Documentos

Constantes-vitales
ANATOMÍA-DE-LA-ESPINA

Tesis doctoral CIFOPLASTIA

FRACTURAS-VERTEBRALES-VERTEBROPLASTIA

FRACTURAS-POR-COMPRESIÓN-DE-LA-COLUMNA

¿Qué-es-una-fractura-por-compresión-vertebral

Codificacion_clinica_CIE

Cifoplastia

Cifoplastia.-Complicaciones

CIFOSIS

MIELOPATÍA

MIELOGRAFÍA

QUE-ES-LA-EPIDUROSCOPIA

REFUERZO_VERTEBRAL

PoleStar-MRI-Sistema-Quirúrgico

LESIÓN-MEDULAR-COMPLETA-SECUNDARIA-A-INFARTO-ISQUÉMICO-MEDULAR

ALIF LUMBAR

PLIF LUMBAR

REEMPLAZO-TOTAL-DE-DISCO

Aspectos-medicos-legales-cirugía-columna

Neuralgia-periférica

Neurotomía-por-radiofrecuencia

ANATOMÍA-DE-LA-ESPINA

Aumento-vertebral

Bloqueo-costovertebral

BLOQUEO-DE-LA-RAMA-MEDIAL

BLOQUEO-DEL-NERVIO-SIMPÁTICO-LUMBAR

CÁNCER-METASTÁSICO-DE-LA-COLUMNA-VERTEBRAL

DENSITOMETRÍA-ÓSEA-DXA-O-DEXA

DISCO-HERNIADO-CERVICAL

DISCOGRAFÍA

ENFERMEDAD-DEGENERATIVA-DE-DISCO

ESCOLIOSIS

IRRIGACIÓN-ARTERIAL

ESPONDILOLISTESIS

ESPONDILOSIS-ARTROSIS-ESPINAL

INFECCIONES-ESPINALES

INYECCIÓN-DE-ARTICULACIONES-FACETARIAS

INYECCIÓN-EPIDURAL-LUMBAR-DE-ESTEROIDE

INYECCIÓN-ESTEROIDE-PARA-ARTICULACIÓN-SACROILÍACA

INYECCIÓN-PERIDURAL-CERVICAL-DE-ESTEROIDE

BLOQUE SELECTIVO DE LA RAIZ 

BOMBA INTRATECAL

COCCIGODINIA

Síndrome-Piriforme

CORPECTOMIA-CERVICAL

CORPECTOMIA-LUMBAR

Discectomia-cervical-posterior

Discectomia-microendoscopica

Dolor-miofacial 

Técnica basada en la inserción de agujas para restaurar y mantener la salud.
Alargamiento Oseo
Intervención para corregir la desigualdad de longitud entre dos extremidades simétricas, de tal forma que se mejore la estática de la bipedestación, la dinámica de la marcha y la función manipuladora.

 

Un equipo médico aplica con éxito técnicas nuevas para alargar huesos
29-05-2018
Este novedoso sistema, llamado Precice y comercializado en España y Portugal por Acuña y Fombona, elimina dolor, evita infecciones y acelera la rehabilitación

El doctor Javier Downey, especialista en cirugía ortopédica y traumatología infantil, ha incorporado con éxito en Sevilla una nueva técnica para corregir deformidades óseas en niños, que provocan discrepancias en la longitud de las piernas, lo que supone una destacable merma en la calidad de vida del niño afectado, al impedir su normal desarrollo. La discrepancia en la longitud de los huesos puede ser causada por problemas diversos, entre los que destacan las deformidades óseas congénitas, infecciones o traumas por accidentes.

El avance se basa en una compleja intervención quirúrgica, que consiste en insertar un clavo, que porta un imán, en el interior del fémur. Mediante campos electromagnéticos, que se activan a través del imán insertado en el fémur, los especialistas logran que los extremos óseos se separen por control remoto para que el tejido óseo crezca en el espacio creado.

Las dos primeras intervenciones se han realizado recientemente, con éxito, en quirófanos de Quirónsalud Sagrado Corazón. El equipo del doctor Downey tiene previsto intervenir a otros dos pacientes más en los próximos meses.

“El tejido óseo, junto al hígado y la córnea, tiene la capacidad de regenerarse, de crecer. Durante la operación, justo antes de introducir el clavo que porta el imán, seccionamos (o cortamos, en términos médicos osteotomizamos) el hueso. El alargamiento se consigue mediante el efecto de imanes: uno está en el interior del clavo; y otro, en un dispositivo externo”, explica el doctor Downey.

Mediante el dispositivo exterior, que maneja el propio paciente, se activa el campo electromagnético para alargar su fémur un milímetro cada día. El dispositivo de control remoto está programado por los especialistas, y su manejo es sencillo. “El sistema consiste en separar las dos partes del hueso (en la intervención se realiza una osteotomía o corte en el fémur) mediante los imanes”, añade el especialista. Cada clavo, que está fabricado con titanio, está diseñado para alargar el hueso entre cinco y ocho centímetros.

Tras el tratamiento quirúrgico, que requiere además de fisioterapia, el fémur crece poco a poco, en torno a un milímetro al día, hasta que se logra eliminar la discrepancia. Sin la corrección, los pequeños están condenados a calzar zapatos con alza.

La nueva técnica, que se aplica en centros de Málaga, Madrid y Pamplona, reduce las complicaciones del procedimiento clásico, que está basado en un fijador externo. “Evita las infecciones, es más confortable para el niño, la rehabilitación se acelera y se reduce el dolor, entre otros problemas”, añade el doctor Downey.

Aunque la aplicación del clavo intramedular es muy costosa, de momento, esta nueva terapia quirúrgica para alargar huesos, que se denomina distracción ósea endomedular, aspira a sustituir al fijador externo, por las ventajas que supone para los pacientes.

El equipo del doctor Downey está integrado por especialistas en traumatología y cirugía ortopédica infantil que atesoran una amplia experiencia en el tratamiento quirúrgico de graves deformidades óseas y otros problemas traumatológicos en la edad pediátrica: los doctores Javier Downey, José Manuel Martínez, David Farrington y José L. Lirola, miembros del grupo privado Ortopediatrica. Este equipo ha forjado una alianza con Quirón Salud Sagrado Corazón e IHP (Instituto Hispalense de Pediatría), y realizó en enero la primera intervención en Sevilla.

LUIS, EL PRIMER PACIENTE

Luis ha cumplido los 14 años, pero en su conversación arroja la madurez de un joven de veinte. Su paso, en varias ocasiones, por el quirófano, y el trato permanente con especialistas de traumatología y cirugía ortopédica infantil le han proporcionado conocimientos, y un vocabulario del argot médico, muy poco habitual en un niño.

Luis nació con una malformación en el fémur izquierdo, con una discrepancia de tres centímetros en la longitud de una pierna con otra. Al crecer el niño, la discrepancia se incrementa. Su madre, María Ángeles, recuerda con tensión retenida en su mirada, las dificultades que tuvo que superar hasta lograr un diagnóstico certero. “Al principio nos dieron el diagnóstico de un problema que Luis no tiene. Inicialmente nos dijeron que era un problema de espalda y que tenía que ser intervenido de la cadera”, recuerda María Ángeles.

Tras acudir a varias consultas en distintas provincias andaluzas, esta madre consiguió al fin el diagnóstico certero: malformación congénita ósea en el fémur. Natural de Alfacar (Granada), Luis fue atendido, al principio del proceso, en consultas en su provincia, hasta que pasó a ser atendido en Málaga. “Cuando cumplió un año nos dieron el diagnóstico finalmente en el Hospital Carlos Haya, pero los médicos nos explicaron que no tenían capacidad para realizar la intervención quirúrgica que Luis necesitaba, así que comenzamos a buscar. Acudimos a Barcelona “, recuerda su madre.

Tras un itinerario por distintas consultas, María Ángeles finalmente terminó en Sevilla, ante el doctor Javier Downey. Luis ya había cumplido los 10 años. Entonces el doctor Downey atendía a sus pacientes en el Hospital Infantil Virgen del Rocío. La malformación que sufría Luis, deficiencia femoral congénita, requiere un proceso de tratamiento largo. Fue intervenido en dos ocasiones en el Hospital Infantil para la reconstrucción de estructuras afectadas. “Permaneció 40 días sin moverse de la cama”, recuerda su madre. Luis tiene grabadas las fechas de las dos intervenciones previas (26 de febrero de 2015 y 8 de abril de 2016), que fueron preparatorias. Desde los 10 años, Luis ha sido atendido por el doctor Downey.

El pasado 31 de enero fue intervenido, de nuevo en manos del doctor Downey, convirtiéndose en el primer niño en someterse en Sevilla a la técnica del clavo intramedular para el alargamiento del fémur. La operación se llevó a cavo en Quirónsalud Sagrado Corazón. En unas de sus revisiones, Luis contestó al doctor Downey: “No tengo dolor”.

La operación terminó con “resultados satisfactorios”, en opinión del especialista, si bien el proceso no deja de ser duro para un niño. Tras la intervención, Luis precisa de fisioterapia intensa para evitar contracturas musculares y otras complicaciones mayores. El doctor Downey explica que el objetivo final es lograr “eliminar la discrepancia en la longitud de sus piernas al 100%”. En el plazo de un año el clavo que lleva Luis será sustituido por otro para continuar con el tratamiento, hasta completar la terapia con un total de tres clavos. “Cuando nos llega la familia con un recién nacido con este problema, realizamos un plan de vida para el pequeño, el proceso es largo, y suele cubrir toda la etapa de crecimiento”, explica. Sin este tratamiento, Luis se habría visto obligado a llevar zapatos con un alza de 16 centímetros toda su vida.

 

Precice: nuevo sistema revolucionario para alargamiento de extremidades

La tecnología patentada Precice se basa en un interacción entre imanes, uno incorporado en el implante y otro externo, permitiendo el alargamiento (y acortamiento) de la extremidad de forma no invasiva y controlada.

TECNOLOGÍA DE VANGUARDIA
La clave tecnológica del sistema Precice reside en la interacción magnética entre el clavo intramedular (IM) PRECICE y la unidad de control remoto (ERC). Esta tecnología patentada incluye un complejo sistema de engranajes internos, accionado y controlado por imanes permanentes. Este avance en el alargamiento de extremidades hace posible una fase distractiva controlada con precisión, así como un tratamiento no invasivo personalizado.

UNIDAD EXTERNA DE CONTROL REMOTO
La unidad externa de control remoto, que puede sostenerse con las manos, permite alargar o acortar con precisión el clavo IM pulsando un botón. Esta unidad es totalmente personalizable según las necesidades de distracción ósea de cada paciente. Se ha diseñado para utilizarse en el centro médico o cómodamente en el propio hogar del paciente.

VENTAJAS DE PRECICE:

  • Sistema único y revolucionario en el mercado
  • Alargamiento de extremidades de forma no invasiva (unidad de control remoto)
  • Precisión y control durante la elongación
  • Único implante intramedular que permite también acortamiento (maniobra de acordeón)
  • Elongación de hasta 80 mm)
  • Mínimos cambios en estilo de vida
  • Menor rieso de infección
  • Mayor confort para el paciente
  • Nuevas indicaciones: pesudoartrosis, mala consolidación y no unión
Artrodesis Rodilla, Tobillo o Pie
Intervención para aliviar el dolor producido por una articulación enferma y consecuentemente mejorar la calidad de vida a costa de eliminar el movimiento de dicha articulación.
Artrodesis Quirúrgica Articulación
Intervención para bloquear una articulación mediante cirugía.
Artroplastia del Hombro
Intervención para sustituir la articulación enferma o fracturada y reemplazarla por una prótesis articular.

La artroplastia invertida del hombro puede ser la mejor alternativa para pacientes con desgarre del manguito de rotadores y artritis

December 11, 2014

Ilustración de la anatomía del desgarre del manguito de rotadores en el hombro

Anatomía del Hombro

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Tengo artritis grave en el hombro y recién descubrí que el manguito de rotadores también está desgarrado. Ahora no puedo levantar mucho el brazo sin sentir dolor. El médico recomienda una artroplastia inversa del hombro. ¿Qué implica esa operación y cuán exitosa es para alguien en mi situación?

RESPUESTA:
La artroplastia inversa del hombro es la cirugía para reemplazar la articulación dañada del hombro. Este procedimiento es diferente a la cirugía estándar para reemplazo del hombro porque altera la estructura normal de cabeza y acetábulo, a fin de ofrecer más estabilidad en la articulación después de la cirugía. La artroplastia inversa del hombro es particularmente útil en las personas como usted que tienen un manguito de rotadores dañado y artritis en el hombro. En esos casos, esta cirugía generalmente logra reducir bien el dolor y aumentar la movilidad del hombro.

Ilustración de la artroplastia del hombro

Izquierda: artroplastia total del hombro; derecha: artroplastia inversa del hombro

El manguito de rotadores es un grupo de músculos y tendones que rodea la articulación del hombro. Estos músculos sostienen a la articulación en el puesto y permiten levantar el brazo. El desgarre de los tendones del manguito de rotadores suele conducir a dolor y debilidad en la articulación del hombro.

En algunos casos, el desgarre de los tendones del manguito de rotadores se puede reparar quirúrgicamente; pero cuando se encuentran muy dañados, especialmente cuando la artritistambién afecta la articulación, la artroplastia inversa del hombro posiblemente sea la mejor alternativa de tratamiento.

En la articulación del hombro natural, la parte superior del brazo encaja dentro de un acetábulo que se encuentra en el omóplato. En la artroplastia inversa del hombro, el mecanismo de acetábulo y cabeza se invierte: el cirujano conecta una cabeza artificial al omóplato y un acetábulo artificial a la parte superior del hueso del brazo. El nuevo acetábulo debe encajar bien con la nueva cabeza para permitir que haya fluidez en el movimiento. Luego se cose el tejido alrededor de la articulación y se cierra la incisión. Después de la operación, el músculo largo que cubre el hombro, llamado deltoides, normalmente es capaz de mover el brazo.

La cirugía normalmente lleva una o dos horas y requiere que el paciente permanezca hospitalizado durante una noche. Igual que con toda cirugía, la artroplastia inversa del hombro conlleva algunos riesgos, entre ellos, de sangrado e infección.

Después de la operación, es necesario usar durante varias semanas un cabestrillo suave en el brazo. Por lo general, después de la artroplastia inversa del hombro se recomienda fisioterapia y la mayoría de personas puede realizarla en su lugar de residencia. Los puntos colocados en la cirugía se disuelven solos, eliminando la necesidad de un procedimiento posterior para retirarlos. La recuperación completa puede llevar varios meses.

Los resultados de la artroplastia inversa del hombro normalmente son muy buenos. En aproximadamente 90 por ciento de los casos, las personas sometidas a esta cirugía presentan mucho alivio del dolor y la capacidad de mover el brazo aumenta enormemente.

Comparada frente a otros tipos de cirugía para reemplazo de articulaciones, tales como el reemplazo de cadera y rodilla, la artroplastia inversa del hombro es relativamente nueva. Ingresó a Estados Unidos en el año 2004, aunque en Europa ya existía desde una década atrás. Actualmente, en Estados Unidos apenas un puñado de instituciones médicas, entre ellas Mayo Clinic, realiza grandes volúmenes de esta cirugía al año.

Por ello, si decide proseguir con la artroplastia inversa del hombro, lo mejor es que encuentre un cirujano ortopédico especializado en reemplazos de hombro que sepa cómo realizar este tipo específico de operación. En manos de un cirujano experimentado, la artroplastia invertida del hombro puede ser una alternativa de tratamiento muy eficaz para quienes están en su misma situación y lidian tanto con una lesión del manguito de rotadores como con artritis del hombro.

Dr. John W. Sperling, Ortopedia de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Artroscopia de Articulaciones
Intervención para diagnosticar y tratar diferentes enfermedades que afectan a las articulaciones.

TRATAMIENTO DE LA ARTROSCOPIA EN LA CLÍNICA

La artroscopia es una técnica quirúrgica que nos permite observar directamente el interior de las articulaciones y tratar las diversas lesiones sin necesidad de abrir la articulación que se está evaluando.

Es, por tanto, una técnica quirúrgica mínimamente invasivaque permite una recuperación más rápida del paciente y una disminución en el tipo y frecuencia de complicaciones que pueden presentarse.

Cada vez es mayor el número de intervenciones que pueden realizarse mediante la artroscopia, con grandes ventajas sobre la cirugía clásica (abierta).

Entre las ventajas de esta técnica destaca que no requiere apenas ingreso hospitalario, es menos agresiva para el paciente (y por tanto menos dolorosa) y con menos complicaciones en manos expertas.

Además, disminuye al 50% el riesgo de infección frente a la cirugía tradicional.

¿Tiene algún riesgo?

Son los mismos riesgos que en la cirugía abierta, pero con una menor incidencia, debido a que la agresión quirúrgica es mucho menor. Dependiendo del tipo de cirugía artroscópica y de las características de cada paciente, se utilizan pautas de profilaxis para evitar infecciones y tromboflebitis.

En general, los riesgos y complicaciones se relacionan directamente con algunos factores como:

  • edad
  • estado general del paciente
  • tipo de artroscopia realizada
  • experiencia del cirujano que la realiza

Artroscopia de Hombro

Intervención para diagnosticar, mediante la introducción de una pequeña cámara de vídeo en el hombro, y tratar diferentes enfermedades que afectan a esta articulación.
Cifoplastia
Procedimiento para dar mayor consistencia al entramado del cuerpo vertebral afectado y eventualmente a recuperar parte de la altura de la vértebra aplastada.
Cirugía Antepie
Intervención para corregir las deformidades de los dedos del pie y evitar los hiperapoyos metatarsales.
Tratamiento combinado: ortodoncia y cirugía ortognática

En algunas ocasiones, cuando observamos los perfiles de determinadas personas percibimos una cara poco armónica que, en muchas ocasiones, da lugar a complejos y falta de autoestima de quien la padece. En estos casos, es probable que la falta de armonía suceda porque la persona, en su etapa de crecimiento, experimentó un desarrollo anormal de alguno de los huesos que forman la cara, como pueden ser el maxilar o la mandíbula.

La alteración en dichos huesos, ya sea por tamaño o posición, afecta no solamente a la estética, sino también a la funcionalidad de la boca.  Los desequilibrios en el maxilar y la mandíbula dan lugar a una mala colocación y oclusión de los dientes que forman la boca.

Por este motivo, la cirugía ortognática –solución para corregir estas deformaciones- va acompañada por un tratamiento previo de ortodoncia, cuya misión es dejar los dientes colocados para la posterior intervención en el hueso por parte del cirujano maxilofacial.

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es la técnica llevada a cabo por un cirujano maxilofacial para corregir los desequilibrios dentofaciales, es decir, las deformidades que afectan a los dientes y el rostro de una persona.

Paciente con armonía facialDichos desequilibrios se producen por un crecimiento erróneo de uno o de varios huesos que forman la cara y puede ser tanto por exceso como por defecto. El objetivo de la intervención es, por tanto,  colocar los huesos de la cara en la posición y tamaño correctos.

Como se ha señalado anteriormente, la cirugía se puede llevar a cabo por motivos funcionales o estéticos. Por un lado, tiene como finalidad dejar las bases óseas con función para no dificultar las acciones cotidianas (hablar, masticar, sonreír, tragar o respirar), no se produzca la pérdida de piezas dentales y evitar los dolores derivados en cabeza o cuello.

Por otro lado, reestablece la armonía del rostro mediante un cambio facial importante que, al menos en la mayoría de ocasiones, mejora notablemente la estética de la persona.

Tratamiento combinado

La cirugía ortognática se combina con un tratamiento previo de ortodoncia, el cual tiene como objetivo preparar al paciente para la intervención moviendo los dientes a una posición adecuada respecto a sus bases óseas. Es decir, mientras la ortodoncia se encarga de colocar los dientes, la cirugía mueve los huesos al lugar exacto que deben ocupar.

Por tanto, dicho tratamiento se realiza en tres fases (ortodoncia-cirugía-ortodoncia) que en total tienen una duración de tres años. En primer lugar, la persona se somete a la ortodoncia -normalmente con brackets- durante un año. Transcurrido el año se le practica la cirugía, lo que da lugar a un  periodo de recuperación postoperatoria de un mes aproximadamente. Tras esto, se continúa durante dos años más con el tratamiento de ortodoncia.

Los pacientes que más se someten a cirugía ortognática son aquellos con clase II y III, mordida abierta y asimetría facial

¿A qué pacientes va dirigida?

La cirugía ortognática se practica en pacientes adultos cuando la alteración no se puede corregir únicamente mediante ortodoncia. Además, la decisión de realizar la cirugía o no depende de las expectativas y la sintomatología del paciente. Es decir, si tiene un complejo o un severo problema de autoestima, tiene dolores, respira mal, ronca o tiene problemas al masticar.

Te interesará »  Cirugía ortognática: ¿Cómo es el postoperatorio y cuándo podré hacer vida normal?

Los casos que se operan con más frecuencia son los siguientes:

  • Clase II o retrognatia:

Se corrige mediante el avance de la mandíbula, ya que el paciente con clase II se caracteriza por tener la mandíbula atrasada respecto al maxilar superior. Aunque en muchas ocasiones esta alteración puede dar lugar a problemas en el habla y la masticación, hay en muchos casos en los que la cirugía se practica por estética.

Por ejemplo, en el caso de los hombres tener la mandíbula hacia atrás puede ser considerado un signo de debilidad. De hecho, antes de recurrir a la cirugía muchos de los hombres con clase II o retrognatia, al estar acomplejados, se dejen crecer la barba.

Paciente con clase II

Clase II o retrognatia
  • Clase III o prognatismo:

Se soluciona mediante el avance del maxilar o el retroceso de la mandíbula ya que el paciente con clase III o prognatismo se caracteriza por tener la mandíbula hacia adelante. Si en el caso anterior el aspecto estético juega un papel importante, la clase III es la que más se opera por necesidad o por la existencia de patologías (dolor, pérdida de dientes…)

Paciente con clase III

Clase III o prognatismo
  • Asimetrías:

Es uno de los desequilibrios más claros a simple vista. La persona con rostro asimétrico se caracteriza por presentar un crecimiento asimétrico entre el lado derecho e izquierdo de la cara.

Paciente con rostro asimétrico

Asimetría facial
  • Mordida abierta:

Se corrige mediante la movilización de ambos maxilares. Los pacientes con mordida abierta presentan una falta de contacto entre los dientes frontales superiores e inferiores. La mordida abierta da lugar a problemas de dicción y masticación e incluso pérdida de piezas dentales. Al no contactar los dientes delanteros, toda la presión de la masticación es sufrida por los dientes traseros, lo que contribuye al desgaste excesivo de dichos dientes y a la pérdida progresiva de piezas.

Paciente con mordida abierta

Mordida abierta

Aunque hay algunos casos más en los que se puede valorar el practicar una cirugía, estos son los cuatro tipos de deformaciones que se intervienen con más frecuencia. Si tienes alguna duda sobre tu caso o crees que eres un paciente susceptible de cirugía ortográfica, te animamos a venir a visitarnos. En la primera consulta te valoraremos y te explicaremos si éste es el tratamiento adecuado para ti.

Cirugía de Parálisis

Intervención para corregir de forma paliativa los efectos de una lesión nerviosa no reparable o diagnosticada de forma tardía, o como complemento de la cirugía nerviosa con objeto de mejorar sus resultados.
Cirugía Fractura Fémur Proximal
Intervención para restablecer en lo posible la anatomía y función del fémur proximal y de la cadera.
Discectomia y Laminectomia Lumbar
Procedimientos para eliminar o mejorar el dolor y evitar lesiones neurológicas progresivas.

Descripción general

La laminectomía es una cirugía que crea espacio mediante la extracción de la lámina (la parte posterior de la vértebra que cubre el conducto vertebral). También conocida como cirugía de descompresión, la laminectomía agranda el conducto vertebral para aliviar la presión sobre la médula espinal o los nervios.

Por lo general, a esta presión la causa el crecimiento excesivo del hueso dentro del conducto vertebral, lo que puede suceder en pacientes con artritis en la columna vertebral. Estos crecimientos excesivos a veces se denominan espolones óseos, pero son un efecto secundario normal del proceso de envejecimiento en algunas personas.

Se suele recurrir a la laminectomía solo cuando los tratamientos más conservadores (como medicamentos, fisioterapia o inyecciones) no lograron aliviar los síntomas. La laminectomía también puede recomendarse si los síntomas son graves o si empeoran drásticamente.

Por qué se realiza

El crecimiento óseo excesivo dentro del conducto vertebral puede estrechar el espacio disponible para la médula espinal y los nervios. Esta presión puede provocar dolor, debilidad o entumecimiento que puede extenderse hacia los brazos o las piernas.

Debido a que la laminectomía restablece el espacio del conducto vertebral pero no cura la artritis, es más eficaz para aliviar los síntomas provocados por los nervios comprimidos que para aliviar el dolor de espalda provocado por las articulaciones de la columna.

El médico puede recomendarte una laminectomía si:

  • El tratamiento conservador, como los medicamentos o la fisioterapia, no mejora tus síntomas.
  • Tienes debilidad muscular o entumecimiento que provocan dificultad para caminar o permanecer de pie.
  • Pierdes el control intestinal o de la vejiga.

En algunos casos, la laminectomía puede ser necesaria como parte de la cirugía para tratar una hernia de disco inervertebral. Es posible que el cirujano necesite extirpar parte de la lámina para acceder al disco dañado.

Riesgos

La laminectomía generalmente es un procedimiento seguro. Sin embargo, como sucede con cualquier cirugía, se pueden presentar complicaciones. Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión nerviosa
  • Derrame del líquido cefalorraquídeo

Cómo prepararse

Deberás evitar comer o beber durante cierta cantidad de tiempo antes de la cirugía. Tu médico puede darte instrucciones específicas sobre los tipos de medicamentos que debes tomar y cuáles debes evitar antes de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Durante la laminectomía

Generalmente, los cirujanos realizan la laminectomía con anestesia general, por lo que estarás inconsciente durante el procedimiento.

El equipo quirúrgico controla tu frecuencia cardíaca, presión arterial y nivel de oxígeno en sangre durante el procedimiento. Una vez que estás inconsciente y no puedes sentir dolor:

  • El cirujano hace una incisión en tu espalda sobre las vértebras afectadas y hace a un lado los músculos de la columna vertebral, según sea necesario. Se utilizan pequeños instrumentos para eliminar la lámina correspondiente. El tamaño de la incisión puede variar según tu enfermedad y las dimensiones del cuerpo. Por lo general, en las cirugías mínimamente invasivas se realizan incisiones más pequeñas que aquellas realizadas en procedimientos abiertos.
  • Si se realiza una laminectomía como parte del tratamiento quirúrgico para una hernia de disco, el cirujano también elimina la parte herniada del disco y cualquier parte que se haya desprendido (discectomía).
  • Si una de tus vértebras se desplazó sobre otra o si tienes una desviación de la columna vertebral, es posible que sea necesaria una fusión espinal para estabilizarla. Durante la fusión espinal, el cirujano une en forma permanente dos o más vértebras entre sí, utilizando injertos de hueso y, si es necesario, varillas y tornillos de metal.
  • Según tu enfermedad y tus necesidades individuales, el cirujano puede hacer una incisión (mínimamente invasiva) y utilizar un microscopio quirúrgico especial para realizar la operación.

Después de la laminectomía

Tras la cirugía, te trasladan a una sala de recuperación donde el equipo de atención médica examina si hay complicaciones de la cirugía y la anestesia. También se te puede pedir que muevas los brazos y las piernas. El médico puede recetarte medicamentos para aliviar el dolor en el lugar de la incisión.

Puedes irte a tu casa el mismo día de la cirugía, aunque es posible que algunas personas necesiten una estadía corta en el hospital. Es probable que el médico recomiende fisioterapia después de una laminectomía para mejorar la fuerza y flexibilidad.

Según la cantidad de veces que debas levantar cosas, caminar y sentarte en tu trabajo, es posible que puedas volver a trabajar en unas pocas semanas. Si además te realizaron una fusión espinal, el tiempo de recuperación puede ser mayor.

Resultados

La mayoría de las personas indica una mejora considerable de sus síntomas después de la laminectomía, especialmente una disminución del dolor que se extiende hacia las piernas o los brazos. Pero este beneficio puede disminuir a lo largo del tiempo si tienes un tipo de artritis particularmente agresivo. Es menos probable que la laminectomía mejore el dolor en la propia espalda.

Enfermedad de Perthes
Tratamiento para mantener el movimiento y prevenir la deformidad y la alteración del crecimiento de la cadera.

Tratamiento quirúrgico de la enfermedad de Perthes mediante el Sistema AO

  1. Especialista de I Grado en Ortopedia y Traumatología. Instructor. Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara (ISCM-VC). Director del Hospital Pediátrico Provincial Docente “José Luis Miranda”.
  2. Especialista de I Grado en Ortopedia y Traumatología.
  3. Especialista de I Grado en Histología. Instructora. ISCM-VC.

Torre Rojas M de la, Rosada Rodríguez C, Menéndez Hernández E. Tratamiento quirúrgico de la enfermedad de Perthes mediante el sistema AO.

ResumenSe realizó un estudio descriptivo preliminar sobre la aplicación del tratamiento quirúrgico mediante el sistema AO a 12 pacientes con enfermedad de Perthes (necrosis avascular de la cabeza del fémur). Se analizaron las variables propuestas con el objetivo de demostrar la eficacia de esta técnica y determinar otros aspectos de índole particular de nuestra serie, edad y sexo, elementos radiológicos e incidencias de complicaciones. Los resultados obtenidos se evaluaron como adecuados.Palabras clave: ENFERMEDAD DE LEGG-PERTHES/cirugía; NECROSIS DE LA CABEZA DEL FEMUR/cirugía; OSTEOTOMIA/métodos.

En la práctica de la ortopedia pediátrica la enfermedad de Perthes (EP) constituye una de las afecciones más controvertidas en relación con sus aspectos patogénicos y terapéuticos.

El tratamiento de esta entidad ha pasado por varias etapas. Inicialmente se abogó por el manejo estrictamente conservador.4 Luego predominó la cirugía,5,6 hasta el momento actual, en el que se cuenta con nuevos métodos, tanto conservadores como quirúrgicos, cada uno de ellos con sus ventajas e indicaciones precisas.7

El manejo quirúrgico de la EP se ha realizado de formas diversas. En nuestro país tuvo su auge hace varios años la osteotomía de Monticelli, pero actualmente se realiza con frecuencia la osteotomía plano-oblicua trocantérica, fijada con alambre de Kirschner en cruz e inmovilización ulterior con espica toracopédica.

En 1958, se realizó una reunión en Suiza, presidida por Maurice Müller,9 en la que se iniciaron los contactos que llevarían a la creación de la Asociación para el Estudio de la Osteosíntesis (AO-ASIF), organización que en un principio se dedicó al tratamiento de las fracturas y con posterioridad extendió su campo de acción a las afecciones ortopédicas en general.10

En el mes de abril de 1989, se realizó por primera vez en nuestro hospital la osteotomía trocanteriana varizante y desrotadora con la aplicación del sistema AO. Se trata de un método que confiere más estabilidad al sitio de la osteotomía y tiene como ventaja fundamental que prescinde de la inmovilización externa y proporciona una recuperación funcional precoz.11

En este artículo se examinan los resultados obtenidos en nuestro hospital, con el objetivo de valorar si se está aplicando correctamente este costoso sistema, demostrar su eficacia y ofrecer una información preliminar que permita establecer comparaciones con otros métodos empleados.

Métodos

En el Hospital Pediátrico Provincial Docente *José Luis Miranda+, de Santa Clara, Villa Clara, se realizó el estudio de 12 pacientes con EP (figura 1) intervenidos quirúrgicamente mediante el sistema AO. En todos los casos se realizó una osteotomía varizante y desrotadora, siguiendo estrictamente la técnica original, y colocando una placa de cadera infantil DCP de 90E (figura 2).Figuras 1 y 2

Esta serie constituye la totalidad de los casos operados en el período comprendido entre 1991 y 1993; clasificados según Salter y Thompson, dentro del grupo B (III y IV de Catterall1).

El procesamiento estadístico se realizó a partir de las encuestas iniciales y su posterior análisis en una computadora ACER-16.

Resultados

Al analizar los grupos etarios (tabla 1), se observó que el más afectado fue el comprendido entre 6 y 8 años (_ = 7,16), en correspondencia con la edad en la que se reporta como más frecuente esta enfermedad, período de la vida en el que están presentes los factores fundamentales que condicionan la precaria vascularización de la epífisis femoral superior.1,7

TABLA 1. Distribución según edad y sexo

Sexo
Grupo etario
Masculino
Femenino
Total
Menor de 5 años
2
2
6 – 8 años
6
6
9 – 10 años
3
1
4
Total
9
3
12

_ = 7,16. S = 1,85.Fuente: Departamento Archivo y Estadísticas.

Sólo hubo cuatro pacientes entre 9 y 10 años. El resultado obtenido en ellos fue inferior desde el punto de vista funcional, lo que permitió comprobar lo planteado por Catterall.12

Se observó un franco predominio del sexo masculino (9 pacientes).

Al considerar los signos radiográficos de riesgo para la cabeza del fémur (tabla 2), se le confirió una importancia significativa a la extrusión lateral, representada por una disminución del ángulo de Salter,7 inferior a 35E; esta expresión de pérdida de la cobertura de la epífisis estuvo presente en el 100 % de los pacientes. Otros signos observados fueron quistes metafisarios en el 66,7 % y calcificaciones laterales en el 33,4 %.

TABLA 2. Signos radiográficos de riesgo para la cabeza

Signos
No.
%
Extrusión lateral
12
100
Quistes metafisarios
8
66,7
Calcificaciones laterales
4
33,4

Fuente: Departamento de Archivo y Estadísticas.La evolución preoperatoria se tuvo en cuenta para elegir el procedimiento quirúrgico; se consideraron idóneos aquellos pacientes con menor tiempo de evolución (tabla 3). En los pacientes con menos de 8 meses se obtuvieron los mejores resultados.

TABLA 3. Evolución preoperatoria

Evolución
No.
%
Menos de 8 meses
4
33,4
8 – 12 meses
6
50,0
13 – 16 meses
1
8,33
Más de 16 meses
1
8,33
Total
12
100,0

Fuente: Departamento de Archivo y Estadísticas.El tiempo de consolidación de la osteología y la remodelación de la epífisis determinaron el inicio de la carga del peso corporal (tabla 4), aunque en ocasiones se retarda la remodelación. Pero como existe una adecuada cobertura de la cabeza, el apoyo se puede realizar sin temor.6,11

TABLA 4. Tiempo de consolidación de la osteotomía y remodelación de la epífisis

Tiempo
No.
%
3 meses
10
83,4
4 meses
1
8,33
Más de 4 meses
1
8,33
Total
12
100,0

_ = 3. S = 0,42.Fuente: Departamento de Archivo y Estadísticas.

Es altamente significativo que en el 83,4 % esto se logró alrededor de los 3 meses de operados.

La evaluación preliminar de nuestro trabajo la constituye la aparición de complicaciones (tabla 5), en un seguimiento siempre mayor de 1 año. Se produjeron escasas secuelas. Mediante los escanogramas seriados se detectó un acortamiento residual (menos de 2 cm) en 2 pacientes, lo que coincide con aquellos que tuvieron una evolución preoperatoria más prolongada. Cabe preguntarse si habrá sido éste el tipo de intervención más idóneo.

TABLA 5. Incidencia de complicaciones
 

No.
%
Sin complicaciones
10
83,4
Con complicaciones
– Acortamiento menor de 2 cm
2
16,7
Total
12
100,0

 

Discusión

El grupo etario más afectado fue el de 6 a 8 años, con un predominio del sexo masculino.La extrusión lateral, determinada a través del ángulo de Salter, estuvo presente en el 100 % de los pacientes. A ésta le siguieron, en orden de frecuencia, los quistes metafisarios (66,7 %).

Se obtuvieron resultados más favorables en los pacientes que tenían una menor evolución preoperatoria, sobre todo por debajo de los 8 meses.

Todos los pacientes iniciaron el apoyo luego de transcurridos entre 3 y 4 meses después de efectuada la intervención quirúrgica. Al mismo tiempo, se observó la remodelación de la epífisis y la rectificación del ángulo de Salter.

Puede afirmarse, a pesar de que se trata de un estudio preliminar, que con este método las complicaciones son mínimas.

Summary

A preliminary descriptive study about the application of the surgical treatment by the AO System on twelve patients suffering from Perthes disease (avascular necrosis of the femur head) was carried out. The proposed variables were analysed in order to show the efficiency of this technique and to determine other particular aspects of our series, age, sex, radiological elements and complication incidences. The results obtained were evaluated as adequate.
Key words: LEGG-PERTHES DISEASE/surgery; FEMUR HEAD NECROSIS/surgery; OSTEOTOMY/methods.

Résumé

On a réalisé une étude descriptive préliminaire sur l’application du traitement chirurgical par le Système AO chez 12 patients avec la maladie de Perthes (nécrose avasculaire de la tête du fémur). On a analysé les variables proposées dans le but de démontrer l’efficacité de cette technique et de déterminer d’autres aspects particuliers de notre série, l’âge et le sexe, les éléments radiologiques et les incidences des complications. Les résultats obtenus ont été évalués comme adéquats.
Mots clés: MALADIE DE LEGG-PERTHES/chirurgie; NÉCROSE DE LA TÊTE DU FÉMUR/chirurgie; OSTÉOTOMIE/méthodes.

Referencias bibliográficas

  1. Murgadas Rodríguez R. Afecciones de la cadera. En: Alvarez Cambras R, Ceballos Mesa A, Murgadas Rodríguez R. Tratado de cirugía ortopédica y traumatológica: ortopedia. La Habana: Pueblo y Educación, 1986;t 2:110-34.
  2. Vizkelety T. The treatment of Perthes’ disease. Acta Chir Hung 1988;2a(1):73-85.
  3. Perthes’ disease. Lancet 1986;1(8486):895-6.
  4. Avila Géigel ME. Tratamiento conservador de la enfermedad de Perthes. Rev Cienc Méd Holguín 1988;8(1):1-14.
  5. Dadova VD. Treatment of Perthes’ disease. Ortop Traumatol Protez 1987;3:56-7.
  6. Rodríguez JM. Osteotomía de centraje en la enfermedad de Perthes. Rev Esp Cir Ost 1987;22(131):299-305.
  7. Thompson GH, Salter RB. Legg-Calvé-Perthes’ disease. Clin Symp 1986;38(1):1-31.
  8. Alvarez Cambras R. La osteotomía proximal del fémur en la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes: reporte preliminar. Rev Cubana Cir 1974;13(5):469-89.
  9. Müller ME. Manual de osteosíntesis: técnica AO. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1986.
  10. Séguin F, Texhammar R. Instrumental AO: manual de utilización y mantenimiento. Madrid: Editorial AO, 1983:84-6, 94-5.
  11. Karspinki MR. The results and morbility of varus osteotomy for Perthes disease. Clin Orthop 1986;209(1):30-40.
  12. Catterall A. Adolescent hip pain after Perthes disease. Clin Orthop 1986;209(1):65-9.
Entesitis y Tenosinovitis
Intervención para disminuir el dolor y la inflamación de las inserciones o trayectos tendinosos y mejorar la función de los tendones.
Epifisiolisis Cadera
Procedimientos para corregir el desplazamiento entre la cabeza; y el cuello femorales a nivel del cartílago de crecimiento.

Deslizamiento de la epífisis capital femoral (SCFE, o epifisiolisis)

Read this article in English(Slipped Capital Femoral Epiphysis (SCFE))

¿Recuerda aquella antigua canción infantil que dice “The thighbone’s connected to the hipbone” (el hueso del muslo se conecta con el hueso de la cadera)? Bien, la canción puede ser tonta, pero hay algo que es cierto: una conexión buena y estable en la articulación de la cadera es lo que nos permite caminar, correr, saltar y hacer muchas otras actividades.

Sin embargo, en algunos niños, particularmente en los que son obesos, el hueso del muslo y el de la cadera no están conectados como deberían debido a una afección llamada slipped capital femoral epiphysis (deslizamiento de la epífisis capital femoral, SCFE, o epifisiolisis). Si bien el término parece un trabalenguas, sencillamente hace referencia a un desplazamiento en la parte superior del hueso del muslo, o fémur, que hace que la articulación de la cadera se vea debilitada.

Por suerte, cuando se detectan de manera temprana, la mayoría de los casos de SCFE pueden tratarse de manera satisfactoria.

Acerca del deslizamiento de la epífisis capital femoral

Para comprender el SCFE, primero debe saber un poco sobre la articulación de la cadera. La cadera es una enartrosis, lo que significa que el extremo esférico de un hueso (en este caso, la “esfera” del hueso del muslo) encaja en la cavidad de otro hueso (el cotilo, o la cavidad con forma de taza de la pelvis). Las enartrosis ofrecen la mayor amplitud de movimiento de todos los tipos de articulaciones, y esto explica por qué podemos mover las piernas hacia adelante, hacia atrás y en círculos.

En los niños y adolescentes que todavía están creciendo, también hay un cartílago de crecimiento en la parte superior del hueso del muslo, justo debajo de la parte esférica (también conocida como cabeza femoral) de la articulación. Este cartílago de crecimiento se llama fisis y, al estar compuesto por cartílagos, es más débil que un hueso. La función de la fisis es conectar la cabeza femoral al hueso del muslo y, a su vez, permitir que el hueso se alargue y crezca.

ilustracion

Cuando un niño tiene SCFE, la cabeza femoral del hueso del muslo se desliza a través de la epífisis, casi de la misma manera en que una bola de helado podría deslizarse de un cono. A veces esto sucede de repente, por ejemplo, después de una caída o lesión deportiva, pero a menudo sucede gradualmente sin que haya una lesión previa.

Por lo general, el SCFE se clasifica de la siguiente manera:

  • SCFE estable. Se hace referencia a este como un “deslizamiento leve”, que hace que el niño sienta cierta rigidez o dolor en la rodilla o en la zona de la ingle y que posiblemente tenga una renquera. El dolor y la renquera suelen ir y venir, y suelen empeorar con las actividades y mejorar con el reposo. Con el SCFE estable, la persona igual puede caminar, incluso si es necesario el uso de muletas.
  • SCFE inestable. Este es un deslizamiento más grave que suele ser mucho más doloroso. El niño quizá no pueda soportar peso sobre el lado afectado y, dado que la amplitud de movimiento tiende a ser muy limitada, la pierna y el pie afectados podrían comenzar a girarse hacia afuera. El SCFE inestable es además más grave porque puede restringir el flujo sanguíneo a la articulación de la cadera y esto puede provocar la muerte del tejido en la cabeza del fémur.

En ocasiones, el SCFE puede irritar los nervios que se extienden por la pierna, y esto causa dolor referido (dolor que se origina en una parte del cuerpo, pero que se siente en otra). En este caso, el dolor se origina en la articulación anormal de la cadera, pero se siente en la articulación normal de la rodilla.

Si bien algunos de los casos de SCFE afectan solo un lado de la cadera, con el tiempo se descubre que muchos de ellos son bilaterales (afectan ambos lados de la cadera). Cuando el SCFE afecta un lado de la cadera, es posible que los médicos observen atentamente el otro lado de la cadera para ver si desarrolla SCFE; o, si es muy probable que esto suceda, pueden recomendar el tratamiento del otro lado al mismo tiempo. La detección temprana del SCFE marca una gran diferencia en cuanto a la facilidad con que los médicos pueden tratarlo.

Causas del SCFE

No se sabe con certeza cuáles son las causas del SCFE, pero ocurre mayormente en niños de 11 a 16 años de edad que están pasando por un período de crecimiento acelerado. Es más frecuente en los varones, aunque las niñas también pueden verse afectadas. También es más probable en niños que tienen los siguientes factores de riesgo, y todos ellos pueden afectar la salud de los huesos:

  • obesidad (cargar más peso ejerce mayor presión sobre el cartílago de crecimiento)
  • trastornos endocrinos, como diabetes, enfermedad tiroidea o problemas en la hormona de crecimiento
  • enfermedad renal
  • tratamientos contra el cáncer, como radiación o quimioterapia
  • ciertos medicamentos, como los esteroides
  • antecedentes familiares de SCFE

Diagnóstico

Si se sospecha que un niño tiene SCFE, se deberá consultar a un médico ortopédico, que es un especialista en el tratamiento de los huesos. El médico realizará un examen físico exhaustivo, que consiste en controlar la amplitud de movimiento de la cadera y las piernas, y observar si hay dolor. También hará radiografías de la cadera para comprobar si hay deslizamiento en la cabeza del hueso del muslo.

A veces el resultado de las radiografías es normal, incluso cuando hay síntomas. En estos casos es posible que se indique un estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) o una gammagrafía ósea. La IRM puede destacar contrastes en el tejido blando, y esto hace que sea especialmente útil en la comprensión de los problemas de las articulaciones y del cartílago, y en el diagnóstico temprano del SCFE.

Tratamiento

El SCFE siempre se trata con cirugía para estabilizar el hueso que se deslizó. Sin embargo, incluso antes de la cirugía, el médico intentará impedir que se produzca un mayor deslizamiento, y para ello recomendará reposo y el uso de muletas para evitar que el paciente cargue peso sobre la pierna afectada. A menudo, una vez que se descubre el SCFE, los pacientes ingresan al hospital para asegurarse de hacer reposo y de que el tratamiento se lleve a cabo lo antes posible.

Cuando los deslizamientos son más leves, la cirugía suele realizarse como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que el niño puede abandonar el hospital el mismo día de la cirugía o el día posterior si no hay complicaciones.

Los deslizamientos más graves pueden requerir una cirugía de mayor envergadura y una estadía más prolongada en el hospital. Este tipo de cirugía se realiza con anestesia general (cuando el paciente está completamente dormido). Mediante el uso de un radioscopio como guía, un aparato de rayos X especial que muestra en una pantalla de televisión una imagen en tiempo real de la cadera, el cirujano hará una pequeña incisión cerca de la cadera y luego colocará un tornillo o un clavo de metal en el hueso y el cartílago de crecimiento para mantenerlo en su lugar.

En ocasiones, el cirujano estabilizará también la otra cadera, incluso si todavía no se ha deslizado, sencillamente porque el riesgo de que suceda es alto. Es posible que los deslizamientos más graves requieran de una cirugía para volver a alinear la cadera y proteger los vasos sanguíneos antes de colocar los clavos.

ilustracion

Después de la cirugía, generalmente los pacientes pueden caminar con muletas, cargando solo parte de su peso sobre la pierna afectada. Los pacientes que reciben tratamiento en ambos lados de la cadera generalmente deben usar una silla de ruedas durante las dos semanas posteriores a la cirugía.

Después de la cirugía

Cuando el SCFE se detecta y se trata de manera temprana, la mayoría de los niños obtienen buenos resultados. Seguramente recibirán fisioterapia para fortalecer los músculos de la cadera y las piernas, y deberán hacerse radiografías de seguimiento para controlar la afección. En la mayoría de los casos leves, no obstante, no es necesario realizar otra cirugía.

Sin embargo, en los niños con SCFE inestable, sí hay más posibilidades de que surjan otros problemas, como rigidez en la cadera, artritis prematura, diferencias en la longitud de las piernas o necrosis avascular (cuando parte de la “esfera” muere por falta de irrigación sanguínea). También tienen más probabilidades de necesitar otra cirugía para volver a alinear la cadera a medida que crezcan.

Desde luego, no hay manera de prevenir el SCFE en todos los niños. Sin embargo, algo que los padres pueden hacer para reducir el riesgo es estimular a los niños a que mantengan su peso en un intervalo saludable. El mantenimiento de un peso saludable puede ser muy beneficioso para evitar que los huesos y las articulaciones de los niños sufran un desgaste excesivo que puede debilitarlos y dañarlos. Por lo tanto, si necesita ayuda para averiguar cómo hacer que su hijo inicie un plan saludable de dieta y ejercicio, hable con su médico.

Extensor de la Rodilla
intervención para restaurar la correcta alineación de la rótula en el surco troclear del fémur distal.
Fractura y Luxación
Tratamiento para colocar del hueso que se ha salido de su sitio habitual. El traumatismo original puede provocar una fractura&n que puede requerir una estabilización para intentar que el hueso no se vuelva a salir.
Descargar
Hallux Valgus y Deformidades de los Dedos del Pie
Intervención para corregir en lo posible la deformidad de los dedos, prevenir las metatarsalgias y la aparición de otras deformidades, así como mejorar la biomecánica del antepie.
Implantación de Prótesis Articular
Intervención para sustituir la articulación enferma y reemplazarla por una artificial (prótesis).
Descargar
Inestabilidad Traumática Crónica Anterior de Hombro
Intervención para el acortamiento y/o transposición de las estructuras capsulares, tendinosas, osteotendinosas y/o musculares de la cara anterior de la articulación.
Descargar
Laminectomía y Disectomía por Hernia Discal
Intervención quirúrgica en la zona posterior a la vértebra y liberar la compresión de las estructuras neurológicas.
Descargar
Lesión Degenerativa del Hombro
Procedimiento para reparación de las lesiones degenerativas del hombro.
Descargar
Lesión Tendinosa
Procedimiento para reparar el tendón lesionado.
Descargar
Luxación Congénita de Cadera
Tratamiento quirúrgico para  conseguir la reducción y mantenerla, evitando el daño a la cabeza femoral.
Descargar
Meniscectomía Artroscópica
Intervención para extirpación o regularización del menisco lesionado y valoración del grado de lesiones degenerativas y la posible regularización de las mismas. <br>
Descargar
Ondas de Choque
Uso de ondas acústicas electro-hidráulicas para el tratamiento de distintas patologías.
Descargar
Osteotomía Correctora de Fémur
Intervención para corregir la morfología del fémur.
Descargar
Osteotomía de Rodilla
Intervención para mejorar la función de la rodilla al alinear los ejes y corregir la deformidad.
Descargar
Osteotomía Valguizante de Rodilla
Extracción de cuña ósea de la tibia y posterior cierre del defecto.
Descargar
Pie Plano Infantil
Intervención para corregir el pie plano infantil.
Descargar
Pie Zambo
Tratamiento para lograr un pie con apoyo plantar norma, indoloro y con una adecuada movilidad.
Descargar
Prótesis Articular de Cadera
Reemplazo de la articulación de la cadera cuando la articulación se ha visto dañada.
Descargar
Prótesis de Rodilla
Implantación de prótesis metálica después de la extirpación de las superficies articulares deterioradas.
Descargar
Pseudartrosis Aséptica
Intervención para tratar la falta de consolidación de una fractura que no ha conseguido la reparación ósea.
Descargar
Puntos Gatillos Miofasciales (PGM) con Técnica Invasiva-Punción Seca
Técnica para acabar con los problemas ocasionados por patologías de tipo agudo o crónico derivados de los PGM. <br> <br>
Descargar
Recambio o Retirada de Prótesis Articular de Cadera o Rodilla
Intervenciçon para extracción de prótesis, del cemento si lo hubiese y/o colocación de una nueva prótesis.
Descargar
Reconstrucción del Cartílago Articular
Intervención para restaurar el cartílago articular y disminuir el deterioro progresivo de la articulación.
Descargar
Reconstrucción del Ligamento Cruzado Anterior de la Rodilla
Intervención para&nbsp; la reconstrucción del ligamento cruzado anetrior de la rodilla.
Descargar
Ligamento Cruzado Anterior (LCA) y Exploración del Resto de la Rodilla
Intervención para reparar o sustituir el LCA, así como de las lesiones asociadas que pudieran ser reparadas, con el fin de dotar a la rodilla de la estabilidad perdida.
Descargar
Reconstrucción Tumoral
Intervención para extirpar la tumoración y reconstrucción del defecto causado.
Descargar
Retirada del Material de Osteosíntesis
Intervención para la extracción del material de osteosíntesis colocado anteriormente para el tratamiento de fracturas o realización de diversos tratamientos en cirugía ortopédica. <br>
Descargar
Síndrome Compartimental
Intervención para disminuir la presión de un determinado compartimento muscular que se encuentra anormalmente elevada.
Descargar
Síndrome Subacromial y Lesiones del Manguito Rotador
Intervención para disminuir el roce que provoca el acromion sobre los tendones de manguito de los rotadores y, en caso de rotura de los tendones, proceder a la reparación de los mismos.
Descargar
Síndrome del Tunel Carpiano
Intervención para lograr la descompresión de los elementos que discurren dentro del túnel del carpo.
Descargar
Terapias Adyuvantes
Intervención para asegurar la erradicación completa de una lesión, disminuyendo el riesgo de recidivas.
Descargar
Tratamiento por Electroterapia
Tratamiento mediante la electricidad o de las radiaciones electromagnéticas.
Descargar
Tratamiento con Infiltraciones
Inyección de sustancia antiinflamatoria (generalmente asociada a un anestésico local) como técnica diagnóstica, o para tratar un proceso inflamatorio o una lesión quística en el hueso.
Descargar
Tratamiento Ortopédico de las Fracturas Dializarais
Tratamiento para una curación de la lesión ósea sin provocar exposición del foco de fractura ni aplicación de material de fijación interna en el hueso.
Descargar
Tratamiento de la Rigidez Articular por Artrolisis
Intervención para recuperar una movilidad funcional suficiente de la articulación.
Descargar
Tratamiento de Síndromes de Compresión Nerviosa
liberación de un nervio que va hacia la mano o el pie en su paso por un canal estrecho, constituido generalmente por unas estructuras óseas cerradas por un ligamento.
Descargar
Utilización de Plasma Rico en Plaquetas
Inyección de fracción de su sangre para tratar un proceso inflamatorio, mejorar las posibilidades de recuperación de una lesión ósea, cartilaginosa o musculotendinosa o detener la evolución de procesos degenerativos.
Descargar
Utilización de Tejidos Humanos
Implantación de tejidos donados.
Descargar