Lista Completa Tumores de los Huesos

Sarcoma Fibroblástico myxoinflamatorio Pie y Tobillo

Este sarcoma raro de bajo grado fue identificado por Meis-Kindblom y Kindblom en 1998.Los pacientes están en su edad adulta media (rango de tercera a novena década, la mediana de 53 años) y los hombres y las mujeres son igualmente afectados.El tumor se presenta como una masa indolora de meses o años de duración. Las lesiones promedio de 3 cm de tamaño.Examen de resonancia magnética demostrará la extensión del tumor y los ganglios linfáticos regionales y el pecho debe ser evaluado.Se requiere escisión con un margen amplio y largo plazo de seguimiento.

Información completa sobre este tumor

Introducción y Definición: Este sarcoma rara de bajo grado fue identificado por Meis-Kindblom y Kindblom en 1998. Aproximadamente el 30% de estos tumores se producen en el pie y el tobillo, el 65% de la mano y la muñeca, y el resto en otros sitios. Las lesiones promedio de 3 cm de tamaño. La masa es mal delimitada y subcutánea, lo que lleva a un mal diagnóstico frecuente como quiste ganglionar o tenosinovitis.

Incidencia y Demografía: Los pacientes están en su edad adulta media (rango de tercera a novena década, la mediana de 53 años) y los hombres y las mujeres son igualmente afectados.

Síntomas y Presentación: El tumor se presenta como una masa indolora de meses o años de duración.X-Ray Apariencia y Advanced Imaging

Hallazgos: Examen de resonancia magnética demostrará la extensión del tumor y los ganglios linfáticos regionales y el pecho debe ser evaluado.

Opciones de tratamiento para este tumor: El manejo adecuado comienza con el reconocimiento del potencial de malignidad de masas aparentemente inocentes. Se requiere escisión con un margen amplio y largo plazo de seguimiento.Resultados del

Tratamiento y pronóstico: Debido a la presentación inocua los márgenes quirúrgicos iniciales son a menudo insuficientes. La recurrencia se observa en 60 a 70 por ciento de los casos. Aproximadamente una cuarta parte de los casos requieren amputación debido a la recurrencia local de recurrente. La metástasis es poco frecuente, pero la diseminación del tumor a los ganglios linfáticos y el pulmón regionales han sido reportados.El pronóstico es similar a otros sarcomas de bajo grado, con dos tercios de los pacientes vivos sin enfermedad y el resto vivo con la enfermedad a los cinco años de seguimiento.

Adamantinoma

Adamantinoma de los huesos largos, es de crecimiento lento, de bajo grado y extremadamente raro, maligno de origen epitelial, que se produce casi exclusivamente en la tibia y el peroné.

El tumor generalmente se presenta en la segunda a la quinta década de la vida.

El paciente suele tener hinchazón que puede ser doloroso. La duración de los síntomas puede variar desde unas pocas semanas hasta años.

Adamantinoma aparece como una lesión excéntrica, bien circunscrita, y lítico en la radiografía simple.

Adamantinoma se trata mediante la extirpación quirúrgica amplia

Información completa sobre este tumor

Introducción y Definición: 

Adamantinoma de los huesos largos, o adamantinoma extragnathic, es un bajo grado del tumor extremadamente raro, malignas de origen epitelial. No está relacionado a adamantinoma o ameloblastoma de la mandíbula y el maxilar que se deriva de la bolsa de Rathke. Adamantinoma es un tumor localmente agresivo osteolítica

Incidencia y Demografía: 

El tumor generalmente se presenta en la segunda a la quinta década de la vida, pero puede afectar a los pacientes entre las edades de 3 a 73. La mayoría de los pacientes son hombres.

Síntomas y Presentación: 

El sitio de 90% del tiempo en la diáfisis de la tibia con las lesiones restantes se encuentran en el peroné y los huesos tubulares largos. A menudo hay una historia de trauma asociado con adamantinoma pero su papel en el desarrollo de esta lesión no está claro. El paciente suele tener hinchazón que puede ser doloroso. La duración de los síntomas puede variar desde unas pocas semanas hasta años.

X-Ray Apariencia y Advanced Imaging Hallazgos: 

Adamantinoma aparece como una lesión excéntrica, bien circunscrita, y lítico en la radiografía simple. La corteza anterior de la tibia es, con mucho, el lugar más común. La lesión suele tener varios defectos líticos separadas por hueso esclerótico que le da una apariencia de “pompa de jabón”. Hay adelgazamiento cortical pero poca reacción perióstica. La lesión puede romper a través de la corteza y se extienden en el tejido blando. Puede haber múltiples lesiones adyacentes con hueso intervenir normal. RM ayuda a demostrar la intraósea y la participación extraósea. El radiológicamente diagnóstico diferencial incluye la displasia osteofibrous, displasia fibrosa, ABC, fibroma condromixoide y el condrosarcoma

Diagnóstico diferencial: 

El radiológicamente diagnóstico diferencial incluye la displasia osteofibrous, displasia fibrosa, ABC, fibroma condromixoide y el condrosarcoma.

Técnica de biopsia preferida para este tumor: 

Biopsia abierta

Hallazgos histopatológicos: 

En el examen macroscópico, adamantinoma está bien demarcada y lobulada. El tumor de color gris o blanco es correoso y puede tener áreas focales de hemorragia y necrosis. Espículas óseas y quistes llenos de líquido en la sangre o de color pajizo también puede ser present.Adamantinoma es un tumor bifásico con islas de células epiteliales rodeadas por un estroma fibroso reactivo soso. El estroma se compone de células productoras de colágeno en forma de huso. Los nidos de células malignas son columnares y tener una empalizada periférica. Diferenciación escamosa y la producción de queratina son raros. El tumor es positivo en la tinción inmunohistoquímica con el anticuerpo queratina. El origen epitelial se confirma cuando las membranas basales, los desmosomas y los filamentos toneladas son vistos bajo el microscopio electrónico.

Opciones de tratamiento para este tumor: 

Adamantinoma se trata mediante la extirpación quirúrgica amplia. Este tumor es insensible a la radiación y puede producir metástasis en los pulmones, ganglios linfáticos y órganos abdominales por ambas rutas hematógenas y linfático. No se utiliza la quimioterapia.

Margen de Preferencia para este tumor: 

Ancho

Resultados del Tratamiento y pronóstico: 

En el 20% de los casos hay metástasis tardías en el curso de la enfermedad.

Características especiales y Inusuales 

Displasia osteofibrous, o fibroma osificante, es otra lesión con una predilección llamativa para la tibia que tiene una asociación bien documentado con adamantinoma y puede ser un precursor benigno a ella.

Lecturas recomendadas y Referencia: 

Conway, WF y CW Hayes, Varios lesiones del hueso, radiológicos Clinics of North America, 31 (2): 339357, de marzo de 1993. Bulloughs, Andrew, ortopédica Pathologv (tercera edición), Times Mirror Internacional Publishers Limited, Londres, 1997 Huvos , Andew. Hueso Tumors- Diagnóstico. Tratamiento y pronóstico, WBSaunders, Co., 1991. Fletcher, Christopher. Histopatología de diagnóstico de tumores, Churchill Livingstone, 1995. Van Der Woude, HJ AJR Am J Roentgenol. 2004 Dec; 183 (6): 1737-

Hemangioma

Summary
Description

Los hemangiomas son lesiones benignas del hueso caracterizada por espacios vasculares revestidos con células endoteliales. Aproximadamente el 50% de los hemangiomas óseos se encuentran en los cuerpos vertebrales (torácicos especialmente) y el 20% se encuentran en la bóveda craneal. Las lesiones restantes se encuentran en la tibia, fémur y el húmero.

People and Age
La mayor incidencia ocurre en los años 50.
Los hemangiomas son generalmente asintomática, por lo general detectados de manera casual.

La aparición en X-ray depende de la ubicación. Las lesiones son a menudo mal definido, que aparece como un área algo localizada de vasos abundante, dilatada, algunas de ellas pueden estar en la superficie del hueso, dentro de la corteza del hueso, o extenderse a la cavidad medular.

Los hemangiomas son lesiones asintomáticas generalmente descubierto en una radiografía o una autopsia. hemangiomas vertebrales pueden causar síntomas neurológicos si se extienden en el espacio epidural. Los síntomas pueden variar con otros factores que causan la distensión vascular o de reacción, tales como la dependencia, la actividad, el embarazo y la menstruación.

X-Ray Appearance and Advanced Imaging Findings
El aspecto radiológico puede ser muy llamativo y depende de la localización de la lesión. En los huesos largos de las lesiones suelen localizarse en la metáfisis o diáfisis. Las lesiones tienen una tendencia a extenderse desde el hueso en los tejidos blandos circundantes, o viceversa. Las lesiones son a menudo mal definido, que aparece como un área algo localizada de vasos abundante, dilatada, algunas de ellas pueden estar en la superficie del hueso, dentro de la corteza del hueso, o extenderse a la cavidad medular. Normalmente, hay múltiples, pequeñas, zonas líticas algo irregular rodeada por la región variable del scelrosis. (Ver imágenes) han engrosado las lesiones vertebrales trabéculas vertebral secundario a la erosión de las trabéculas horizontales que da un “pana” aparición en la radiografía simple. En la TC axial computarizada, las lesiones del cuerpo vertebral tiene una “polka dot” patrón como los vasos se observan en sección transversal. lesiones líticas del calvario se irradia y se parecen a rayos de la rueda. Los hemangiomas en la metáfisis o epífisis de los huesos largos son lesiones líticas que le dan un patrón estrellado conocida como “encaje irlandés”. T1 IRM varían de intensidad baja a alta, dependiendo de la cantidad de tejido adiposo presente. T2 imágenes por resonancia magnética muestran lesiones con alta intensidad debido a la vascularización.

Epitelioide

Body Regions

Caso Síntomas y presentación
Adenoma / adenocarcinoma papilar digital agresivo – Pie y tobillo Puede tener un curso clínico indolente sin síntomas ni cambios durante años.
Sarcoma fibroblástico mixoinflamatorio acral – Pie y tobillo El tumor se presenta como una masa subcutánea indolora de meses o años de duración.
Sarcoma fibroblástico mixoinflamatorio acral – Pie y tobillo El tumor se presenta como una masa subcutánea indolora de meses o años de duración.
Adamantinoma El sitio el 90% del tiempo en la diáfisis de la tibia con las lesiones restantes se encuentran en el peroné y los huesos tubulares largos. A menudo hay antecedentes de traumatismo asociado con el adamantinoma, pero su papel en el desarrollo de esta lesión sigue sin estar claro. El paciente suele presentar hinchazón que puede ser dolorosa. La duración de los síntomas puede variar desde unas pocas semanas hasta años.
Adamantinoma El sitio el 90% del tiempo en la diáfisis de la tibia con las lesiones restantes se encuentran en el peroné y los huesos tubulares largos. A menudo hay antecedentes de traumatismo asociado con el adamantinoma, pero su papel en el desarrollo de esta lesión sigue sin estar claro. El paciente suele presentar hinchazón que puede ser dolorosa. La duración de los síntomas puede variar desde unas pocas semanas hasta años.
Fibromatosis agresiva (tumor desmoide)
Adenoma / adenocarcinoma papilar digital agresivo – Pie y tobillo Puede tener un curso clínico indolente sin síntomas ni cambios durante años.
Un niño de 9 años tiene dolor en la rodilla derecha después de caerse durante un partido de fútbol. Un niño de 9 años tiene dolor en la rodilla derecha después de caerse durante un partido de fútbol. Las radiografías se muestran en las Figuras 13a y 13b. La lesión ocurrió hace dos semanas y el dolor ha mejorado significativamente. ¿Cuál es el siguiente paso más apropiado en la atención de este paciente?
Quiste óseo aneurismático: pie y tobillo Puede haber antecedentes de trauma y algunos han postulado un vínculo causal entre el trauma y esta lesión. Los pacientes se quejan de dolor y una masa de crecimiento lento.
Quiste óseo aneurismático Dolor que aumenta gradualmente, una masa o con una fractura patológica a través de la lesión. En unos pocos casos se ha informado de un rápido aumento del tamaño de la lesión.
Quiste óseo aneurismático: pie y tobillo Puede haber antecedentes de trauma y algunos han postulado un vínculo causal entre el trauma y esta lesión. Los pacientes se quejan de dolor y una masa de crecimiento lento.
Angiosarcoma El angiosarcoma de alto grado parece tener dos presentaciones clínicas distintas. Primero, la lesión puede presentarse como múltiples lesiones en un solo hueso, dos o más huesos adyacentes o quizás todos los huesos de una extremidad. Estas lesiones parecen tener un curso indolente y el pronóstico sigue siendo bueno. La segunda presentación es la de lesiones únicas o múltiples de rápida progresión que hacen metástasis a otros huesos o al pulmón, esta forma de la enfermedad tiene un pronóstico muy precario. Este caso ilustró el tipo posterior.
Angiosarcoma El angiosarcoma de alto grado parece tener dos presentaciones clínicas distintas. Primero, la lesión puede presentarse como múltiples lesiones en un solo hueso, dos o más huesos adyacentes o quizás todos los huesos de una extremidad. Estas lesiones parecen tener un curso indolente y el pronóstico sigue siendo bueno. La segunda presentación es la de lesiones únicas o múltiples de rápida progresión que hacen metástasis a otros huesos o al pulmón, esta forma de la enfermedad tiene un pronóstico muy precario. Este caso ilustró el tipo posterior.
Irregularidad cortical avulsiva – “lesión por tirón” Los pacientes se presentan con dolor de rodilla y lesión ósea. Uno o ambos lados pueden ser sintomáticos.
Mixoma celular benigno Una masa palpable con dolor local o una masa indolora de crecimiento lento.
Histiocitoma fibroso benigno Clínicamente, los pacientes refieren dolor por la lesión, a menudo de meses o años de duración. El dolor puede estar asociado con una fractura patológica. Puede haber algo de sensibilidad local, pero no se observa hinchazón o masa, y no hay síntomas sistémicos. Normalmente no hay deterioro de la función de la articulación cercana. Las lesiones de la columna pueden causar un defecto neurológico al presionar la médula espinal. En algunos casos, existe un trastorno subyacente primario del metabolismo del colesterol u otras anomalías de los lípidos. En estos casos, las lesiones óseas líticas son análogas a las observadas en enfermedades de almacenamiento como la enfermedad de Gaucher. Estas múltiples lesiones se denominan “xantoma diseminado”. Un caso reportado es el de un niño de 10 años con lesiones líticas en pelvis, fémur y húmero, así como pápulas y placas amarillas y marrones en cara y tronco. Este paciente también tenía poliuria y polidipsia, y se encontró que tenía diabetes insípida. (Khandpur) Radiográficamente, la lesión ocurre comúnmente en las costillas, la pelvis, incluidos el sacro y el ilion, o en la epífisis o diáfisis de los huesos tubulares. Estos tumores se han informado en la mandíbula y tejidos blandos asociados. En otro informe, este tumor se presentó comúnmente alrededor de la rodilla.
Extraña proliferación osteocondromatosa parosteal Hay antecedentes de una masa levemente dolorosa que parece aumentar de tamaño durante muchas semanas o meses. Por lo general, no hay antecedentes de trauma. Puede haber rigidez de una articulación cercana u otros síntomas mecánicos.
Extraña proliferación osteocondromatosa parosteal Hay antecedentes de una masa levemente dolorosa que parece aumentar de tamaño durante muchas semanas o meses. Por lo general, no hay antecedentes de trauma. Puede haber rigidez de una articulación cercana u otros síntomas mecánicos.
Isla de huesos
Condrosarcoma de células claras El tumor es una lesión de crecimiento lento que tiene predilección por la epífisis de los huesos largos principales. Por lo tanto, la aparición gradual de dolor relacionado con las articulaciones en la cadera o el hombro es una presentación típica. A veces, una fractura patológica obligará al paciente a ver tratamiento para la lesión, a pesar de que ha habido un dolor leve o moderado durante años. La presentación general de esta lesión imita la de un tumor óseo benigno.
Caso Síntomas y presentación
Tumor marrón Clínicamente, el hiperparatiroidismo se presenta como “piedras, huesos y gemidos”. Los cálculos se refieren a cálculos renales recurrentes. Huesos se refiere a las lesiones óseas que ocurren en casos severos o prolongados. Groans está destinado a describir los síntomas gastrointestinales de náuseas, vómitos, úlceras pépticas y pancreatitis, así como la obnubilación que ocurre con la hipercalcemia.
Periartritis calcificada Los pacientes se presentan con dolor local, sensibilidad, hinchazón y calor.
Cáncer de mama metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden aparecer síntomas sistémicos, como hipercalcemia.
Cáncer de próstata metastásico El diagnóstico de cáncer de próstata generalmente comienza con PSA sérico elevado y / o fosfatasa ácida prostática, o la palpación de nódulos en un tacto rectal. El diagnóstico generalmente se confirma mediante una biopsia guiada por ecografía transrectal. El PSA también es actualmente el marcador más útil para evaluar el nivel de afectación ósea en el cáncer de próstata. El diagnóstico de metástasis óseas se realiza mediante una gammagrafía ósea. El problema con las gammagrafías óseas es que se consideran sensibles en el diagnóstico inicial, pero la especificidad es relativamente baja. Tampoco son adecuados para controlar la respuesta al tratamiento a corto plazo. Actualmente se están investigando otros marcadores para medir la cantidad de afectación ósea. Uno de estos marcadores, el telopéptido carboxi-terminal reticulado de piridinolina de colágeno tipo I (ICTP), se escinde durante la degradación del colágeno tipo I, lo que es indicativo de recambio óseo. El pensamiento actual es que el ICTP es más específico para el hueso que el PSA, pero es necesario realizar más estudios.

Se desconoce el mecanismo real por el cual las células cancerosas metastásicas provocan reacciones osteoblásticas. Sin embargo, Koeneman et al han propuesto que “para prosperar en el entorno óseo, las células cancerosas deben adquirir propiedades ‘similares a las de las células óseas'”. Se cree que existen interacciones celulares recíprocas entre las células del cáncer de próstata y el estroma óseo que dan como resultado la proliferación tanto del cáncer de próstata como de las células del estroma óseo. Esta interacción implica la participación de factores de crecimiento, como TGF-ß, bFGF e IGF tanto en el hueso como en la próstata, que se modula además por las acciones diferenciadoras de las proteínas morfogenéticas óseas y las proteínas relacionadas con la PTH. Al final, las condiciones son adecuadas para el crecimiento osteoblástico y las consecuencias son dolor óseo, inflamación y un mayor riesgo de fracturas. Los tumores vertebrales pueden comprimir la médula espinal y causar daño a los nervios. Es importante tener una buena idea del nivel de afectación ósea, ya que tiene un impacto significativo en la supervivencia general del paciente.

Los métodos actuales de tratamiento para el cáncer de próstata son la prostatectomía, la radioterapia y la terapia hormonal. La terapia hormonal se puede lograr mediante algunos métodos diferentes. La orquiectomía y la administración de estrógenos son dos opciones. Aunque el 60-80% de los pacientes con cáncer de próstata avanzado mejoran después de la castración, hay una progresión inevitable a un estado independiente de andrógenos testicular, en el que los andrógenos suprarrenales se hacen cargo. También existen fármacos que afectan directamente a la glándula pituitaria, como los agonistas de LHRH, y algunos pacientes también reciben fármacos antiandrógenos para bloquear el efecto de los andrógenos producidos por las glándulas suprarrenales produciendo un bloqueo total de andrógenos.

Algunos pacientes con metástasis a menudo requieren un tratamiento adicional, como la terapia hormonal de segunda línea, que suprime aún más la producción de andrógenos o bloquea sus acciones en la propia célula cancerosa. Otras opciones son la quimioterapia, la radioterapia y los bisfosfonatos, que degradan los osteoclastos y previenen la degradación de los huesos. Los bisfosfonatos todavía están bajo investigación por su efectividad en el cáncer de próstata metastásico. En los casos en los que el paciente tiene un dolor intenso, se puede justificar la administración de narcóticos y la derivación a un especialista en manejo del dolor.

Se recomienda que los pacientes con metástasis óseas comiencen la terapia de abstinencia de andrógenos inmediatamente después del diagnóstico. Sin embargo, la terapia hormonal no cura la mayoría de los casos de cáncer de próstata que han hecho metástasis en los huesos. También hay muchos efectos secundarios de la ablación de andrógenos. Es decir, disminución de las funciones sexuales, sofocos, anemia, aumento de peso y, a largo plazo, pérdida de masa ósea y osteoporosis. Un bloqueo total de andrógenos tiene, en el mejor de los casos, beneficios modestos.

La tasa de supervivencia se proyecta en un 8-10% a los cinco años y no tiene ninguna ventaja sobre la orquiectomía a los dos años. Además, el 60% de los pacientes recién diagnosticados con metástasis mueren a los 2 años. Se deben realizar exámenes periódicos de rutina y gammagrafías óseas en un paciente con cáncer de próstata metastásico. El objetivo es prevenir la progresión de una metástasis a una fractura patológica.

Las metástasis esqueléticas son muy comunes en el cáncer de próstata. En la autopsia, el 84% de las personas con adenocarcinoma de próstata tienen metástasis esqueléticas, mientras que en 1982, de 20.000 nuevos casos de cáncer de próstata, el 21,5% de los pacientes presentaban cáncer de próstata en estadio clínico D (metastásico). Las metástasis esqueléticas también se asocian generalmente con un mal pronóstico. Solo el 23% de los pacientes sobrevivieron 5 años desde el diagnóstico inicial y la tasa de supervivencia a 10 años es del 10%.

Como se mencionó anteriormente, los sitios más comunes de metástasis esqueléticas son, en orden de frecuencia decreciente, vértebras, esternón, huesos pélvicos, costillas y fémures1. Sin embargo, los sitios más comunes de fractura son la corteza medial del fémur proximal y el fémur proximal. cuerpos vertebrales porque estos dos sitios deben soportar cargas pesadas.

En general, la tasa de fracturas patológicas por cáncer de próstata es relativamente baja en comparación con la de otros cánceres metastásicos.9 La razón de esta tasa baja se debe a la reacción osteoblástica formadora de hueso por parte del tumor. Incluso en aquellos casos en los que se producen fracturas, la tasa de curación se acerca a la del hueso normal. La curación normal, junto con la radioterapia eficaz y la manipulación hormonal, limita la necesidad de estabilización quirúrgica a solo alrededor de una cuarta parte de los pacientes que desarrollan una fractura patológica.

Por otro lado, las metástasis esqueléticas que son predominantemente osteolíticas rara vez se observan en el carcinoma de próstata.9 Los autores consideran que las lesiones osteolíticas que se observan en el cáncer de próstata tienen un mayor riesgo de fractura que las metástasis osteoblásticas. Ese riesgo probablemente se acerca al de otros cánceres metastásicos osteolíticos, como el cáncer de mama, el cáncer de pulmón y el cáncer de riñón. Un paciente con una fractura patológica inminente puede tratarse con cirugía, radioterapia, quimioterapia o manipulación hormonal.

El tratamiento de una fractura patológica implica tratar la neoplasia al mismo tiempo que se restaura la estabilidad estructural; sin embargo, el tratamiento de uno puede afectar el tratamiento del otro. Por ejemplo, la radioterapia y la quimioterapia pueden tener efectos adversos sobre la cicatrización del hueso. Por esta razón, cuando es necesaria la radioterapia posoperatoria, los reemplazos endoprotésicos en el fémur son el método preferido de estabilización quirúrgica sobre los dispositivos osteosintéticos, ya que no requieren la curación de la fractura. Después de la reconstrucción quirúrgica, se debe permitir que las heridas cicatricen al menos dos semanas antes de comenzar la radioterapia o la quimioterapia para reducir el riesgo de infección.

El oncólogo y el cirujano ortopédico deben compartir conjuntamente el seguimiento posoperatorio, ya que alrededor del 25% de estos pacientes desarrollarán otra metástasis ósea que requerirá estabilización quirúrgica. En un estudio realizado por Wedin et al, 26 de 228 (11%) procedimientos para lesiones metastásicas de huesos largos llevaron a fallas que requirieron reoperación. La tasa global de fracaso del cáncer de próstata metastásico solo fue del 10%. De los 26 fracasos, cuatro fueron atribuibles a fracasos inmediatos, seis a progresión tumoral, diez a pseudoartrosis, cinco a fracturas óseas por sobrecarga y uno a luxación tardía de una megaprótesis humeral y necrosis cutánea. Entre 54 endoprótesis, solo un paciente (2%) tuvo una reintervención, mientras que entre 162 operaciones con dispositivos osteosintéticos, 22 (14%) fueron fallas. La tasa de reintervención en los sitios de fractura radiada fue del 13% frente al 10% en los sitios no irradiados. Cinco de los seis pacientes que se sometieron a reoperaciones por progresión del tumor local no habían recibido radioterapia en el sitio de la fractura, y ocho de diez seudoartrosis se habían tratado con radioterapia. Además, los cinco pacientes que tuvieron una fractura por estrés habían sido tratados con radioterapia.9 Todo esto confirma que las endoprótesis tienen una tasa de falla menor que los dispositivos osteosintéticos y que la radiación puede prevenir la progresión del tumor.

Tasas de supervivencia del cáncer de próstata

 

Las tasas de supervivencia proporcionan una idea del porcentaje de personas con el mismo tipo y etapa de cáncer que siguen vivas durante cierto tiempo (generalmente 5 años) después del diagnóstico. Estas tasas no pueden indicar cuánto tiempo usted vivirá, pero pueden ayudarle a tener un mejor entendimiento de cuán probable es que su tratamiento sea eficaz.

Tenga en cuenta que las tasas de supervivencia son cálculos que a menudo se basan en los resultados previos de un gran número de personas que padecieron un cáncer específico; sin embargo, no pueden predecir lo que sucederá en el caso particular de una persona. Estas estadísticas pueden ser confusas y pueden ocasionar que tenga más preguntas. Hable con su médico para saber cómo puede que estas estadísticas se apliquen a usted, ya que él o ella está familiarizado con su situación.

¿Qué es tasa relativa de supervivencia a 5 años?

Una tasa relativa de supervivencia compara a los hombres que tienen el mismo tipo y etapa de cáncer de próstata con los hombres en la población general. Por ejemplo, si la tasa relativa de supervivencia a 5 años para una etapa específica de cáncer de próstata es 90%, esto significa que los hombres que padecen ese cáncer tienen, en promedio, alrededor de 90% de probabilidades, en comparación con los hombres que no padecen ese cáncer, de vivir al menos 5 años después de recibir el diagnóstico.

¿De dónde provienen estos porcentajes?

La Sociedad Americana Contra El Cáncer obtiene la información de la base de datos de SEER (Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales), mantenida por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), para proporcionar estadísticas de supervivencia para diferentes tipos de cáncer.

La base de datos de SEER lleva un registro de las tasas relativas de supervivencia a 5 años para el cáncer de próstata en los Estados Unidos, basándose en cuán lejos se ha propagado el cáncer. Sin embargo, la base de datos de SEER no agrupa a los cánceres según el sistema de estadificación TNM del AJCC (etapa 1, etapa 2, etapa 3, etc.). En cambio, divide a los grupos de cánceres en etapas localizadas, regionales y distantes.

  • Localizado: no hay signos de que el cáncer se haya propagado fuera de la próstata.
  • Regional: el cáncer se ha propagado fuera de la próstata hacia estructuras o ganglios linfáticos cercanos.
  • Distante: el cáncer se ha propagado a partes del cuerpo que están distantes de la próstata, como a los pulmones, el hígado o a los huesos.

Tasas relativas de supervivencia a 5 años para el cáncer de próstata

Estos porcentajes se basan en hombres diagnosticados con cáncer de próstata entre 2010 y 2016.

Etapa SEER Tasa relativa de supervivencia a 5 años
Localizado Casi 100%
Regional Casi 100%
Distante 30%
Todas las etapas SEER combinadas 98%

Cómo entender los porcentajes

  • Estos porcentajes se aplican solo a la etapa del cáncer cuando se hizo el diagnóstico por primera vez. No se aplican más adelante si el cáncer crece, se propaga o regresa después del tratamiento.
  • Al calcular estos porcentajes, no se tomaron en cuenta todos los factores. Las tasas de supervivencia se agrupan en función de cuán lejos se ha propagado el cáncer, pero su edad, su salud en general, los resultados de las pruebas, como el nivel de PSA y el grupo de grado del cáncer, qué tan bien responda al tratamiento contra el cáncer, el nivel de PSA, el grupo de grado, y otros factores también pueden afectar su pronóstico.
  • Los hombres que en la actualidad reciben un diagnóstico de cáncer de próstata pueden tener un mejor pronóstico de lo que muestran estos porcentajes. Los tratamientos han mejorado con el pasar del tiempo, y estos porcentajes se basan en hombres que fueron diagnosticados y tratados al menos 5 años antes.

    Detección temprana del cáncer de próstata

    Encontrar el cáncer cuando se encuentra en sus etapas iniciales a menudo permite la posibilidad de contar con más opciones de tratamiento. En algunos casos de la enfermedad en etapa inicial surgen signos y síntomas que pueden ser notados, pero esto no siempre es así.

Cáncer de pulmón metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden presentarse síntomas sistémicos, como hipercalcemia y osteoartropatía pulmonar hipertrófica (engrosamiento doloroso de los huesos tubulares largos y cortos y dedos en palillo de tambor).
Cáncer de riñón metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden aparecer síntomas sistémicos, como hipercalcemia. Un paciente ocasional puede tener hipertesión por el tumor que afecta la vía renina-angiotensina. La hematuria también es un signo común,
Condroblastoma Los pacientes se quejan de dolor punzante en la articulación. Hay mala respuesta a la medicación AINE. Eventualmente aparece una hinchazón o masa.
Condroblastoma: pie y tobillo Los pacientes se quejan de dolor e hinchazón o una masa cerca de la articulación. El dolor puede ser intenso. La articulación cercana puede estar inflamada localmente.
Condroblastoma Los pacientes se quejan de dolor punzante en la articulación. Hay mala respuesta a la medicación AINE. Eventualmente aparece una hinchazón o masa.
Fibroma condromixoide La presentación clínica suele ser dolor crónico, hinchazón y posiblemente una masa de tejido blando palpable o restricción del movimiento. Solo el 5% de los pacientes con CMF presentan una fractura patológica.
Fibroma condromixoide: pie y tobillo Los pacientes se presentan con dolor y una masa de crecimiento lento.
Condrosarcoma La presentación del condrosarcoma depende del grado del tumor. Un tumor de alto grado y de rápido crecimiento puede presentarse con un dolor insoportable. Es más probable que un tumor de grado bajo y más indolente se presente como un paciente mayor que se queja de dolor e hinchazón de la cadera. Los tumores pélvicos se presentan con frecuencia u obstrucción urinaria o pueden enmascararse como “tirones de los músculos de la ingle”.
Condrosarcoma – Pie y tobillo La lesión se presenta como una masa de crecimiento lento con dolor leve.
Cordoma La presentación clínica depende de la ubicación del tumor. Los tumores sacrococcígeos a menudo se presentan como lumbalgia sin patrón característico ni evolución en el tiempo. Los tumores sacrococcígeos también pueden presentarse como disfunción del intestino y la vejiga. Los tumores presacrales a menudo se pueden palpar en el examen rectal, pero esta técnica de examen simple a menudo se pasa por alto. Los tumores del sacro suelen ser grandes en la presentación, ya que un gran volumen de tumor puede acomodarse dentro de la pelvis. Los tumores cervicales anteriores pueden presentarse como disfagia y los tumores cervicales posteriores pueden causar déficits neurológicos. Los tumores en la base del cráneo pueden presentarse con dolores de cabeza.
Osteomielitis multifocal recurrente crónica (CRMO) Los niños se presentan con dolor, dolor profundo, cojera y también pueden presentar fiebre. El área metafisaria de los huesos largos, la clavícula y la cintura escapular son ubicaciones comunes. Se han informado otros sitios como la columna, el tobillo y el pie.

Pueden ocurrir manifestaciones dermatológicas que incluyen psoriasis, acné y pústulas en las palmas de las manos y las plantas de los pies. También se han descrito uveítis y enfermedad inflamatoria intestinal.

El síndrome de Majeed consiste en CRMO y aneama diseritropoyético congénito, se ha informado en familias. El gen LPIN2 parece desempeñar un papel en estos casos.

Condrosarcoma de células claras El tumor es una lesión de crecimiento lento que tiene predilección por la epífisis de los huesos largos principales. Por lo tanto, la aparición gradual de dolor relacionado con las articulaciones en la cadera o el hombro es una presentación típica. A veces, una fractura patológica obligará al paciente a ver tratamiento para la lesión, a pesar de que ha habido un dolor leve o moderado durante años. La presentación general de esta lesión imita la de un tumor óseo benigno.
Fibroma colágeno (fibroblastoma desmoplásico) El paciente presenta una masa indolora de crecimiento lento en los tejidos subcuticulares, un sitio periférico, más comúnmente en las extremidades superiores o inferiores, que pueden afectar al músculo esquelético. El tamaño puede ser de uno a varios centímetros, con masas tan grandes como sea posible de 20 cm.
Condroblastoma: pie y tobillo Los pacientes se quejan de dolor e hinchazón o una masa cerca de la articulación. El dolor puede ser intenso. La articulación cercana puede estar inflamada localmente.
Condroma perióstico Los síntomas están presentes durante 1 a 5 años. Los pacientes se quejan de una masa o hinchazón dolorosa.
Condroma perióstico – pie y tobillo La lesión se presenta con dolor e hinchazón.
Condromatosis sinovial La condromatosis sinovial se presenta como la aparición gradual de dolor y rigidez monoarticular. Si se permite que continúen, los síntomas lentos y progresivos pueden resultar en una disminución del rango de movimiento, derrames, crepitaciones y eventual bloqueo de la articulación. Esta condición también se ha descrito en la membrana sinovial, tejidos blandos y bursas. La condromatosis sinovial secundaria puede estar presente después de una osteoartritis de larga duración.
Existen varias etiologías posibles de la condromatosis sinovial. El trauma está respaldado por el hecho de que el proceso ocurre principalmente en las articulaciones dominantes de las extremidades superiores y en las que soportan peso. La infección es otro posible culpable. Otra teoría postula que el cartílago desprendido hacia la articulación es absorbido por la membrana sinovial.
Condrosarcoma La presentación del condrosarcoma depende del grado del tumor. Un tumor de alto grado y de rápido crecimiento puede presentarse con un dolor insoportable. Es más probable que un tumor de grado bajo y más indolente se presente como un paciente mayor que se queja de dolor e hinchazón de la cadera. Los tumores pélvicos se presentan con frecuencia u obstrucción urinaria o pueden enmascararse como “tirones de los músculos de la ingle”.
Condrosarcoma – Pie y tobillo La lesión se presenta como una masa de crecimiento lento con dolor leve.
Condrosarcoma mixoide extraesquelético Aproximadamente el 80% de estos tumores se presentan en las extremidades y el 20% en el tronco. La extremidad inferior es el sitio más común. Los pacientes se presentan con hinchazón y el tumor puede ser bastante voluminoso.
Condrosarcoma secundario
Cordoma La presentación clínica depende de la ubicación del tumor. Los tumores sacrococcígeos a menudo se presentan como lumbalgia sin patrón característico ni evolución en el tiempo. Los tumores sacrococcígeos también pueden presentarse como disfunción del intestino y la vejiga. Los tumores presacrales a menudo se pueden palpar en el examen rectal, pero esta técnica de examen simple a menudo se pasa por alto. Los tumores del sacro suelen ser grandes en la presentación, ya que un gran volumen de tumor puede acomodarse dentro de la pelvis. Los tumores cervicales anteriores pueden presentarse como disfagia y los tumores cervicales posteriores pueden causar déficits neurológicos. Los tumores en la base del cráneo pueden presentarse con dolores de cabeza.
Condrosarcoma desdiferenciado Los pacientes suelen presentar dolor y una masa. Aproximadamente el 90% de los pacientes presentan dolor. La naturaleza agresiva del sarcoma se refleja típicamente en un crecimiento rápido, una fractura patológica o un dolor intenso y creciente. Aproximadamente el 12% de los pacientes tienen fractura patológica.
Liposarcoma desdiferenciado Los pacientes se presentan con una masa agrandada. Puede ser suave y carnoso y relativamente indoloro. Algunos casos pueden volverse muy grandes y permanecer indoloros.
Fibroma desmoplásico Los hallazgos clínicos incluyen dolor al final del curso clínico e hinchazón. Puede presentarse como un derrame si está cerca de una articulación. Solo el 12% presenta una fractura patológica.
Estenosis medular diafisaria con histiocitoma fibroso maligno
Estenosis medular diafisaria con histiocitoma fibroso maligno
Displasia fibrosa La displasia fibrosa monostótica puede ser completamente asintomática y, a menudo, es un hallazgo incidental en la radiografía. También puede haber dolor e hinchazón en el sitio de la lesión. Las pacientes femeninas pueden tener un aumento de los síntomas durante el embarazo. Desafortunadamente, este tumor también puede presentarse como una fractura patológica seguida de una pseudoartrosis o consolidación defectuosa.
Displasia osteofibrosa El tumor se presenta clínicamente como una masa que aumenta de tamaño e indolora.
Anomalía del drenaje venoso intraóseo
Fibroma condromixoide: pie y tobillo Los pacientes se presentan con dolor y una masa de crecimiento lento.
Granuloma anular – pie y tobillo GA localizada y diseminada son los dos tipos más comunes.

La AG localizada comprende aproximadamente 3 de cada 4 casos. Se observan una o varias pápulas pequeñas, firmes, de color carne o eyrhematosas, que pueden formar un anillo y expandirse lentamente en diámetro. Estas lesiones ocurren típicamente en las superficies lateral y dorsal de las manos y los pies.

La GA diseminada o generalizada se caracteriza por lesiones diseminadas de naturaleza similar a las de la GA localizada. Las lesiones pueden durar varios años. Las lesiones pueden mejorar en invierno y empeorar en verano.

La GA subcutánea es más común en niños de 2 a 5 años. Esta forma se manifiesta con mayor frecuencia como una gran masa de tejido blando asintomática. Aunque los nódulos suelen ser estables durante meses, pueden agrandarse rápidamente en el transcurso de semanas. Los pacientes con AG subcutánea se presentan con un nódulo firme, no doloroso, de color carne o rosado sin alteración epidérmica suprayacente. Las lesiones son típicamente solitarias pero pueden ocurrir en grupos. El sitio de afectación más comúnmente informado son las extremidades inferiores (65% de los casos), a menudo en la superficie pretibial. Otros sitios típicos incluyen los dedos y las palmas y el dorso de los pies. Las nalgas, la frente y el cuero cabelludo se ven afectados con menos frecuencia. Los nódulos dérmicos o subcutáneos profundos en las extremidades están adheridos a la fascia y, por lo tanto, a menudo son móviles. mientras que las lesiones en el cuero cabelludo están adheridas al periostio subyacente y, por lo tanto, son fijas o solo ligeramente móviles. Estas lesiones no progresan a una enfermedad sistémica.

La perforación es un tipo raro, más común en las mujeres y se encuentra en las extremidades superiores y la pelvis, el abdomen, el tronco y las extremidades. Las lesiones pueden causar picazón y dolor.

Melanoma maligno: pie y tobillo
Sarcoma de Ewing – Pie y tobillo Los pacientes normalmente tienen dolor acompañado de una hinchazón difusa significativa. El área puede aparecer inflamada y se puede hacer un diagnóstico erróneo de infección. El recuento de glóbulos blancos, la velocidad de sedimentación globular y la temperatura pueden estar moderadamente elevados.

Los pacientes presentan síntomas durante un promedio de 14 meses antes del diagnóstico. Los pacientes con lesiones en el retropié tienen una duración promedio de los síntomas de 22 meses antes del diagnóstico, mientras que aquellos con lesiones en el antepié tienen una duración promedio de los síntomas de siete meses.

Sarcoma epitelioide: pie y tobillo El tumor puede presentarse como un nódulo pequeño, firme superficial o profundo o un grupo focal de nódulos. La presentación multifocal regional es una característica inusual que presenta este tumor. Con frecuencia, este tumor se diagnostica erróneamente como una afección de la piel, verrugas o callos, y un diagnóstico correcto puede retrasarse con graves consecuencias médicas y legales. Aproximadamente la mitad de los tumores no son dolorosos. El tumor se presenta tanto en el tejido subcutáneo como en los tejidos más profundos. Cuando se localiza en el subcutis, generalmente se presenta como un nódulo firme que puede ser solitario o múltiple, tiene una consistencia similar a un callo y a menudo se describe como un “nudo duro leñoso” o: bulto firme ”de crecimiento lento e indoloro. Los nódulos situados en la dermis a menudo se elevan por encima de la superficie de la piel y con frecuencia se ulceran semanas o meses después de que se notan por primera vez. Estas lesiones a menudo se diagnostican erróneamente como una “úlcera indurada”, un “absceso que drena” o una “verruga infectada” que no cicatriza a pesar de la terapia intensiva. La mayoría de los tumores tienen de 3 a 6 cm de diámetro.
Sarcoma sinovial: pie y tobillo La presentación del sarcoma sinovial es variable y puede simular un proceso benigno como el quiste ganglionar. El paciente puede tener una masa que ha estado presente durante meses, años o incluso décadas, con crecimiento lento y poco o ningún síntoma. Es posible que haya habido un crecimiento rápido reciente de una lesión que ha estado presente durante años sin cambios aparentes. Por el contrario, algunos de estos sarcomas pueden ser muy dolorosos desde el principio. La duración media de los síntomas antes del diagnóstico es de 21 meses.
Síndrome de Ollier El niño tiene un crecimiento anormal, acortamiento y deformidad de la extremidad afectada.
Encondroma La mayoría de los pacientes no presentan síntomas. La presentación más común es un paciente que se ha lesionado la rodilla o el hombro y al que se le realiza una radiografía, lo que lleva al descubrimiento de la lesión previamente asintomática. Las lesiones en las manos y los pies pueden debilitar el hueso y causar dolor, hinchazón y pequeñas fracturas patológicas durante las actividades.
Encondroma – Pie y tobillo Los pacientes presentan dolor durante las actividades o después de una lesión, pero rara vez se palpa una masa en la exploración física. Para encondromas en las falanges, la fractura patológica a través de la lesión hará que el paciente busque atención médica. Algunos pacientes tienen múltiples encondromas y requieren atención especial y posiblemente derivación a un especialista en tumores óseos.
Encondroma La mayoría de los pacientes no presentan síntomas. La presentación más común es un paciente que se ha lesionado la rodilla o el hombro y al que se le realiza una radiografía, lo que lleva al descubrimiento de la lesión previamente asintomática. Las lesiones en las manos y los pies pueden debilitar el hueso y causar dolor, hinchazón y pequeñas fracturas patológicas durante las actividades.
Encondroma – Pie y tobillo Los pacientes presentan dolor durante las actividades o después de una lesión, pero rara vez se palpa una masa en la exploración física. Para encondromas en las falanges, la fractura patológica a través de la lesión hará que el paciente busque atención médica. Algunos pacientes tienen múltiples encondromas y requieren atención especial y posiblemente derivación a un especialista en tumores óseos.
Enfermedad de Paget El sarcoma de Paget generalmente se presenta como un dolor nuevo y progresivo en un paciente con enfermedad de Paget de larga duración. Otros síntomas pueden incluir hinchazón de tejidos blandos o fracturas patológicas. La fosfatasa alcalina sérica que se eleva con la enfermedad de Paget puede aumentar aún más con la aparición del sarcoma.
Granuloma eosinofílico EG es normalmente sintomático. El dolor local, la hinchazón y la sensibilidad son comunes y la VSG puede estar elevada.
Hemangioendotelioma epitelioide Clínicamente, los hemangioendoteliomas epitelioides se presentan con dolor e hinchazón. Si está presente en la columna, una lesión puede causar síntomas radiculares o paraplejía.
Hemangioendotelioma epitelioide Clínicamente, los hemangioendoteliomas epitelioides se presentan con dolor e hinchazón. Si está presente en la columna, una lesión puede causar síntomas radiculares o paraplejía.
Hemangioma epitelioide Clínicamente, los pacientes suelen presentar dolor en los sitios afectados.
Sarcoma epitelioide El tumor puede presentarse como un nódulo pequeño, firme superficial o profundo o un grupo focal de nódulos. La presentación multifocal regional es una característica inusual que presenta este tumor. Con frecuencia, este tumor se diagnostica erróneamente como una afección de la piel, verrugas o callos, y un diagnóstico correcto puede retrasarse con graves consecuencias médicas y legales. Aproximadamente la mitad de los tumores no son dolorosos. El tumor se presenta tanto en el tejido subcutáneo como en los tejidos más profundos. Cuando se localiza en el subcutis, generalmente se presenta como un nódulo firme que puede ser solitario o múltiple, tiene una consistencia similar a un callo y a menudo se describe como un “nudo duro leñoso” o: bulto firme ”de crecimiento lento e indoloro. Los nódulos situados en la dermis a menudo se elevan por encima de la superficie de la piel y con frecuencia se ulceran semanas o meses después de que se notan por primera vez. Estas lesiones a menudo se diagnostican erróneamente como una “úlcera indurada”, un “absceso que drena” o una “verruga infectada” que no cicatriza a pesar de la terapia intensiva. La mayoría de los tumores tienen de 3 a 6 cm de diámetro.

La metástasis en los ganglios linfáticos debe evaluarse en el momento de la presentación, debido a la inusual propensión de este tumor a diseminarse a los ganglios regionales. En general, las metástasis en los ganglios linfáticos en los sarcomas son bastante raras y ocurren en aproximadamente el 2,6% de todos los pacientes con sarcoma en series grandes. En ES, sin embargo, la tasa de metástasis en los ganglios linfáticos es de alrededor del 30% (rango 14-44%). La metástasis pulmonar ocurre en el 20-40% de los pacientes.

Sarcoma epitelioide: pie y tobillo El tumor puede presentarse como un nódulo pequeño, firme superficial o profundo o un grupo focal de nódulos. La presentación multifocal regional es una característica inusual que presenta este tumor. Con frecuencia, este tumor se diagnostica erróneamente como una afección de la piel, verrugas o callos, y un diagnóstico correcto puede retrasarse con graves consecuencias médicas y legales. Aproximadamente la mitad de los tumores no son dolorosos. El tumor se presenta tanto en el tejido subcutáneo como en los tejidos más profundos. Cuando se localiza en el subcutis, generalmente se presenta como un nódulo firme que puede ser solitario o múltiple, tiene una consistencia similar a un callo y a menudo se describe como un “nudo duro leñoso” o: bulto firme ”de crecimiento lento e indoloro. Los nódulos situados en la dermis a menudo se elevan por encima de la superficie de la piel y con frecuencia se ulceran semanas o meses después de que se notan por primera vez. Estas lesiones a menudo se diagnostican erróneamente como una “úlcera indurada”, un “absceso que drena” o una “verruga infectada” que no cicatriza a pesar de la terapia intensiva. La mayoría de los tumores tienen de 3 a 6 cm de diámetro.
Enfermedad de Erdheim-Chester (ECD) La mayoría de los pacientes se presentan con dolor en las extremidades inferiores. La afectación suele ser bilateral y simétrica. Existe una afectación específica del esqueleto apendicular, aunque también se ha informado la afectación del esqueleto axial. Puede haber síntomas generales asociados como fiebre, mialgia, pérdida de peso, sudores nocturnos y síntomas similares a los de la gripe. El paciente con afectación sistémica puede presentar síntomas neurológicos, diabetes insípida, exoftalmos, xantomas cutáneos y lumbalgia por fibrosis retroperitoneal.
Sarcoma de Ewing – Pie y tobillo Los pacientes normalmente tienen dolor acompañado de una hinchazón difusa significativa. El área puede aparecer inflamada y se puede hacer un diagnóstico erróneo de infección. El recuento de glóbulos blancos, la velocidad de sedimentación globular y la temperatura pueden estar moderadamente elevados.

Los pacientes presentan síntomas durante un promedio de 14 meses antes del diagnóstico. Los pacientes con lesiones en el retropié tienen una duración promedio de los síntomas de 22 meses antes del diagnóstico, mientras que aquellos con lesiones en el antepié tienen una duración promedio de los síntomas de siete meses.

Sarcoma de Ewing La presentación clínica del sarcoma de Ewing incluye dolor e hinchazón de semanas o meses de duración. A veces se observan eritema y calor en el área local. La osteomielitis es a menudo el diagnóstico inicial basado en fiebres intermitentes, leucocitosis, anemia y aumento de la VSG.
Osteosarcoma extraesquelético
Condrosarcoma mixoide extraesquelético Aproximadamente el 80% de estos tumores se presentan en las extremidades y el 20% en el tronco. La extremidad inferior es el sitio más común. Los pacientes se presentan con hinchazón y el tumor puede ser bastante voluminoso.
Osteosarcoma extraesquelético
Fibroma condromixoide La presentación clínica suele ser dolor crónico, hinchazón y posiblemente una masa de tejido blando palpable o restricción del movimiento. Solo el 5% de los pacientes con CMF presentan una fractura patológica.
Fibroma desmoplásico Los hallazgos clínicos incluyen dolor al final del curso clínico e hinchazón. Puede presentarse como un derrame si está cerca de una articulación. Solo el 12% presenta una fractura patológica.
Fibroma plantar – pie y tobillo La mayoría de los pacientes son asintomáticos, pero algunos tienen dolor relacionado con la actividad. Entre un tercio y la mitad de los pacientes tienen nódulos bilaterales. El dolor se presenta con las actividades que soportan peso. Cuando las lesiones son lo suficientemente grandes como para presionar los nervios plantares, puede haber entumecimiento o disestesia en las porciones distales del pie. En un paciente pediátrico, una gran lesión provocó la contractura de los tendones flexores del dedo gordo y la pérdida de la extensión de los dedos inferiores.
Fibrosarcoma La presentación clínica más común es la de una masa dolorosa localizada.
Displasia fibrosa La displasia fibrosa monostótica puede ser completamente asintomática y, a menudo, es un hallazgo incidental en la radiografía. También puede haber dolor e hinchazón en el sitio de la lesión. Las pacientes femeninas pueden tener un aumento de los síntomas durante el embarazo. Desafortunadamente, este tumor también puede presentarse como una fractura patológica seguida de una pseudoartrosis o consolidación defectuosa.
Periostitis florida reactiva El examen revela una masa sensible con leve calor circundante y eritema, pero sin fiebre ni adenopatía. Los estudios de laboratorio suelen mostrar un recuento y diferencial de glóbulos blancos normales y una tasa de sedementación levemente elevada. Los electrolitos y otros valores de laboratorio no se ven afectados. Las radiografías simples muestran que el tumor está adyacente al hueso en lugar de surgir de él. Se observa inflamación de los tejidos blandos y una marcada reacción perióstica. Puede haber formación de hueso nuevo en los tejidos blandos y adelgazamiento cortical sutil. En casos raros hay erosión local de la corteza. Las gammagrafías óseas con tecnecio-99 muestran un foco solitario de captación intensa. Las exploraciones por resonancia magnética muestran una masa y anomalías de señal llamativas en los tejidos blandos, así como en la médula ósea cercana, que son relativamente inespecíficas y son compatibles con una infección, un traumatismo o un tumor.
Quiste de ganglio – pie y tobillo La mayoría de los quistes ganglionares pueden diagnosticarse definitivamente basándose en una historia clínica y un examen físico cuidadosos. Según la historia, la lesión tiende tanto a aumentar como a disminuir de tamaño con el tiempo. En el examen, el quiste de ganglio generalmente tiene una ubicación superficial y puede estar adyacente a una articulación. Cuando estas lesiones ocurren cerca de una articulación, a menudo se observa osteoartritis en la radiografía. La masa es blanda cuando la articulación cercana está relajada y se vuelve firme cuando la articulación o el músculo cercanos se tensan. La luz de un bolígrafo o un pequeño puntero láser transiluminarán el quiste.
Quiste de ganglio – pie y tobillo La mayoría de los quistes ganglionares pueden diagnosticarse definitivamente basándose en una historia clínica y un examen físico cuidadosos. Según la historia, la lesión tiende tanto a aumentar como a disminuir de tamaño con el tiempo. En el examen, el quiste de ganglio generalmente tiene una ubicación superficial y puede estar adyacente a una articulación. Cuando estas lesiones ocurren cerca de una articulación, a menudo se observa osteoartritis en la radiografía. La masa es blanda cuando la articulación cercana está relajada y se vuelve firme cuando la articulación o el músculo cercanos se tensan. La luz de un bolígrafo o un pequeño puntero láser transiluminarán el quiste.
Granuloma reparador de células gigantes Dolor e hinchazón o una leve fractura patológica.
Tumor de células gigantes La mayoría de los pacientes se presentan con dolor de progresión lenta, con o sin una masa. Los síntomas surgen cuando la lesión comienza a destruir la corteza e irrita el periostio o cuando el debilitamiento del hueso causado por el tumor provoca dolor por fractura patológica inminente. Algunos tumores de células gigantes se presentan con una fractura patológica.
Tumor de células gigantes: pie y tobillo El paciente típico tiene antecedentes de dolor que aumenta gradualmente. En el pie puede aparecer una masa debido a la limitación de los tejidos blandos. El dolor por fractura patológica o microfractura puede hacer que el paciente busque tratamiento.
Tumor de células gigantes de la vaina del tendón
Tumor de células gigantes de la vaina del tendón: pie y tobillo Clínicamente, los pacientes refieren una masa solitaria firme, indolora y de crecimiento lento adyacente a los tendones dorsales o plantares, las articulaciones del mediopié o la articulación del tobillo, que ha estado presente durante uno o dos años en promedio. Puede haber antecedentes de trauma y los síntomas neurológicos ocurren raramente. En un estudio, las lesiones en el antepié ocurrieron en el primer, segundo y quinto rayos exclusivamente, lo que indica que puede haber alguna relación entre la carga de peso y este tumor. El tumor puede causar o acentuar una deformidad angular como hallux valgus.
Condromatosis sinovial gigante En la serie del autor, el tumor se ha encontrado como una lesión incidental en el tobillo, una masa dolorosa en el tobillo o la rodilla o como una sensación de chasquido en la cadera. Se han informado lesiones en la mayoría de las articulaciones grandes, incluidos el codo, el hombro y la extremidad inferior. Algunos tumores de la serie del autor se han localizado en una vaina tendinosa fuera de la articulación por completo, pero anatómicamente no muy lejos de una articulación grande.
Condromatosis sinovial gigante En la serie del autor, el tumor se ha encontrado como una lesión incidental en el tobillo, una masa dolorosa en el tobillo o la rodilla o como una sensación de chasquido en la cadera. Se han informado lesiones en la mayoría de las articulaciones grandes, incluidos el codo, el hombro y la extremidad inferior. Algunos tumores de la serie del autor se han localizado en una vaina tendinosa fuera de la articulación por completo, pero anatómicamente no muy lejos de una articulación grande.
Tumor de células gigantes de la vaina del tendón: pie y tobillo Clínicamente, los pacientes refieren una masa solitaria firme, indolora y de crecimiento lento adyacente a los tendones dorsales o plantares, las articulaciones del mediopié o la articulación del tobillo, que ha estado presente durante uno o dos años en promedio. Puede haber antecedentes de trauma y los síntomas neurológicos ocurren raramente. En un estudio, las lesiones en el antepié ocurrieron en el primer, segundo y quinto rayos exclusivamente, lo que indica que puede haber alguna relación entre la carga de peso y este tumor. El tumor puede causar o acentuar una deformidad angular como hallux valgus.
Tumor glómico Clínicamente, los tumores glómicos se caracterizan por una tríada de sensibilidad al frío, sensibilidad localizada y dolor intermitente intenso. El dolor puede ser insoportable y se describe como ardor o estallido. La causa exacta del dolor no se comprende completamente, pero se han identificado fibras nerviosas que contienen la sustancia neurotransmisora ​​del dolor P en el tumor.
Tumor glómico – tejido blando En la presentación inicial, la lesión puede no ser palpable y la decoloración azul-púrpura característica puede no ser visible. El paciente informa de un área dolorosa que puede estar muy bien localizada.

Clínicamente, los tumores glómicos se caracterizan por una tríada de sensibilidad al frío, sensibilidad localizada y dolor intermitente intenso. El dolor puede ser insoportable y se describe como ardor o estallido. La causa exacta del dolor no se comprende completamente, pero se han identificado fibras nerviosas que contienen la sustancia neurotransmisora ​​del dolor P en el tumor.

Una prueba de diagnóstico es la sensibilidad a la presión con un objeto muy pequeño, como la cabeza de un alfiler o un alambre de Kirschner sin filo fino. La sensibilidad al frío se puede probar con baños de hielo. Se dice que la aplicación de un torniquete alivia el dolor, que vuelve rápidamente cuando se suelta el torniquete.

La lesión puede tener un color azul visible.

Sarcoma granulocítico en hueso La mayoría de los sarcomas granulocíticos óseos se presentan con dolor esquelético atribuible a la ubicación de la lesión. Este tumor tiene tres presentaciones clínicas características: una, en un individuo sin enfermedad conocida donde es un presagio de leucemia mielógena aguda; dos, en un individuo con un trastorno mieloproliferativo ya conocido. La evaluación posterior de la biopsia de sangre periférica y médula ósea en este caso demostró que se trataba de un sarcoma granulocítico sin evidencia sistémica de leucemia mielógena aguda. La aparición del tumor en un individuo previamente sano presenta un importante desafío diagnóstico y el 75% de estos casos suelen ser mal diagnosticados.
Granuloma anular – pie y tobillo GA localizada y diseminada son los dos tipos más comunes.

La AG localizada comprende aproximadamente 3 de cada 4 casos. Se observan una o varias pápulas pequeñas, firmes, de color carne o eyrhematosas, que pueden formar un anillo y expandirse lentamente en diámetro. Estas lesiones ocurren típicamente en las superficies lateral y dorsal de las manos y los pies.

La GA diseminada o generalizada se caracteriza por lesiones diseminadas de naturaleza similar a las de la GA localizada. Las lesiones pueden durar varios años. Las lesiones pueden mejorar en invierno y empeorar en verano.

Subcutaneous GA is most common in children 2 to 5 years old. This form most often manifests as a large, asymptomatic soft tissue mass. Although nodules are usually stable for months, they may rapidly enlarge over the course of weeks. Patients with subcutaneous GA present with a firm, nontender, flesh-colored or pinkish nodule without overlying epidermal alteration .Lesions are typically solitary but may occur in clusters. The most commonly reported site of involvement is the lower extremities (65% of cases), often on the pretibial surface. Other typical sites include the fingers and palms and the dorsa of the feet. The buttocks, forehead, and scalp are less commonly affected. Deep dermal or subcutaneous nodules on the extremities are attached to fascia and are often therefore mobile, whereas lesions on the scalp are attached to underlying periosteum and are therefore fixed or only slightly mobile. These lesions do not progress to a systemic illness.

La perforación es un tipo raro, más común en las mujeres y se encuentra en las extremidades superiores y la pelvis, el abdomen, el tronco y las extremidades. Las lesiones pueden causar picazón y dolor.

Tumor de células gigantes de la vaina del tendón
Granuloma eosinofílico EG es normalmente sintomático. El dolor local, la hinchazón y la sensibilidad son comunes y la VSG puede estar elevada.
Condrosarcoma mesenquimatoso Los pacientes se presentan con dolor local y una masa. El dolor de cabeza ocurre en las lesiones del cráneo. Las lesiones de la base del cráneo se presentan con síntomas del tronco encefálico y disfunción de los pares craneales.
Cáncer de mama metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden aparecer síntomas sistémicos, como hipercalcemia.
Cáncer de riñón metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden aparecer síntomas sistémicos, como hipercalcemia. Un paciente ocasional puede tener hipertesión por el tumor que afecta la vía renina-angiotensina. La hematuria también es un signo común,
Cáncer de pulmón metastásico El dolor es el síntoma de presentación más común. La fractura patológica rara vez ocurre sin antecedentes de unas pocas semanas o meses de dolor cada vez más intenso. En algunos casos, el paciente ha intentado ignorar o negar los síntomas. A veces, se piensa que una lesión ósea dolorosa es un “tirón muscular” o un “esguince” y se prescriben analgésicos fuertes, lo que permite que el paciente continúe tolerando un dolor muy intenso antes de que se descubra la verdadera naturaleza del problema. También pueden presentarse síntomas sistémicos, como hipercalcemia y osteoartropatía pulmonar hipertrófica (engrosamiento doloroso de los huesos tubulares largos y cortos y dedos en palillo de tambor).
Cáncer de próstata metastásico El diagnóstico de cáncer de próstata generalmente comienza con PSA sérico elevado y / o fosfatasa ácida prostática, o la palpación de nódulos en un tacto rectal. El diagnóstico generalmente se confirma mediante una biopsia guiada por ecografía transrectal. El PSA también es actualmente el marcador más útil para evaluar el nivel de afectación ósea en el cáncer de próstata. El diagnóstico de metástasis óseas se realiza mediante una gammagrafía ósea. El problema con las gammagrafías óseas es que se consideran sensibles en el diagnóstico inicial, pero la especificidad es relativamente baja. Tampoco son adecuados para controlar la respuesta al tratamiento a corto plazo. Actualmente se están investigando otros marcadores para medir la cantidad de afectación ósea. Uno de estos marcadores, el telopéptido carboxi-terminal reticulado de piridinolina de colágeno tipo I (ICTP), se escinde durante la degradación del colágeno tipo I, lo que es indicativo de recambio óseo. El pensamiento actual es que el ICTP es más específico para el hueso que el PSA, pero es necesario realizar más estudios.

Se desconoce el mecanismo real por el cual las células cancerosas metastásicas provocan reacciones osteoblásticas. Sin embargo, Koeneman et al han propuesto que “para prosperar en el entorno óseo, las células cancerosas deben adquirir propiedades ‘similares a las de las células óseas'”. Se cree que existen interacciones celulares recíprocas entre las células del cáncer de próstata y el estroma óseo que dan como resultado la proliferación tanto del cáncer de próstata como de las células del estroma óseo. Esta interacción implica la participación de factores de crecimiento, como TGF-ß, bFGF e IGF tanto en el hueso como en la próstata, que se modula además por las acciones diferenciadoras de las proteínas morfogenéticas óseas y las proteínas relacionadas con la PTH. Al final, las condiciones son adecuadas para el crecimiento osteoblástico y las consecuencias son dolor óseo, inflamación y un mayor riesgo de fracturas. Los tumores vertebrales pueden comprimir la médula espinal y causar daño a los nervios. Es importante tener una buena idea del nivel de afectación ósea, ya que tiene un impacto significativo en la supervivencia general del paciente.

Los métodos actuales de tratamiento para el cáncer de próstata son la prostatectomía, la radioterapia y la terapia hormonal. La terapia hormonal se puede lograr mediante algunos métodos diferentes. La orquiectomía y la administración de estrógenos son dos opciones. Aunque el 60-80% de los pacientes con cáncer de próstata avanzado mejoran después de la castración, hay una progresión inevitable a un estado independiente de andrógenos testicular, en el que los andrógenos suprarrenales se hacen cargo. También existen fármacos que afectan directamente a la glándula pituitaria, como los agonistas de LHRH, y algunos pacientes también reciben fármacos antiandrógenos para bloquear el efecto de los andrógenos producidos por las glándulas suprarrenales produciendo un bloqueo total de andrógenos.

Algunos pacientes con metástasis a menudo requieren un tratamiento adicional, como la terapia hormonal de segunda línea, que suprime aún más la producción de andrógenos o bloquea sus acciones en la propia célula cancerosa. Otras opciones son la quimioterapia, la radioterapia y los bisfosfonatos, que degradan los osteoclastos y previenen la degradación de los huesos. Los bisfosfonatos todavía están bajo investigación por su efectividad en el cáncer de próstata metastásico. En los casos en los que el paciente tiene un dolor intenso, se puede justificar la administración de narcóticos y la derivación a un especialista en manejo del dolor.

Se recomienda que los pacientes con metástasis óseas comiencen la terapia de abstinencia de andrógenos inmediatamente después del diagnóstico. Sin embargo, la terapia hormonal no cura la mayoría de los casos de cáncer de próstata que han hecho metástasis en los huesos. También hay muchos efectos secundarios de la ablación de andrógenos. Es decir, disminución de las funciones sexuales, sofocos, anemia, aumento de peso y, a largo plazo, pérdida de masa ósea y osteoporosis. Un bloqueo total de andrógenos tiene, en el mejor de los casos, beneficios modestos.

La tasa de supervivencia se proyecta en un 8-10% a los cinco años y no tiene ninguna ventaja sobre la orquiectomía a los dos años. Además, el 60% de los pacientes recién diagnosticados con metástasis mueren a los 2 años. Se deben realizar exámenes periódicos de rutina y gammagrafías óseas en un paciente con cáncer de próstata metastásico. El objetivo es prevenir la progresión de una metástasis a una fractura patológica.

Las metástasis esqueléticas son muy comunes en el cáncer de próstata. En la autopsia, el 84% de las personas con adenocarcinoma de próstata tienen metástasis esqueléticas, mientras que en 1982, de 20.000 nuevos casos de cáncer de próstata, el 21,5% de los pacientes presentaban cáncer de próstata en estadio clínico D (metastásico). Las metástasis esqueléticas también se asocian generalmente con un mal pronóstico. Solo el 23% de los pacientes sobrevivieron 5 años desde el diagnóstico inicial y la tasa de supervivencia a 10 años es del 10%.

Como se mencionó anteriormente, los sitios más comunes de metástasis esqueléticas son, en orden de frecuencia decreciente, vértebras, esternón, huesos pélvicos, costillas y fémures1. Sin embargo, los sitios más comunes de fractura son la corteza medial del fémur proximal y el fémur proximal. cuerpos vertebrales porque estos dos sitios deben soportar cargas pesadas.

En general, la tasa de fracturas patológicas por cáncer de próstata es relativamente baja en comparación con la de otros cánceres metastásicos.9 La razón de esta tasa baja se debe a la reacción osteoblástica formadora de hueso por parte del tumor. Incluso en aquellos casos en los que se producen fracturas, la tasa de curación se acerca a la del hueso normal. La curación normal, junto con la radioterapia eficaz y la manipulación hormonal, limita la necesidad de estabilización quirúrgica a solo alrededor de una cuarta parte de los pacientes que desarrollan una fractura patológica.

Por otro lado, las metástasis esqueléticas que son predominantemente osteolíticas rara vez se observan en el carcinoma de próstata.9 Los autores consideran que las lesiones osteolíticas que se observan en el cáncer de próstata tienen un mayor riesgo de fractura que las metástasis osteoblásticas. Ese riesgo probablemente se acerca al de otros cánceres metastásicos osteolíticos, como el cáncer de mama, el cáncer de pulmón y el cáncer de riñón. Un paciente con una fractura patológica inminente puede tratarse con cirugía, radioterapia, quimioterapia o manipulación hormonal.

El tratamiento de una fractura patológica implica tratar la neoplasia al mismo tiempo que se restaura la estabilidad estructural; sin embargo, el tratamiento de uno puede afectar el tratamiento del otro. Por ejemplo, la radioterapia y la quimioterapia pueden tener efectos adversos sobre la cicatrización del hueso. Por esta razón, cuando es necesaria la radioterapia posoperatoria, los reemplazos endoprotésicos en el fémur son el método preferido de estabilización quirúrgica sobre los dispositivos osteosintéticos, ya que no requieren la curación de la fractura. Después de la reconstrucción quirúrgica, se debe permitir que las heridas cicatricen al menos dos semanas antes de comenzar la radioterapia o la quimioterapia para reducir el riesgo de infección.

El oncólogo y el cirujano ortopédico deben compartir conjuntamente el seguimiento posoperatorio, ya que alrededor del 25% de estos pacientes desarrollarán otra metástasis ósea que requerirá estabilización quirúrgica. En un estudio realizado por Wedin et al, 26 de 228 (11%) procedimientos para lesiones metastásicas de huesos largos llevaron a fallas que requirieron reoperación. La tasa global de fracaso del cáncer de próstata metastásico solo fue del 10%. De los 26 fracasos, cuatro fueron atribuibles a fracasos inmediatos, seis a progresión tumoral, diez a pseudoartrosis, cinco a fracturas óseas por sobrecarga y uno a luxación tardía de una megaprótesis humeral y necrosis cutánea. Entre 54 endoprótesis, solo un paciente (2%) tuvo una reintervención, mientras que entre 162 operaciones con dispositivos osteosintéticos, 22 (14%) fueron fallas. La tasa de reintervención en los sitios de fractura radiada fue del 13% frente al 10% en los sitios no irradiados. Cinco de los seis pacientes que se sometieron a reoperaciones por progresión del tumor local no habían recibido radioterapia en el sitio de la fractura, y ocho de diez seudoartrosis se habían tratado con radioterapia. Además, los cinco pacientes que tuvieron una fractura por estrés habían sido tratados con radioterapia.9 Todo esto confirma que las endoprótesis tienen una tasa de falla menor que los dispositivos osteosintéticos y que la radiación puede prevenir la progresión del tumor.

Mieloma múltiple Los síntomas de presentación del mieloma múltiple suelen ser fatiga y dolor de huesos, pero los pacientes pueden tener otros síntomas asociados con insuficiencia orgánica, como insuficiencia renal, infección y anemia. Algunos pacientes pueden tener mieloma asintomático, donde las células anormales están presentes pero no los síntomas ni el daño orgánico. Los pacientes con MM pueden tener anemia normocítica, normocrómica secundaria a insuficiencia medular y aumento de la VSG. La hipercalcemia puede causar confusión, debilidad y letargo. Otros síntomas pueden incluir caquexia, compresión de la médula espinal e insuficiencia renal. Las infecciones bacterianas son comunes debido a la falta de producción normal de inmunoglobulinas.

La inmunoglobulina monoclonal (Ig G) se encuentra en la electroforesis sérica y en el análisis de orina. La inmunoglobulina (Ig) es la proteína que producen las células tumorales. Las subunidades de cadena ligera de inmunoglobulina se denominan proteínas de Bence Jones y están presentes en la orina.

Las pruebas iniciales incluyen un ensayo cuantitativo de Ig, pruebas de función renal, calcio sérico y un nivel de microglobulina beta-2. Se requiere una biopsia de médula ósea para medir el porcentaje de células plasmáticas en la médula ósea. Más del 10% de células plasmáticas es una característica de diagnóstico del MM.

El daño óseo es común y puede ser grave en el MM, y un gran porcentaje de pacientes desarrollará fracturas patológicas. Se recomienda una cuidadosa evaluación y monitoreo esquelético, así como una consulta cercana con un especialista en tumores ortopédicos. El agotamiento de los niveles de calcio / minerales óseos puede conducir a un riesgo de fractura grave, pero puede evitarse o minimizarse con el cuidado adecuado. Los tratamientos de conservación ósea deben instituirse lo antes posible.

Mieloma solitario El dolor es el síntoma más común. Sin embargo, si el mieloma ocurre en la columna, generalmente se presentará con paraplejía de rápido desarrollo y deformidad gibosa debido al colapso vertebral.
Miositis osificante La miositis osificante se presenta como un agrandamiento rápido y un dolor significativo una o dos semanas después de la lesión. El paciente tiene hinchazón y calor en el sitio, así como un aumento de la VSG y de la fosfatasa alcalina sérica. El cuadro clínico difiere del del osteosarcoma (que a menudo se encuentra en el diferencial porque los grupos de edad son los mismos) ya que el dolor de la miositis osificante disminuye a medida que pasa el tiempo y aumenta el dolor del osteosarcoma. Por lo general, los pacientes no presentan fiebre ni síntomas sistémicos. El dolor se localiza en el músculo afectado.
Osteosarcoma multifocal
Mieloma múltiple Los síntomas de presentación del mieloma múltiple suelen ser fatiga y dolor de huesos, pero los pacientes pueden tener otros síntomas asociados con insuficiencia orgánica, como insuficiencia renal, infección y anemia. Algunos pacientes pueden tener mieloma asintomático, donde las células anormales están presentes pero no los síntomas ni el daño orgánico. Los pacientes con MM pueden tener anemia normocítica, normocrómica secundaria a insuficiencia medular y aumento de la VSG. La hipercalcemia puede causar confusión, debilidad y letargo. Otros síntomas pueden incluir caquexia, compresión de la médula espinal e insuficiencia renal. Las infecciones bacterianas son comunes debido a la falta de producción normal de inmunoglobulinas.

La inmunoglobulina monoclonal (Ig G) se encuentra en la electroforesis sérica y en el análisis de orina. La inmunoglobulina (Ig) es la proteína que producen las células tumorales. Las subunidades de cadena ligera de inmunoglobulina se denominan proteínas de Bence Jones y están presentes en la orina.

Las pruebas iniciales incluyen un ensayo cuantitativo de Ig, pruebas de función renal, calcio sérico y un nivel de microglobulina beta-2. Se requiere una biopsia de médula ósea para medir el porcentaje de células plasmáticas en la médula ósea. Más del 10% de células plasmáticas es una característica de diagnóstico del MM.

El daño óseo es común y puede ser grave en el MM, y un gran porcentaje de pacientes desarrollará fracturas patológicas. Se recomienda una cuidadosa evaluación y monitoreo esquelético, así como una consulta cercana con un especialista en tumores ortopédicos. El agotamiento de los niveles de calcio / minerales óseos puede conducir a un riesgo de fractura grave, pero puede evitarse o minimizarse con el cuidado adecuado. Los tratamientos de conservación ósea deben instituirse lo antes posible.

Osteocondromas múltiples: pie y tobillo Una sobrecarga en valgo del tobillo.
Osteocondromas múltiples: pie y tobillo Una sobrecarga en valgo del tobillo.
Miositis osificante La miositis osificante se presenta como un agrandamiento rápido y un dolor significativo una o dos semanas después de la lesión. El paciente tiene hinchazón y calor en el sitio, así como un aumento de la VSG y de la fosfatasa alcalina sérica. El cuadro clínico difiere del del osteosarcoma (que a menudo se encuentra en el diferencial porque los grupos de edad son los mismos) ya que el dolor de la miositis osificante disminuye a medida que pasa el tiempo y aumenta el dolor del osteosarcoma. Por lo general, los pacientes no presentan fiebre ni síntomas sistémicos. El dolor se localiza en el músculo afectado.
Neurofibroma A menudo surgen como masas superficiales indoloras en la dermis.
Fibroma no osificante Clínicamente, los fibromas no osificantes son asintomáticos y generalmente se descubren como un hallazgo incidental en la radiografía. En ocasiones, una lesión más grande se presenta como una fractura patológica. El escenario clásico es un niño que tiene una lesión menor en una competencia deportiva y se toma una radiografía simple en una sala de emergencias local. Se observa una lesión y se deriva al niño a un cirujano ortopédico para su evaluación. Por lo general, una historia clínica y un examen físico cuidadosos mostrarán que el dolor del niño está relacionado con la articulación cercana más que con la lesión, y que el patrón de los síntomas se ajusta al que se espera en un esguince o lesión por distensión. Si hubo dolor antes de la lesión que parece surgir de la lesión, el diagnóstico de NOF es altamente sospechoso. El síndrome de Jaffe-Campanacci es una constelación de síntomas que incluyen múltiples fibromas no osificantes,
No linfoma de Hodgkin Puede presentarse como dolor o hinchazón local. Los pacientes generalmente sienten que gozan de buena salud de otra manera.
Fibroma no osificante Clínicamente, los fibromas no osificantes son asintomáticos y generalmente se descubren como un hallazgo incidental en la radiografía. En ocasiones, una lesión más grande se presenta como una fractura patológica. El escenario clásico es un niño que tiene una lesión menor en una competencia deportiva y se toma una radiografía simple en una sala de emergencias local. Se observa una lesión y se deriva al niño a un cirujano ortopédico para su evaluación. Por lo general, una historia clínica y un examen físico cuidadosos mostrarán que el dolor del niño está relacionado con la articulación cercana más que con la lesión, y que el patrón de los síntomas se ajusta al que se espera en un esguince o lesión por distensión. Si hubo dolor antes de la lesión que parece surgir de la lesión, el diagnóstico de NOF es altamente sospechoso. El síndrome de Jaffe-Campanacci es una constelación de síntomas que incluyen múltiples fibromas no osificantes,
Síndrome de Ollier El niño tiene un crecimiento anormal, acortamiento y deformidad de la extremidad afectada.
Osteoblastoma Los síntomas comunes son dolor de larga duración, hinchazón y sensibilidad. Los tumores de la columna vertebral pueden causar escoliosis y síntomas neurológicos. La lesión puede presentarse clínicamente con síntomas mielopáticos y / o radiculares.
Osteoblastoma: pie y tobillo

 

Osteoblastoma: pie y tobillo
Osteocondroma Clínicamente, los osteocondromas se presentan con dolor debido a irritación mecánica o una masa indolora. Puede ocurrir una fractura a través del tallo de la lesión que también causa dolor.
Osteocondromatosis Aproximadamente el 50% de los niños afectados tienen lesiones identificables a la edad de 5 años. Los pacientes presentan desfiguración o dolor inducido por la presión sobre las estructuras de tejidos blandos circundantes. Pueden tener baja estatura, discrepancias en la longitud de las extremidades, angulación en valgo de la rodilla y el tobillo, arqueamiento del radio con desviación cubital de la muñeca y subluxación de la articulación radiocapitellar. El cúbito y el peroné se ven más afectados que el radio y la tibia. Por esta razón, el crecimiento diferencial de los huesos emparejados puede dar lugar a deformidades angulares del antebrazo, la muñeca, la pierna y el tobillo. Además, los grupos de lesiones en los extremos metafisarios de los huesos cerca de la articulación pueden provocar pérdida de movimiento, displasia de cadera, subluxación de la articulación, compresión nerviosa, pseudoaneurisma vascular, compresión de la médula y dolor.
Osteocondroma Clínicamente, los osteocondromas se presentan con dolor debido a irritación mecánica o una masa indolora. Puede ocurrir una fractura a través del tallo de la lesión que también causa dolor.
Osteocondroma – de Pie y Tobillo
Osteocondromatosis Aproximadamente el 50% de los niños afectados tienen lesiones identificables a la edad de 5 años. Los pacientes presentan desfiguración o dolor inducido por la presión sobre las estructuras de tejidos blandos circundantes. Pueden tener baja estatura, discrepancias en la longitud de las extremidades, angulación en valgo de la rodilla y el tobillo, arqueamiento del radio con desviación cubital de la muñeca y subluxación de la articulación radiocapitellar. El cúbito y el peroné se ven más afectados que el radio y la tibia. Por esta razón, el crecimiento diferencial de los huesos emparejados puede dar lugar a deformidades angulares del antebrazo, la muñeca, la pierna y el tobillo. Además, los grupos de lesiones en los extremos metafisarios de los huesos cerca de la articulación pueden provocar pérdida de movimiento, displasia de cadera, subluxación de la articulación, compresión nerviosa, pseudoaneurisma vascular, compresión de la médula y dolor.
Displasia osteofibrosa El tumor se presenta clínicamente como una masa que aumenta de tamaño e indolora.
Osteoma osteoide El osteoma osteoide tiene un cuadro clínico distintivo de dolor sordo que empeora por la noche y desaparece entre 20 y 30 minutos después del tratamiento con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Puede haber dolor articular con una lesión periarticular y puede ocurrir sinovitis secundaria a una lesión intraarticular. Los síntomas locales pueden incluir un aumento de la temperatura de la piel, aumento de la sudoración y sensibilidad. Las lesiones epifisarias pueden causar un crecimiento anormal.
Osteoide osteoide: pie y tobillo Los pacientes se presentan con dolor e hinchazón persistentes, que no están relacionados con la actividad. El dolor puede ser más intenso por la noche.
Osteoma Los osteomas son lesiones de crecimiento lento que normalmente son completamente asintomáticas. Solo se presentan si su ubicación dentro de la región de la cabeza y el cuello está causando problemas con la respiración, la visión o la audición.
Osteoma Los osteomas son lesiones de crecimiento lento que normalmente son completamente asintomáticas. Solo se presentan si su ubicación dentro de la región de la cabeza y el cuello está causando problemas con la respiración, la visión o la audición.
Osteoma osteoide El osteoma osteoide tiene un cuadro clínico distintivo de dolor sordo que empeora por la noche y desaparece entre 20 y 30 minutos después del tratamiento con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Puede haber dolor articular con una lesión periarticular y puede ocurrir sinovitis secundaria a una lesión intraarticular. Los síntomas locales pueden incluir un aumento de la temperatura de la piel, aumento de la sudoración y sensibilidad. Las lesiones epifisarias pueden causar un crecimiento anormal.
Osteoide osteoide: pie y tobillo Los pacientes se presentan con dolor e hinchazón persistentes, que no están relacionados con la actividad. El dolor puede ser más intenso por la noche.
Osteomielitis En los niños, la diseminación hematógena de la infección se presenta como fiebre alta, malestar, dolor local e hinchazón. El cuadro clínico puede ser ambiguo y puede surgir la preocupación por la posibilidad de un tumor. El microorganismo más común en pacientes mayores de tres años es el estafilococo coagulasa positivo. En adultos, la presentación clínica puede ser bastante engañosa, ya que a menudo faltan fiebre, recuento elevado de leucocitos y antecedentes de una posible fuente de infección. Los usuarios de drogas intravenosas a menudo tienen organismos inusuales como pseudomonas. Los pacientes mayores pueden tener bacterias gramnegativas en la columna secundaria a organismos que se originan como una infección del tracto urinario y viajan a través del plexo de Batson. La osteomielitis espinal puede presentarse como dolor de espalda con hemocultivos negativos.
Osteomielitis En los niños, la diseminación hematógena de la infección se presenta como fiebre alta, malestar, dolor local e hinchazón. El cuadro clínico puede ser ambiguo y puede surgir la preocupación por la posibilidad de un tumor. El microorganismo más común en pacientes mayores de tres años es el estafilococo coagulasa positivo. En adultos, la presentación clínica puede ser bastante engañosa, ya que a menudo faltan fiebre, recuento elevado de leucocitos y antecedentes de una posible fuente de infección. Los usuarios de drogas intravenosas a menudo tienen organismos inusuales como pseudomonas. Los pacientes mayores pueden tener bacterias gramnegativas en la columna secundaria a organismos que se originan como una infección del tracto urinario y viajan a través del plexo de Batson. La osteomielitis espinal puede presentarse como dolor de espalda con hemocultivos negativos.
Osteopoikilosis Los pacientes están asintomáticos y los exámenes de laboratorio son normales. Se ha informado de la aparición de osteosarcoma en el hueso afectado. Las condiciones asociadas incluyen: dermatofibrosis lenticularis diseminada, esclerodermia, sindactilia, enanismo, anomalías endocrinas, melorreostosis y paladar hendido. La mayoría de los pacientes no presentan otros hallazgos.
Osteopoikilosis Los pacientes están asintomáticos y los exámenes de laboratorio son normales. Se ha informado de la aparición de osteosarcoma en el hueso afectado. Las condiciones asociadas incluyen: dermatofibrosis lenticularis diseminada, esclerodermia, sindactilia, enanismo, anomalías endocrinas, melorreostosis y paladar hendido. La mayoría de los pacientes no presentan otros hallazgos.
Osteosarcoma – convencional La presentación más común es dolor y una masa, que ocurre cerca de una articulación. El dolor puede acompañar inicialmente a la actividad, pero gradualmente se vuelve más constante y puede ser intenso por la noche. De lo contrario, el paciente puede tener pocos síntomas.
Osteosarcoma – Pie y tobillo El paciente presenta un dolor insidioso y, finalmente, una masa. Inicialmente, el dolor puede ser intermitente y estar relacionado con una lesión menor o una actividad de ejercicio y, por lo tanto, el problema se diagnostica erróneamente como un esguince o distensión común.

El dolor se volverá persistente con el tiempo y comenzará a ocurrir por la noche.

Osteosarcoma – Pie y tobillo El paciente presenta un dolor insidioso y, finalmente, una masa. Inicialmente, el dolor puede ser intermitente y estar relacionado con una lesión menor o una actividad de ejercicio y, por lo tanto, el problema se diagnostica erróneamente como un esguince o distensión común.

El dolor se volverá persistente con el tiempo y comenzará a ocurrir por la noche.

 

Osteosarcoma – convencional La presentación más común es dolor y una masa, que ocurre cerca de una articulación. El dolor puede acompañar inicialmente a la actividad, pero gradualmente se vuelve más constante y puede ser intenso por la noche. De lo contrario, el paciente puede tener pocos síntomas.
Osteosarcoma de superficie de alto grado
Osteosarcoma de células pequeñas Similar a los del osteosarcoma convencional.
Osteosarcoma perióstico El paciente presenta dolor local y una masa, que puede estar en la diáfisis y la cortical anterior del hueso, especialmente cuando el tumor afecta la tibia.
Enfermedad de Paget El sarcoma de Paget generalmente se presenta como un dolor nuevo y progresivo en un paciente con enfermedad de Paget de larga duración. Otros síntomas pueden incluir hinchazón de tejidos blandos o fracturas patológicas. La fosfatasa alcalina sérica que se eleva con la enfermedad de Paget puede aumentar aún más con la aparición del sarcoma.
Osteosarcoma parosteal El tumor se presenta con una masa de crecimiento lento y dolor leve. Ocasionalmente, los pacientes no sienten ningún dolor. Las ubicaciones más comunes son el fémur distal cerca de la parte posterior de la rodilla y el húmero proximal cerca del hombro.
Condroma perióstico Los síntomas están presentes durante 1 a 5 años. Los pacientes se quejan de una masa o hinchazón dolorosa.
Condroma perióstico – pie y tobillo La lesión se presenta con dolor e hinchazón.
Osteosarcoma perióstico El paciente presenta dolor local y una masa, que puede estar en la diáfisis y la cortical anterior del hueso, especialmente cuando el tumor afecta la tibia.
Periostitis florida reactiva El examen revela una masa sensible con leve calor circundante y eritema, pero sin fiebre ni adenopatía. Los estudios de laboratorio suelen mostrar un recuento y diferencial de glóbulos blancos normales y una tasa de sedementación levemente elevada. Los electrolitos y otros valores de laboratorio no se ven afectados. Las radiografías simples muestran que el tumor está adyacente al hueso en lugar de surgir de él. Se observa inflamación de los tejidos blandos y una marcada reacción perióstica. Puede haber formación de hueso nuevo en los tejidos blandos y adelgazamiento cortical sutil. En casos raros hay erosión local de la corteza. Las gammagrafías óseas con tecnecio-99 muestran un foco solitario de captación intensa. Las exploraciones por resonancia magnética muestran una masa y anomalías de señal llamativas en los tejidos blandos, así como en la médula ósea cercana, que son relativamente inespecíficas y son compatibles con una infección, un traumatismo o un tumor.
Sinovitis vellonodular pigmentada Se presenta como una articulación indolora o levemente dolorosa con hinchazón.
Sinovitis vellonodular pigmentada: pie y tobillo La lesión se presenta más comúnmente como una masa nodular localizada en o adyacente a una articulación o vaina tendinosa. La forma nodular ocurre alrededor de las articulaciones y tendones de las manos y los pies. La forma difusa generalmente involucra articulaciones más grandes y puede involucrar varias articulaciones adyacentes.
Fibroma plantar – pie y tobillo La mayoría de los pacientes son asintomáticos, pero algunos tienen dolor relacionado con la actividad. Entre un tercio y la mitad de los pacientes tienen nódulos bilaterales. El dolor se presenta con las actividades que soportan peso. Cuando las lesiones son lo suficientemente grandes como para presionar los nervios plantares, puede haber entumecimiento o disestesia en las porciones distales del pie. En un paciente pediátrico, una gran lesión provocó la contractura de los tendones flexores del dedo gordo y la pérdida de la extensión de los dedos inferiores.
Polimórfica Fibroóseo Lesión del Hueso Este tumor se presenta con dolor.
Post – Sarcoma de Paget El sarcoma de Paget generalmente se presenta como un dolor nuevo y progresivo en un paciente con enfermedad de Paget de larga duración. Otros síntomas pueden incluir hinchazón de tejidos blandos o fracturas patológicas. La fosfatasa alcalina sérica que se eleva con la enfermedad de Paget puede aumentar aún más con la aparición del sarcoma.
Los pacientes a menudo se quejan de dolor antes de que el tumor pueda verse fácilmente en una radiografía simple y el diagnóstico a menudo puede retrasarse. Con el tiempo, se hace evidente la destrucción cortical y una masa tumoral mal definida que se extiende hacia los tejidos blandos con un trasfondo de enfermedad de Paget. Si se encuentra un
sarcoma de Paget, se debe examinar todo el cuerpo, ya que el tumor a menudo surge en más de un sitio.
Post – Sarcoma de Paget El sarcoma de Paget generalmente se presenta como un dolor nuevo y progresivo en un paciente con enfermedad de Paget de larga duración. Otros síntomas pueden incluir hinchazón de tejidos blandos o fracturas patológicas. La fosfatasa alcalina sérica que se eleva con la enfermedad de Paget puede aumentar aún más con la aparición del sarcoma.
Los pacientes a menudo se quejan de dolor antes de que el tumor pueda verse fácilmente en una radiografía simple y el diagnóstico a menudo puede retrasarse. Con el tiempo, se hace evidente la destrucción cortical y una masa tumoral mal definida que se extiende hacia los tejidos blandos con un trasfondo de enfermedad de Paget. Si se encuentra un
sarcoma de Paget, se debe examinar todo el cuerpo, ya que el tumor a menudo surge en más de un sitio.
Osteosarcoma posradiación – sarcoma posradiación Los síntomas pueden pasar desapercibidos durante bastante tiempo o ser malinterpretados por el paciente y el médico, y luego se produce un inicio agudo de dolor y / o hinchazón constante y progresivo. El dolor empeora por la noche y generalmente no se alivia con aspirina o medicamentos no esteroides. Otros síntomas incluyen el desarrollo de una masa y / o una fractura patológica cerca del área de irradiación con dolor a la palpación y / o sangrado.
golpe del corredor – Pie y tobillo La masa generalmente se presenta después de un cambio menor en el programa de entrenamiento o una lesión insignificante. La lesión aumenta de tamaño con la carrera y las actividades y disminuye con el reposo y la elevación. El dolor suele ser lo suficientemente leve como para permitir la continuación del programa en ejecución, lo que a su vez conduce a la persistencia de la lesión.
Quiste óseo aneurismático Dolor que aumenta gradualmente, una masa o con una fractura patológica a través de la lesión. En unos pocos casos se ha informado de un rápido aumento del tamaño de la lesión.
Quiste óseo unicameral La mayoría de los CBU son asintomáticos y solo están presentes cuando se produce una fractura patológica.

 

Quiste óseo unicameral – pie y tobillo Se presenta como un hallazgo incidental o con dolor leve durante la práctica de deportes o la carrera.
golpe del corredor – Pie y tobillo La masa generalmente se presenta después de un cambio menor en el programa de entrenamiento o una lesión insignificante. La lesión aumenta de tamaño con la carrera y las actividades y disminuye con el reposo y la elevación. El dolor suele ser lo suficientemente leve como para permitir la continuación del programa en ejecución, lo que a su vez conduce a la persistencia de la lesión.
Sarcoma de Ewing La presentación clínica del sarcoma de Ewing incluye dolor e hinchazón de semanas o meses de duración. A veces se observan eritema y calor en el área local. La osteomielitis es a menudo el diagnóstico inicial basado en fiebres intermitentes, leucocitosis, anemia y aumento de la VSG.
Sarcoma granulocítico en hueso La mayoría de los sarcomas granulocíticos óseos se presentan con dolor esquelético atribuible a la ubicación de la lesión. Este tumor tiene tres presentaciones clínicas características: una, en un individuo sin enfermedad conocida donde es un presagio de leucemia mielógena aguda; dos, en un individuo con un trastorno mieloproliferativo ya conocido. La evaluación posterior de la biopsia de sangre periférica y médula ósea en este caso demostró que se trataba de un sarcoma granulocítico sin evidencia sistémica de leucemia mielógena aguda. La aparición del tumor en un individuo previamente sano presenta un importante desafío diagnóstico y el 75% de estos casos suelen ser mal diagnosticados.
Schwannoma – neurilemoma – pie y tobillo Los tumores son de crecimiento lento y la transformación maligna es rara (2). La mayoría de las lesiones son asintomáticas. El tumor solitario típico se presenta como una masa indolora de crecimiento lento que puede haber estado presente durante 1 a 2 años o más. El descubrimiento de un schwannoma debería desencadenar una búsqueda cuidadosa de otros.
Schwannoma de hueso La mayoría de las lesiones son asintomáticas.
Schwannoma de hueso La mayoría de las lesiones son asintomáticas.
Condrosarcoma secundario
Síndrome de Jaffe-Campanacci Las lesiones cutáneas son parches café con leche, que son de color marrón a marrón oscuro y generalmente se encuentran en el tronco. No todos los pacientes con este síndrome tienen parches cutáneos. La mayoría de los parches tenían un borde liso. También se pueden encontrar parches de café con leche con bordes complejos. Las características cutáneas de la neurofibromatosis (NF), como angiomas y neurofibromas, también pueden estar presentes. Puede haber pecas axilares. Hallazgos recientes sugieren que JCS puede ser una forma de NF. Los pacientes con sospecha de JCS deben someterse a pruebas de detección de NF.
El síndrome de Mafucci La enfermedad puede estar localizada o diseminada. La mayoría de los pacientes se presentan con dolor. Pueden aparecer otros tumores. El número de pacientes que desarrollan sarcomas varía según los informes. Los pacientes con lesiones extensas tienen un mayor riesgo. Aproximadamente el 15% desarrolla condrosarcoma y un tercio tiene otros sarcomas, incluidos sarcomas vasculares y fibrosos. La tasa de condrosarcoma es menor que la observada en la enfermedad de Ollier. Pueden aparecer otros tumores benignos y malignos, como adenoma hipofisario, glioma, fibromas y pólipos uterinos, tumores ováricos mesenquimales, adenoma cortical suprarrenal, fibrosarcoma y carcinoma de páncreas.
Síndrome de McCune-Albright (MAS) La mutación del gen GS en el cromosoma 20q13 ocurre temprano en el desarrollo y da como resultado un mosaico de células anormales y mutadas. Las manifestaciones de MAS en cada individuo dependen de la extensión y distribución de las células anormales. La activación anormal y prolongada de múltiples glándulas endocrinas periféricas ocurre incluso cuando las hormonas hipofisarias estimulantes necesarias pueden estar ausentes. En las mujeres puede ocurrir pubertad precoz, con inicio del desarrollo de las mamas, vello púbico y el inicio de la menstruación ya en los primeros meses de vida. Otras manifestaciones incluyen acromegalia, hipertiroidismo, hiperprolactinemia y otras.

Los huesos frecuentemente afectados incluyen el fémur, la tibia, el esqueleto facial y las costillas. La fragilidad ósea y las fracturas asociadas son comunes, y los huesos que soportan peso pueden sufrir múltiples fracturas. En los fémures proximales, múltiples microfracturas corticales sucesivas pueden dar como resultado un arqueamiento característico del extremo proximal del hueso en una deformidad en “curva de pastor”.

Sinovitis vellonodular pigmentada Se presenta como una articulación indolora o levemente dolorosa con hinchazón.
Sinovitis vellonodular pigmentada: pie y tobillo La lesión se presenta más comúnmente como una masa nodular localizada en o adyacente a una articulación o vaina tendinosa. La forma nodular ocurre alrededor de las articulaciones y tendones de las manos y los pies. La forma difusa generalmente involucra articulaciones más grandes y puede involucrar varias articulaciones adyacentes.
Osteosarcoma de células pequeñas Similar a los del osteosarcoma convencional.
Tumor fibroso solitario de hueso Suele presentarse con dolor y lesiones recurrentes.
Mieloma solitario El dolor es el síntoma más común. Sin embargo, si el mieloma ocurre en la columna, generalmente se presentará con paraplejía de rápido desarrollo y deformidad gibosa debido al colapso vertebral.
Quiste subcondral Inicio y progresión gradual del dolor en la articulación.
Quiste subcondral – pie y tobillo
Quiste subcondral Inicio y progresión gradual del dolor en la articulación.
Condromatosis sinovial La condromatosis sinovial se presenta como la aparición gradual de dolor y rigidez monoarticular. Si se permite que continúen, los síntomas lentos y progresivos pueden resultar en una disminución del rango de movimiento, derrames, crepitaciones y eventual bloqueo de la articulación. Esta condición también se ha descrito en la membrana sinovial, tejidos blandos y bursas. La condromatosis sinovial secundaria puede estar presente después de una osteoartritis de larga duración.
Existen varias etiologías posibles de la condromatosis sinovial. El trauma está respaldado por el hecho de que el proceso ocurre principalmente en las articulaciones dominantes de las extremidades superiores y en las que soportan peso. La infección es otro posible culpable. Otra teoría postula que el cartílago desprendido hacia la articulación es absorbido por la membrana sinovial.
Condromatosis sinovial – pie y tobillo El inicio se describe como insidioso y se produce durante meses o años [2]. Iossifidis et al describieron una presentación clínica insidiosa e inespecífica en su caso de condromatosis sinovial del tobillo [6]. El diagnóstico de condromatosis sinovial a menudo se realiza después de una anamnesis, un examen físico y un examen radiográficos completos. Los pacientes pueden informar dolor e hinchazón dentro de una articulación. Esto se agrava habitualmente con la actividad física. Por lo general, el paciente también puede referir dolor, rango de movimiento reducido, nódulos palpables, bloqueo o chasquido de la articulación [7,11]. Estas lesiones pueden volverse sintomáticas después de la compresión mecánica o la irritación de los tejidos blandos, los nervios o la transformación maligna. En casos raros, se pueden formar bursas reactivas sobre osteocondromas. Éstos pueden ser otra fuente de dolor, pero también pueden simular condrosarcoma [14]. Por el contrario, las personas pueden no tener signos o síntomas y es un hallazgo incidental secundario a otra queja. Según Milgram, esto está relacionado con el estadio de la lesión [15].
Sarcoma sinovial: pie y tobillo La presentación del sarcoma sinovial es variable y puede simular un proceso benigno como el quiste ganglionar. El paciente puede tener una masa que ha estado presente durante meses, años o incluso décadas, con crecimiento lento y poco o ningún síntoma. Es posible que haya habido un crecimiento rápido reciente de una lesión que ha estado presente durante años sin cambios aparentes. Por el contrario, algunos de estos sarcomas pueden ser muy dolorosos desde el principio. La duración media de los síntomas antes del diagnóstico es de 21 meses.
Osteosarcoma telangectásico Se presenta más comúnmente como una fractura patológica que el osteosarcoma convencional, pero tiene una epidemiología similar.
Prueba Tumor Uno / Prueba Tumor Uno
Tumor de células gigantes La mayoría de los pacientes se presentan con dolor de progresión lenta, con o sin una masa. Los síntomas surgen cuando la lesión comienza a destruir la corteza e irrita el periostio o cuando el debilitamiento del hueso causado por el tumor provoca dolor por fractura patológica inminente. Algunos tumores de células gigantes se presentan con una fractura patológica.
Tumor de células gigantes: pie y tobillo El paciente típico tiene antecedentes de dolor que aumenta gradualmente. En el pie puede aparecer una masa debido a la limitación de los tejidos blandos. El dolor por fractura patológica o microfractura puede hacer que el paciente busque tratamiento.
Tumor fibroso solitario de hueso Suele presentarse con dolor y lesiones recurrentes.
Tumor glómico Clínicamente, los tumores glómicos se caracterizan por una tríada de sensibilidad al frío, sensibilidad localizada y dolor intermitente intenso. El dolor puede ser insoportable y se describe como ardor o estallido. La causa exacta del dolor no se comprende completamente, pero se han identificado fibras nerviosas que contienen la sustancia neurotransmisora ​​del dolor P en el tumor.
Mímicos de tumores Gota La
gota es una enfermedad causada por altos niveles de ácido úrico en el torrente sanguíneo. Los cristales de ácido úrico se depositan en el cartílago articular de las articulaciones provocando rigidez y episodios dolorosos de artritis aguda. La gota puede presentarse en un paciente atípico o en una ubicación atípica del pie, de modo que el médico no incluya la gota en el diferencial. En estos casos inusuales, el diagnóstico puede pasarse por alto incluso cuando el cuadro clínico es típico de la gota.Fractura por estrés
Algunos pacientes presentarán dolor y una fractura por estrés temprana sin antecedentes de actividad prolongada o caminar. Es posible que los niños no puedan dar una historia que sea suficiente para que el médico considere la fractura por estrés en el diferencial. Las radiografías simples también pueden malinterpretarse.La PVNS sinovitis
vellonodular pigmentada puede causar lesiones quísticas óseas que imitan un proceso neoplásico.
Mímicos de tumores Gota La
gota es una enfermedad causada por altos niveles de ácido úrico en el torrente sanguíneo. Los cristales de ácido úrico se depositan en el cartílago articular de las articulaciones provocando rigidez y episodios dolorosos de artritis aguda. La gota puede presentarse en un paciente atípico o en una ubicación atípica del pie, de modo que el médico no incluya la gota en el diferencial. En estos casos inusuales, el diagnóstico puede pasarse por alto incluso cuando el cuadro clínico es típico de la gota.Fractura por estrés
Algunos pacientes presentarán dolor y una fractura por estrés temprana sin antecedentes de actividad prolongada o caminar. Es posible que los niños no puedan dar una historia que sea suficiente para que el médico considere la fractura por estrés en el diferencial. Las radiografías simples también pueden malinterpretarse.La PVNS sinovitis
vellonodular pigmentada puede causar lesiones quísticas óseas que imitan un proceso neoplásico.
Mímicos de tumores: gota
Imitadores de tumores – Fractura por estrés
Calcinosis tumoral
Quiste óseo unicameral La mayoría de los CBU son asintomáticos y solo están presentes cuando se produce una fractura patológica.
Quiste óseo unicameral – pie y tobillo Se presenta como un hallazgo incidental o con dolor leve durante la práctica de deportes o la carrera.
Condroma yuxtacortical Dolor leve o síntomas que surgen de la articulación cercana.