son una de las complicaciones más frecuentes de la cirugía de reemplazo de cadera. Estos coágulos pueden poner en peligro la vida si se liberan y se trasladan a los pulmones. El cirujano ortopédico diseñará un programa de prevención, que puede incluir medicamentos anticoagulantes, medias de sostén, cubiertas inflables para las piernas, ejercicios de flexiones de tobillo y movilización inicial.

Se pueden formar coágulos sanguíneos en una de las venas profundas del cuerpo. Aunque los coágulos sanguíneos puedan producirse en cualquier vena profunda, con mayor frecuencia, se forman en las venas de la pelvis, la pantorrilla o el muslo.

Desigualdad del largo de las piernas

A veces, después de un reemplazo de cadera, podría sentir que tiene una pierna más larga o más corta que la otra. El cirujano ortopédico hará todo lo posible para que las piernas queden parejas, pero podría alargar o acortar ligeramente una pierna para maximizar la estabilidad y la biomecánica de la cadera. Algunos pacientes podrían sentirse más cómodos con un alza después de la cirugía.

Luxación

Esto ocurre cuando la esfera se sale de la cavidad. El riesgo de luxación es el más alto en los primeros meses después de la cirugía, cuando los tejidos se están cicatrizando. La luxación es poco frecuente. Si la esfera se sale de la cavidad, por lo general, una reducción cerrada puede reubicarla en su lugar sin la necesidad de otra cirugía. En los casos en los que la cadera se siga luxando, podría ser necesaria otra cirugía.

Luxación de un implante de cadera.

Aflojamiento y desgaste del implante

Con los años, la prótesis de cadera puede desgastarse o aflojarse, y esto, con mayor frecuencia, se debe a las actividades diarias. También puede producirse por el adelgazamiento biológico del hueso, llamado “osteólisis”. Si el aflojamiento es doloroso, podría ser necesaria una segunda cirugía llamada “cirugía de revisión”.

Otras complicaciones

Pueden producirse lesiones en los vasos sanguíneos y los nervios, sangrado, fracturas y rigidez. Una pequeña cantidad de pacientes sigue teniendo dolor después de la cirugía.

Evitar problemas después de la cirugía

Reconocer los signos de un coágulo de sangre

Siga las instrucciones del cirujano ortopédico minuciosamente para reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos durante las primeras semanas de la recuperación. Es posible que le recomiende que siga tomando los medicamentos anticoagulantes que comenzó a tomar en el hospital. Informe a su médico de inmediato si tiene alguno de los siguientes signos de advertencia.

Signos de advertencia de coágulos sanguíneos. Los signos de advertencia de un posible coágulo sanguíneo en la pierna son los siguientes:

  • Dolor en la pantorrilla y la pierna que no se relaciona con la incisión.
  • Sensibilidad o enrojecimiento en la pantorrilla.
  • Aparición o aumento de la hinchazón en el muslo, la pantorrilla, el tobillo o el pie.

Signos de advertencia de embolia pulmonar. Los signos de advertencia de que un coágulo sanguíneo se ha trasladado hacia el pulmón incluyen lo siguiente:

  • Falta de aire repentina
  • Aparición repentina de dolor en el pecho
  • Dolor localizado en el pecho con tos

Prevenir las infecciones

Una causa frecuente de infección después de la cirugía de reemplazo de cadera es el ingreso de bacterias al torrente sanguíneo durante los procedimientos dentales, o cuando hay infecciones de las vías urinarias o infecciones de la piel.

Después de la cirugía, los pacientes con determinados factores de riesgo podrían necesitar tomar antibióticos antes de un procedimiento dental, incluidas las limpiezas dentales, o antes de cualquier procedimiento quirúrgico que pueda permitir el ingreso de bacterias al torrente sanguíneo. El cirujano ortopédico hablará con usted acerca de si es necesario que tome antibióticos preventivos antes de los procedimientos dentales.

Signos de advertencia de infección. Informe a su médico de inmediato si tiene alguno de los siguientes signos de una posible infección del reemplazo de cadera:

  • Fiebre persistente (más de 100 °F por vía oral)
  • Escalofríos
  • Aumento del enrojecimiento, la sensibilidad o la hinchazón de la herida en la cadera
  • Supuración de la herida en la cadera
  • Aumento del dolor de cadera con la actividad y el reposo

Evitar caídas

Una caída durante las primeras semanas después de la cirugía puede dañar la cadera nueva y requerir otra cirugía. Las escaleras son un peligro particular hasta que la cadera esté fuerte y móvil. Debe usar un bastón, muletas, un andador o pasamanos, o tener a alguien que lo ayude hasta que mejore el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza.

El cirujano ortopédico y el fisioterapeuta lo ayudarán a decidir qué dispositivos de ayuda necesitará después de la cirugía y cuándo podrá dejar de usarlos de manera segura.

Otras precauciones

Para garantizar la recuperación adecuada y evitar la luxación de la prótesis, podrían pedirle que tome precauciones especiales al sentarse, agacharse o dormir, por lo general, durante las primeras 6 semanas después de la cirugía. Estas precauciones variarán según el paciente y el enfoque quirúrgico que haya usado el cirujano para hacer el reemplazo de cadera.

El cirujano y el fisioterapeuta le indicarán las precauciones específicas que debe seguir.

Resultados

En qué es diferente la cadera nueva

Es posible que sienta un poco de entumecimiento en la piel alrededor de la incisión. También podría sentir un poco de rigidez, particularmente con las flexiones excesivas. Con frecuencia, estas diferencias disminuyen con el tiempo y, para la mayoría de los pacientes, estas diferencias son leves en comparación con el dolor y la función limitada que experimentaron antes de la cirugía.La cadera nueva puede activar los detectores de metal requeridos para seguridad en los aeropuertos y algunos edificios. Informe al agente de seguridad que tiene un reemplazo de cadera si se activa la alarma.

Proteger la cadera reemplazada

Hay muchas cosas que puede hacer para proteger la cadera reemplazada y prolongar la duración del implante.

  • Participar en un programa de ejercicios livianos regulares para mantener la fuerza y la movilidad adecuadas de la cadera nueva.
  • Tomar precauciones especiales para evitar caídas y lesiones. Si se fractura un hueso de la pierna, podría necesitar otra cirugía.
  • Asegúrese de informar al dentista que tiene un reemplazo de cadera. Hable con el cirujano ortopédico sobre si debe tomar antibióticos antes de los procedimientos dentales.
  • Haga consultas periódicas al cirujano ortopédico para hacerse exámenes de seguimiento de rutina y radiografías, incluso si la cadera reemplazada parece funcionar bien.

Ejercicios de cadera

Movimiento en flexión rotación externa

Posición inicial:Tomar apoyo en el pie opuesto al lado que queramos trabajar, equilibrarse con la mano en un mueble o una pared.

Movimiento:1. Movimiento de flexión alta de cadera: levante la pierna, con la rodilla doblada, lo más alto que pueda.
2. Movimiento de rotación externa: mantenga la pierna levantada, la rodilla doblada, desplace la pierna 90°hacia el exterior.

Frecuencia:Repetir 4 ó 5 veces estos movimientos.

Movimiento de extensión

Posición inicial:Tomar apoyo en el pie opuesto al lado se queramos trabajar, equilibrarse con la mano en un mueble o una pared.

Movimiento:1. Incline ligeramente su busto hacia delante.
2. Tienda la pierna hacia atrás y tire de ella.
3. Mantenga la posición durante 5 segundos.

Frecuencia:Repetir 4 ó 5 veces estos movimientos

Movimiento de abducción

Posición inicial:Tomar apoyo en el pie opuesto al lado se queramos trabajar, equilibrarse con la mano en un mueble o una pared.

Movimiento:1. Incline ligeramente el busto hacia delante.
2. Tienda la pierna en abducción (a un lado) y estírela.
3. Mantenga la posición durante 5 segundos.

Frecuencia:Repetir 4 ó 5 veces estos movimientos

Rehabilitación Tras Operación De Prótesis De Cadera

Rehabilitación tras operación de prótesis de cadera

Tras pasar por quirófano por una cirugía de prótesis de cadera hay una serie de pautas que debemos seguir para que  la recuperación sea lo más fácil posible.

Prótesis de cadera y recuperación: ¿Qué debo hacer después de la intervención?

  1. Ha de seguir el programa de rehabilitación ambulatoria indicado por su fisioterapeuta. Caminar es un ejercicio excelente, aunque deberá usar muletas hasta que su médico o rehabilitador le recomiende lo contrario.
  2. Cuide la herida de acuerdo con las indicaciones dadas por el personal de enfermería del hospital.
  3. Siga la pauta de analgesia prescrita por su médico y cumpla escrupulosamente con la toma de medicamentos pautados.
  4. Evite sentarse en sillas bajas y utilice un alza en el inodoro.
  5. No se siente durante demasiado tiempo ni permanezca de pie de manera prolongada.
  6. No cruce las piernas ni se arrodille.
  7. Intente mantener una dieta correcta y un peso corporal adecuado.
  8. No conduzca ni realice actividades físicas intensas hasta que su médico se lo indique.

 

prótesis de cadera: recuperación

 

¿Cuándo podré irme a casa?

El tiempo de alta hospitalaria dependerá de su estado general de salud, de la presencia o no de complicaciones y del protocolo de cada hospital. En principio, si todo va bien, no debería de estar más de cuatro o cinco días ingresado.

Usted empezará la rehabilitación de su cirugía de prótesis de cadera en el centro hospitalario y deberá continuarla en su casa.

Señales de alarma durante la rehabilitación de operación de cadera

Aunque la implantación de una prótesis de cadera es un procedimiento rutinario, no está exento de riesgos y cabe la posibilidad de que haya alguna complicación post-operatoria. Debe usted acudir al médico si observa:

  • Fiebre alta.
  • Dolor importante que no cede con la analgesia pautada.
  • Herida enrojecida, tumefacta y con dolor e inflamación.
  • Exudado por alguna zona de la herida.
  • Problemas en la piel.
  • Dificultad respiratoria.